XBRL cubre el vacío existente en la generación de informes financieros

Las primeras taxonomías estarán finalizadas en el 2005

En poco más de seis años, XBRL ha dejado de ser un proyecto para convertirse en una realidad. El Acuerdo de Basilea II y las Normas Internacionales de Contabilidad son dos regulaciones que van a cambiar la gestión financiera de las empresas. Cuando estas normativas entren en vigor, el estándar XBRL puede ayudar a homogeneizar la información financiera y hacer más económica y sencilla la tarea de todos los miembros que participan en el proceso.

Desde su aparición en el mercado, XBRL se ha visto como el estándar que permite unificar el tratamiento de la información financiera bajo un único formato. Actualmente, todavía se encuentra en fase de desarrollo y es prematuro hablar de implantación global. Los primeros proyectos piloto se realizarán previsiblemente a lo largo del próximo año, una vez se haya acabado la elaboración de las primeras taxonomías, paso imprescindible para que el estándar se implante y responda a los requerimientos para los que ha sido pensado.
Las taxonomías son diccionarios que contienen los términos que se van a utilizar en los documentos XBRL. Su elaboración se está abordando desde dos frentes: nacional e internacional. Ya se ha iniciado el desarrollo de la taxonomía internacional para el sector financiero (IFRS-FS), que servirá también para el entorno nacional, y se están realizando las primeras taxonomías de ámbito nacional consideradas como prioritarias: DGI (Datos Generales de Identificación), IPP (Información Pública Periódica de empresas con valores admitidos a cotización oficial) y la PGC90 que incluirá todos los elementos de las cuentas anuales del Plan General Contable de 1990.
Estas taxonomías deberán estar terminadas para el 2005, año en el que también entrarán en vigor las Normas Internacionales de Contabilidad (NIC). La adopción de este estándar por parte de las empresas no implicaría cambios en las normas de contabilidad, ya que se basa en los estándares existentes. “Las taxonomías se están desarrollando sin esperar a que se apruebe la NIC, pero una vez esté en vigor se adaptarán para que cumplan la normativa”, declara Francisco Javier Nozal, director de sistemas de información de la CNMV (Comisión Nacional del Mercado de Valores).
El Banco de España ya ha desarrollado una aplicación para que las entidades tasadoras comuniquen la información que establece la regulación vigente por Internet. Para el año que viene las empresas y entidades podrán enviar sus cuentas al Banco de España en el formato XBRL.
La implantación de este estándar a nivel general no tiene aún una fecha prevista y mucho menos su obligatoriedad. “Hablar de cuando XBRL va a ser obligatorio es aún prematuro, aunque la aprobación de la nueva normativa contable sería un buen momento para establecer esta solución tecnológica”, declara José María Roldan, director general de Regulación del Banco de España y presidente de la Asociación XBRL España.
Las entidades financieras y los agentes reguladores han sido los primeros en involucrarse en este proyecto. Para Enrique Muñóz, director de relaciones institucionales de Informática El Corte Inglés, los siguientes serán las empresas que cotizan en Bolsa, a los que seguirán los grandes grupos empresariales, coticen o no en Bolsa, y los últimos en implantar este estándar serán las pymes.
A nivel mundial, los países en los que existe una mayor tendencia a la implantación son Estados Unidos y Japón, mientras que a nivel europeo destacan Alemania y el Reino Unido. Para José Luis López, socio de PricewaterhouseCoopers, “en España el principal reto que se plantea en este momento es conseguir que el estándar sea aceptado y que se conozca e implante en todos los sectores económicos”.

Transparencia, flexibilidad, integridad y rapidez
El mercado y las entidades reguladoras están demandando información y gestión financiera que sea transparente, que sea precisa, de calidad y que sea emitida en periodos de tiempo muy reducidos. Se estima que los analistas sólo evalúan el 20% de las empresas que presenta información financiera, debido al esfuerzo que supone la conversión de la información de las memorias empresariales del formato corporativo al del analista.
El estándar XBRL responde a estas exigencias del mercado. Ofrece el soporte necesario para conseguir que los datos sean transmitidos de forma rápida, segura y transparente, que puedan ser consultados y comparados por cualquier empresa y en cualquier país. Esta facilidad no sólo es a nivel externo, también incide en la estructura interna de la empresa ya que agiliza el proceso a la hora de generar y publicar informes.
Para el Presidente de la Asociación XBRL España, las ventajas que ofrece este estándar se basan en cuatro conceptos: flexibilidad, integridad de los datos, velocidad de transmisión y libertad de royalties Este lenguaje permite identificar los datos y facilita los cambios de reporting a lo largo del tiempo. Su flexibilidad es aplicable tanto entre los supervisores como entre países si logra convertirse en un estándar internacional. La información puede ser enviada y recibida desde diferentes fuentes y formatos, independientemente de la plataforma tecnológica y aplicaciones de software que se utilicen.
La integridad viene dada ya que a cada dato se le aplica una etiqueta que permanece siempre. Además esta información sólo es generada una vez, permitiendo su reutilización, lo que hace que sea más fiable, se reduzcan los errores humanos y, en consecuencia, los costes, ya que el proceso de corrección de errores es muy costoso.
Una vez implantado este estándar se podrían enviar los datos al otro lado del mundo y una vez recibidos tratarlos inmediatamente con lo que se consigue que la información sea actual, sea transmitida en tiempo real. Esto permite que el flujo de información sea más eficiente.
El último concepto es que XBRL es un estándar libre de royalties con lo que todos se pueden beneficiar de esta tecnología. Esto permite que el coste de implantación sea muy reducido. “Realmente el coste inicial viene dado por la programación que haya que hacer para adaptar el software, por la formación y las infraestructuras de desarrollo. Pero hay que tener en cuenta que el retorno de la inversión es muy rápido y, además, ayuda a elevar la productividad de las empresas”, afirma José María Roldan.
El CNMV aporta una serie de herramientas que facilitan la transición a este nuevo estándar, aunque piensan que en el futuro cada empresa deberá tener las suyas propias. Fabricantes, como Software AG o Microsoft, ya disponen en su catálogo de aplicaciones que permiten realizar informes en XBRL.
La implantación como estándar de XBRL beneficia tanto a los que generan la información, a los intermediarios que participan en su preparación y distribución, como a los usuarios que la manejan.
Para Rosa María García, consejera delegada de Microsoft España, “XBRL es un estándar que va a ayudar a que todos nos adaptemos a la economía del siglo XXI. Queremos ser parte de ese proceso, trabajando para y con él. Nuestros informes están publicados en XBRL. La pregunta no es si XBRL va a ser un estándar sino cuándo se va a implantar en la empresa, cu&

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers