Unix se postula como el sistema operativo por excelencia para los entornos críticos

Unix ha ocupado en los últimos 20 años una posición predominante dentro de los Centros de Proceso de Datos (CPD) de todo tipo de organizaciones. Sin embargo, el desarrollo de aplicaciones con capacidad de escalado horizontal, los sistemas de código abierto o el incremento de las capacidades de red han diluido su papel.

ComputerWorld reunió a los responsables de sistemas de diferentes empresas para conocer cuál es el futuro de Unix y qué inversión, tanto en tiempo como en dinero, dedicarán en los próximos años a mantener este sistema operativo.
Jacinto de Castro, subdirector del Área de Sistemas de la Universidad Complutense de Madrid, afirmó en el encuentro que Unix no será el sistema operativo preponderante en su organización, pero sí tendrá un papel importante. “Desde 2003 mantenemos la plataforma Unix pero su peso ha descendido frente a los sistemas Windows Server. Unix se mantendrá como un sistema de nicho y en los próximos 10 años veremos pocos centros de procesos que apuesten de forma única por él”.
También Carlos Cabezas, IT manager de Transportes Azkar, aseguró que “Unix está presente en la mayor parte de los CPD, pero la proporción frente a servidores Intel estándar es cada vez más pequeña, sobre todo cuando se trata de hacer frente a picos de demanda. Una ventaja que en estos momentos nos aporta Unix es su gran solidez”.
Para Javier González Marcos, director de sistemas de información de Renfe, “Unix es un sistema operativo de propósito general que permite una escalabilidad horizontal mejor que la que ofrecen otros. Cuando tienes en tu organización sistemas críticos de los que depende tu negocio como, por ejemplo, en nuestro caso la venta de billetes, tienes que apostar por Unix porque te proporciona la capacidad suficiente para hacer frente a picos de carga de trabajo. En Renfe sólo un 25% de los sistemas corre bajo Linux y se utiliza para el desarrollo de aplicaciones más commodities. Creo que no es necesario plantearnos la elección entre Linux y Unix, sino que es conveniente tener un abanico de opciones sabiendo que además cada vez hay más soluciones estandarizadas que te facilitan la elección”.

Producción
Por su parte, Rafael González, IT manager de NH Hoteles, explicó que en su organización comenzaron en 2002 a utilizar Linux en entornos de producción, mientras que reservaron Unix para los sistemas backend. “Desde ese momento hemos ido aumentando los sistemas Linux en entornos críticos de producción pero siempre con Unix por debajo para asegurarnos la fiabilidad”, apuntó. En el caso de Ibermática, Óscar Martínez, responsable de sistemas centrales, explicaba cómo su compañía dispone de sistemas Unix para bases de datos y para todos aquellos sistemas críticos donde necesitan “un crecimiento vertical, pero en el resto lo hemos ido sustituyéndolo por otros sistemas”.
En Catastro, Jorge Moreno, jefe de Sistemas de Información, explica que, dado que su sector es “muy de nicho”, sus aplicaciones “están desarrolladas a medida con sistemas HP Unix y contamos con máquinas con grandes necesidades de procesos con aplicaciones complejas, por lo que no podemos permitirnos que se caigan y necesitamos sentirnos respaldados”.

Alta disponibilidad de servicios
“Llevamos 15 años con entornos Unix y en estos momentos la proporción entre unos y otros es de un 70% Unix y un 30% Linux –afirmaba José Manuel Lucena, jede de sistemas distribuidos en CECA–. La migración vendrá de forma natural. Para aplicaciones horizontales utilizaremos Linux, sobre todo cuando se consiga que la virtualización en estos entornos sea tan eficaz como lo es en otros sistemas propietarios. El hándicap al que tenemos que hacer frente en Unix es el alto coste del hardware, no en el software, porque en contra de lo que se dice, la gratuidad de Linux es una entelequia”.
En BT, como revela Javier Maldonado, director de sistemas, tienen “parte de los sistemas internos sobre Unix y en entonos de cliente vemos que hay una clara tendencia hacia Linux, sobre todo por los bajos costes que supone. Internamente es difícil plantearnos una migración hacia Linux porque contamos con una gran cantidad de plataformas legacy que debemos mantener”.
Por su parte, Francisco Gonzalo, director de sistemas de Acciona Agua, reveló que en su organización “un 50% de los sistemas son Unix frente a un 40% Linux”. Hoy por hoy, añadió, “nuestras aplicaciones críticas están bajo plataformas HPUX y seguiremos con esta estrategia porque es un sistema que nos aporta confianza, fiabilidad y sobre todo una alta disponibilidad de los servicios”.
Desde la industria TIC, Chano Rebollo, director de Business Critical Servers de HP Iberia, opina que “el mercado siempre tiene razón. Cada uno debe desarrollar su actividad en el entorno que le resulte más eficaz. Vemos que se está produciendo una evolución y que hay otros sistemas operativos que tienen fuerza frente a Unix y no sólo Linux, por lo que éste es un nuevo factor que debemos considerar cuando desarrollamos un producto. Es necesario saber también quién está detrás de cada sistema, porque esto tiene un impacto importante en las organizaciones, en la fiabilidad de las aplicaciones y en su disponibilidad, elementos importantes para garantizar su evolución. En el entorno actual tienen cabida todos los sistemas operativos siempre que su evolución esté asegurada y sean soportados por una organización fiable”.

Unix versus Linux
Para José Manuel Lucena, de Ceca, el aspecto económico es fundamental a la hora de abordar una migración de un sistema a otro. “En la migración de Unix a Linux el componente económico es importante y también la cantidad de memoria que una aplicación Unix consume. Estos dos factores nos llevaron a migrar parte de nuestras aplicaciones a Linux. Esta migración es natural”.
“Las migraciones de Unix a Linux son casos puntuales en aplicaciones específicas y si en un momento determinado Linux gana la partida a Unix es sobre todo por la facilidad de despliegue en entornos sencillos”, aseveró Rafael González, de NH Hoteles. “Sin embargo, en aquellos donde te juegas el negocio, donde está tu core, no hay cambios”, añadió.
Para Jorge Moreno, del Catastro, “la gran migración hacia entornos Linux en la Administración ha tenido un carácter político y está funcionando bien, pero es a posteriori cuando ves que determinados costes, por ejemplo los de mantenimiento, son superiores que sobre sistemas Unix. En nuestra organización contamos con grandes bases de datos que ejecutan una gran cantidad de transacciones por lo que hemos apostado por HPUX. No podemos plantearnos un cambio y además contamos con un equipo de gente que gestiona perfectamente la plataforma”.

Seguridad en ambos entornos
Para Francisco González, de Acciona Agua, “dentro de la organización contamos con versiones de los dos sistemas operativos pero la seguridad en Unix todavía no es comparable con la de otros sistemas. Éste es uno de los motivos por los que continúa existiendo demanda de sistemas Unix y seguirá existiendo. Hay otros factores como el tiempo de acceso y de respuesta a la hora de solucionar incidencias de seguridad en las que Unix no tiene compet

Revista Digital

Impresión profesional

HP Impresion Móvil Pymes