Un sector en pleno crecimiento

Bases de datos para PCs

Hubo un tiempo en el que los directores de sistemas de información consideraban a las bases de datos para PCs como insignificantes y de poca importancia, capaces únicamente de manejar aplicaciones locales pequeñas, como por ejemplo el seguimiento de clientes en una promoción de marketing. Naturalmente, a los usuarios finales les gustaban, porque podían manejar y controlar datos sin necesidad de llamar al departamento informático. Pues bien, aquellas bases de datos supuestamente insignificantes han vuelto, y tienen más importancia que nunca.

Las bases de datos para PCs se están convirtiendo de repente en una potente opción como front ends cliente/servidor. Una nueva generación -Access y FoxPro de Microsoft, Paradox de Borland y Approach de Lotus- ha evolucionado hasta convertirse en una serie de entornos adecuados para acceder a múltiples bases de datos en entornos de proceso distribuido. Las bases de datos están siendo incluso un desafío para herramientas de lenguajes de cuarta generación (4GLs), tales como SQLWindows de Gupta y PowerBuilder de PowerSoft, especialmente al permitir a los pequeños grupos de trabajo acceder a datos residentes en diversos lugares de una empresa. Estas aplicaciones realizan por lo general el seguimiento de cuestiones específicas (como la duración de las vacaciones de las personas de un determinado departamento) y supervisan información (como los planes de mantenimiento de una flota de camiones). Son herramientas que no requieren una solución de muchos millones, pero sí demandan un cierto grado de sofisticación. Son cada vez más las aplicaciones como éstas que requieren datos que no están disponibles a nivel local. Por ejemplo, gracias a las capacidades de lenguaje SQL de las bases de datos de PCs, un analista de presupuestos puede enviar consultas ad hoc directamente a una base de datos DB2, la cual procesará la petición y enviará los resultados, en lugar de transferir todo el fichero de datos sobre gastos. De forma similar, un director de recursos humanos puede acceder a información sobre empleados contenida en múltiples bases de datos como si estuviera accediendo a la base de datos de PC local.

El interface Windows ha hecho también mucho por las bases de datos; más que por ninguna otra clase de aplicación. Gracias a las capacidades OLE (Object Linking and Embedding) y DDE (Dynamic Data Exchange), es posible una integración más estrecha con otras aplicaciones desktop. Las bases de datos Windows pueden intercambiar datos e interactuar con procesadores de textos y programas de presentación para crear informes de calidad y combinar cartas con listas de direcciones. También pueden actuar conjuntamente con una hoja de cálculo cuando se requieren análisis complejos o cálculos en gran volumen.

Antes de existir Windows, las bases de datos para PCs estaban controladas y determinadas por procedimientos específicos. Ahora, al estar determinadas por los requerimientos del interface gráfico de usuario (GUI), se están moviendo directamente hacia el sector de la programación orientada a objetos y determinada por eventos.

Tanto Access como Paradox para Windows están liderando la marcha hacia la tecnología de orientación a objetos, aunque ninguno de ellas está completamente orientada a objetos.

Beneficios para el usuario final

Sin embargo, y a pesar de estos múltiples avances, es la conectividad back-end la que sigue prometiendo las máximas ventajas para la mayoría de los usuarios. Los usuarios crean la petición de datos en el front end, generalmente pulsando con el ratón en los campos apropiados, y la petición se envía a una base de datos back-end para su proceso, mientras que al usuario sólo se le envían los resultados de la petición, que generalmente son un pequeño subset de los datos totales. Las aplicaciones locales pueden optimizar, manipular y presentar los datos en el PC. Esto libera a la red de tener que mover de un lado a otro grandes extractos de datos y al departamento informático de tener que programar todas las pequeñas peticiones de un nuevo examen de los datos.

Las capacidades de conectividad abren toda una nueva dimensión. Los principales productos incluyen drivers incorporados para bases de datos SQL específicas. Los drivers liberan a los usuarios y a los desarrolladores de aplicaciones de tener que aprender el lenguaje SQL. Sin embargo, para las empresas y organizaciones con múltiples bases de datos back end, una proliferación de drivers puede dar lugar rápidamente a una situación fuera de control. Aquí es donde entran en juego las especificaciones middleware, tales como ODBC (Open Database Connectivity) e IDAPI (Integrated Database API).

ODBC e IDAPI permiten a los programadores escribir una única llamada de base de datos que puede ser comprendida y actuarse sobre ella por parte de cualquier base de datos que cumpla con las normas del interface de programación de aplicaciones (API) de ese middleware específico. Los desarrolladores -tanto usuarios finales como profesionales informáticos- pueden crear aplicaciones que accedan a una multitud de bases de datos sin tener que escribir laboriosamente código SQL de bajo nivel específico para cada base de datos. Sin embargo, existen compensaciones. Los drivers específicos de base de datos ofrecen un mayor rendimiento y permiten aprovechar al máximo todas las funciones y capacidades específicas de la base de datos back end en cuestión. Los interfaces API de middleware añaden una capa o nivel de proceso adicional, reduciendo el rendimiento y limitando las capacidades a un denominador común.

La mayor parte de las bases de datos Windows ofrecen o prometen soporte para ODBC. Microsoft, que desarrolló el API, lo está promoviendo con fuerza. ODBC tiene un rival en IDAPI, que fue creado por Borland, IBM, Novell y WordPerfect, principalmente con la intención de impedir a Microsoft el control de tecnología clave en proceso cliente/servidor. IDAPI está situado como un superset de ODBC, soportando a ODBC y otras bases de datos, sobretodo dBase. Exceptuando algunas diferencias en cuanto a las bases de datos soportadas, los dos APIs realizan el mismo trabajo esencialmente en la misma forma. Las empresas que los utilizan no ganan nada con tener dos interfaces API en competencia, así que una u otra desplazará eventualmente a su rival. La mayor parte de los vendedores ofrecerán soporte directo para Sybase, Oracle y DB2, y recurrirán a ODBC para todo lo demás. No hay espacio para IDAPI, señala Donald DePalma, analista de la consultora Forrester Research.

Promoviendo los lenguajes SQL

Mediante Windows, las capacidades de conectividad y los lenguajes de programación visual avanzada, las bases de datos para PCs están comenzando a afianzarse en los lenguajes 4GL proyectados para diseñar aplicaciones de bases de datos, como PowerBuilder o SQLWindows. Están comenzando es aquí la frase clave a tener en cuenta. Las bases de datos para PCs carecen de las potentes características de proceso de transacciones y de integridad de datos incorporadas, como por ejemplo la capacidad two-phase commit. Además, las bases de datos para PCs sufren problemas de rendimiento al carecer de los controles optimizados necesarios para poner a punto una aplicación para proceso cliente/servidor o para realizar procesos complejos como el two-phase commit. Las bases de datos para PCs, como Paradox, están creadas en base a motores no-SQL. Aunque pueden generar comandos SQL, plantean un problema cuando se intenta instalar las aplicaciones en otras plataformas (no Windows).

En comparación, otras herramientas como SQLWindows ofrecen entornos de desarrollo más completos, que soportan a múltiples desarrolladores, y permiten el uso total de triggers y procedimientos almacenados. Los lenguajes 4GLs permiten también a los desarrolladores descender a lenguajes de tercera generación cuando se requiere un control a

Revista Digital

Impresión profesional

HP Impresion Móvil Pymes