Todas las ciudades cuentan con un sitio web de información a sus ciudadanos

El porcentaje es inferior si este servicios se dirige a las empresas locales

Los avances en la aplicación de la tecnología al servicio de los ciudadanos son enormes. Sin embargo, los obstáculos que impiden un mayor desarrollo siguen siendo importantes: los ciudadanos, especialmente los más mayores, están aún limitados por su reticencia al cambio de costumbres, por su escasa familiaridad con el uso de ordenadores, por las dificultades de acceso a ellos y por la poca confianza en la fiabilidad de Internet. Estas son algunas de las conclusiones que se desprenden del estudio de eCitizenship for All elaborado por Telecities y Deloitte.

El principal objetivo del estudio es determinar el estado en el que se encuentran las iniciativas de Administración electrónica en Europa a través de cuatro áreas principales: e-learning, e-democracy, e-security y reingeniería de la administración pública.
En cuanto a la reingeniería, el estudio pone de manifiesto que existen grandes diferencias entre los niveles de Administración electrónica de las ciudades que han participado en el estudio. Sin duda los factores que más impulsan el desarrollo de estas iniciativas son la reducción de costes y el cumplimiento de la normativa.
La mayor prioridad es centrar los esfuerzos en la implantación de una comunicación bi-direccional y en los servicios transaccionales básicos tanto para ciudadanos como para empresas. Un dato muy significativo y alentador es que la mayoría de las ciudades ya han establecido programas, grupos de trabajo y proyectos para implantar y desarrollar la Administración electrónica.
En materia de e-learning, nueve de cada diez ciudades participantes consideraban el aprendizaje continuo y la formación on-line como cuestiones políticas. Un tercio de las ciudades cuentan con una estrategia de e-learning definida y muchas utilizan estructuras regionales para crear y difundir productos de e-learning. Los programas educativos del 50% de las ciudades participantes son on-line. A pesar del extendido uso de las tecnologías para la formación, el estudio revela que la utilización de las Tecnologías de la Información como recurso educativo varía mucho de una ciudad a otra, quizá por la falta de formación tecnológica que tienen muchos profesores de primaria y secundaria.
El análisis de e-security indica que los niveles de seguridad se encuentran por detrás del desarrollo y prestación de servicios de ciudadanía electrónica. Más del 85% de los servicios electrónicos incluyen información personal. Cuatro de cada cinco ciudades que prestan servicios digitales tienen establecidos procedimientos de detección de intromisiones. Cuanto mayor es el tamaño de una ciudad, mayor es el esfuerzo que se dedica a los servicios electrónicos y la e-security, aunque los niveles de seguridad se encuentren por debajo de los de los servicios electrónicos.
La e-democracy se encuentra aún en su fase inicial y la mayoría de los procesos requieren una mejora, como aseguran desde la mayoría de las ciudades. La e-democracy se considera una aportación positiva en pro de la renovación democrática y la mejora de la participación de los ciudadanos. La prestación de servicios electrónicos tiene prioridad con respecto a la e-democracy y el coste de la innovación sigue siendo un problema.

Ciudad basada en el conocimiento
Una vez analizado el estudio, TeleCities ha prestado especial atención al desarrollo de una estrategia para hacer frente al desafío planteado por las ciudades. Se centra en el concepto de ciudad basada en el desarrollo para lograr la calidad de vida y creación de riqueza. Esta nueva estrategia incluirá todas las cuestiones tratadas durante los últimos tres años, pero también las que surjan de los problemas específicos que se planteen en la sociedad de la información mediante diversos aspectos: la superación de los obstáculos al desarrollo de la Sociedad de Información, la garantía de los derechos de los ciudadanos, el fomento de la economía basada en el conocimiento y la promoción de la modernización de las corporaciones locales a través de la administración electrónica. Esta estrategia implica un compromiso de las ciudades, que tienen que adoptar visiones estratégicas de Administración electrónica a largo plazo y utilizar TIC para lograr la innovación y la modernización. Únicamente así podrán ofrecer información de calidad y servicios más avanzados, contribuyendo al bienestar económico, social y medioambiental de ciudadanos, empresas y agentes sociales.

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers