Talleres Sunsundegui centra la calidad en las nuevas tecnologías

Gestiona su negocio con el ERP de RPS

Atención individualizada al cliente y flexibilidad a la hora de gestionar las áreas vitales de negocio en un entorno abierto e integrado fueron los planteamientos que Talleres Sunsundegui, una empresa dedicada al carrozado de locomotoras, trenes y autobuses, se planteó a la hora de adquirir una solución tecnológica. En pleno auge del ERP, la respuesta la encontraron en la herramienta de gestión de RPS, que les ofrecía un entorno estándar y de crecimiento futuro.

A finales de los años 40, Talleres Sunsundegui inicia su actividad comercial de reparación de vagones de madera, básicamente para la compañía Renfe. No es hasta muchos años después, en 1955, cuando esta empresa traslada su sede de Irún a la localidad Navarra de Alsasua, en aquel momento un núcleo ferroviario de primer orden en España. Reparación de coches de viajeros, furgones y, más tarde, de motores de tracción eléctrica marcan la evolución de Talleres Sunsundegui hasta iniciar en 1987 un proceso de diversificación de producto, con su introducción en el transporte por carretera sin abandonar el negocio tradicional de reparación de vehículos de Renfe.
El crecimiento de la propia empresa, con 97.500 metros cuadrados de superficie para desarrollar sus actividades de autocar y ferrocarril, la gestión de una plantilla de 280 personas y su compromiso por la atención individualizada al cliente son algunas de las razones que llevan a sus responsables a la adaptación tecnológica de la empresa aprovechando el momento de la adecuación contable al euro. A ello se suma su filosofía de gestión de calidad que le ha llevado a obtener la certificación UNE-EN ISO 9001:2000 desde hace unos años y ser una de las empresas españolas con presencia en las principales ferias del sector en todo el mundo.

Entorno tecnológico
Miguel Sanz, responsable de sistemas en Talleres Sunsundegui, explica la situación tecnológica de la compañía en pleno cambio de milenio. “Nosotros diseñamos productos de acuerdo a los requisitos específicos de nuestros clientes, por lo que la gestión de la calidad es una prioridad continua. En el año 2000 nos planteamos renovar nuestros sistemas de información, ya que teníamos una aplicación a medida en Cobol, con sistema operativo Unix, que controlaba las áreas vitales de la empresa, así como una mezcla de paquetes, aplicaciones y datos no integrados que daban una respuesta poco ágil a las necesidades de integración de la compañía, a lo que se añadía la llegada del euro”.
Para superar esta situación, Sanz asegura que se estudiaron diversas soluciones “con el objetivo de dotar a la compañía de un ERP estándar que nos ofreciera la posibilidad de compartir la información empresarial que teníamos disgregada entre los departamentos implicados (finanzas, logística y producción), así como realizar cambios flexibles a futuro y con facilidad de uso”. La consideración de migrar a un entorno abierto e integrado “en un momento –señala–, en el que el ERP era la máxima novedad tecnológica del momento” fueron algunos de los aspectos que marcaron la elección de la solución del desarrollador de sistemas de gestión empresarial RPS, en la que invirtieron más de 90.000 euros (en aquel momento, quince millones de pesetas), sin contar con la compra de hardware. “Firmamos el contrato en diciembre de 2000 y en el primer semestre de 2001 realizamos la migración del sistema y las primeras pruebas, pero hasta el año 2002 no estuvimos en producción real con el nuevo ERP 1.1 de RPS –recuerda el responsable de sistemas de Sunsundegui–. De hecho, comenzamos con funcionalidades muy básicas y no ha sido hasta este año cuando añadimos algunas específicas de nuestro negocio”.

Nueva migración
Actualmente el número de usuarios que utilizan diariamente la solución de RPS ronda la veintena, “aunque adquirimos licencias para treinta usuarios”, señala Sanz. El sistema se ha instalado sobre un servidor HP Netserver LH 3000, con sistema operativo Windows 2000 Server y base de datos SQL Sever 2000. Los módulos implantados sobre esta plataforma de sistemas cubren las áreas de Finanzas (inmovilizado, tesorería, contabilidad financiera), Logística (compras, ventas, existencias, SAT) y Producción (estructuras, órdenes de fabricación, subcontratación). Paralelamente, la compañía mejoró el entorno tecnológico de la plantilla, con la compra de nuevos servidores y ordenadores personales. En estos momentos se plantean migrar a la versión 3.5 “y relanzar al máximo el sistema –asegura Sanz–, ya que hasta ahora no le hemos sacado todo el partido que tiene, no por la herramienta en sí, sino porque tenemos que mentalizar algo más a la plantilla de todas las ventajas que supone para la gestión del negocio”.

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers