Software AG España

Es asumible que las decisiones importantes por su trascendencia se preparan concienzudamente, se debaten en profundidad, y tienen que convencer totalmente al máximo responsable de la compañía que se compromete con su firma. Así, los últimos movimientos organizativos llevados a cabo en Software AG, refuerzan mi sorpresa que ya comenté a raíz del traslado de la cúpula directiva de la filial española a Alemania, para hacerse cargo de unos, al parecer, atractivos mercados emergentes. Ahora resulta que todo se va al garete; se desorganiza lo organizado el pasado septiembre, y los anteriores máximos directivos de la filial española, Christian Barrios y Roberto Armiño, se caen de la compañía. Contemplados los hechos desde fuera, podría interpretarse que todo obedece a un montaje para descabezar lo más posible entre nombramientos realizados por el equipo defenestrado. Los hechos son tercos y es sencillo examinarlos. El presidente del grupo, Karl Heinz Streibich, por el bien de la filial, debe entender que la compañía, en nuestro mercado, está enfocada en los usuarios y competidores y debe reaccionar rápido y con inteligencia para conseguir, ya que proliferan los comentarios en torno a Software AG, que no se hable en términos negativos. ¿Cómo? Haciendo que mensajes positivos de la compañía cobren protagonismo en nuestro mercado y tengan amplia cobertura, capten la atención y penetren en sedes de usuarios y de la competencia. Sin olvidar, por supuesto, a los empleados de la propia filial, que necesitan máxima tranquilidad para centrarse en sus deberes e incrementar la eficiencia. Para ello, es indispensable que la incertidumbre no se instale en la organización, ya que es el principal fermento de los rumores que, inevitablemente, desatan antagonismos.

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers