Sistemas abiertos: tendencias tecnológicas para los próximos años

Informe Xtra'93 de la X/Open

En el presente artículo se analiza el Estudio Xtra'93, que publicó la X/Open el pasado mes de diciembre. Aunque COMPUTERWORLD dedicó en dicho mes un especial a analizar las conclusiones del trabajo de la X/Open, hemos considerado interesante volver a este punto de referencia para aportar datos concretos sobre tendencias tecnológicas en sistemas abiertos, de los que, si bien Unix es abanderado esencial, no por ello constituye el único elemento que lo conforma. El dato fundamental del estudio Xtra'93 es que en 1996, la mitad de los sistemas corporativos serán abiertos.

Los usuarios no están para bromas, como ponen de manifiesto los datos extraídos del Informe Xtra'93 elaborado por la X/Open, con la colaboración activa de COMPUTERWORLD España entre otras entidades.

Ante conceptos tan claros como el de la portabilidad de las aplicaciones y los datos y la interoperabilidad de los sistemas software en distintas plataformas, los usuarios tienen claro que los fabricantes, en general, no están siendo éticos en absoluto a la hora de velar por sus intereses, según se puede apreciar en los distintos cuadros.

Muchas buenas intenciones, como lo demuestra el alud de consorcios estandarizadores que satura literalmente el mercado actual.

En contraste con los conceptos que el usuario abriga dentro de su concepción de sistemas abiertos, hay que destacar un segundo marco de encuesta que hace referencia a las ventajas que el usuario contempla en un futuro basado en plataformas, más o menos, abiertas. En el se pone de manifiesto que lo más importante para el usuario es el acceso fácil a cualquier punto de la red, por encima de otras prestaciones -si bien muy consideradas- como la interoperabilidad y la portabilidad de las aplicaciones. Y es que, como puede apreciarse -y no sólo por este estudio-, el usuario está concienciado de que una de las principales áreas de trabajo para los sistemas abiertos serán los entornos corporativos (heterogéneos, por supuesto).

Pero, por otra parte, el usuario aprecia un considerable desfase entre lo que se escribe en el papel y lo que se construye en la fábrica. La prueba más palpable es el escaso número de estándares que muestran una confianza total por parte del usuario, de aquí a los próximos años. De hecho, uno de los datos más interesantes que aparecen en los gráficos que este artículo reproduce muestra como las inversiones en el sistema operativo Unix (o cualquiera de sus variantes) descenderá en vez de crecer en los próximos años. Y es que el usuario no se fía ya.

Tecnologías de futuro, una nebulosa

Otras tecnologías, en concreto, parecen bastante mejor encaminadas, como es el caso de los entornos distribuidos basados en Unix. En especial DCE, un entorno desarrollado y sometido a examen por parte de la OSF (Open Software Foundation), multiplicará por seis el número de empresas comprometidas con él en los próximos tres años.

Es decir, del total de encuestados, tan sólo un 5,7% lo utiliza hoy, pero las expectativas son tan interesantes que, para 1996, casi un 30% de los mismos estará desarrollando sus aplicativos en el marco de este entorno.

El cuadro 2, que aporta estos datos, pone también de manifiesto que las especificaciones a este respecto construidas por Sun Microsystems, en otro tiempo auténtico líder tecnológico en este campo, parecen haber sucumbido en parte al proceso de diversificación en este campo de desarrollo. Así, de un 23,5% de usuarios encuestados comprometidos en la actualidad con este entorno, para el año 1996 habrán pasado a ser menos del 15%.

También TCP/IP, en el marco de las comunicaciones entre plataformas heterogéneas, sufrirá un considerable revés en los próximos tres años: las previsiones de un universo marcado por una portabilidad e interoperabilidad multiplataforma motiva que el usuario no vea excesivamente necesario este tipo de protocolos.

También se multiplicará por dos, casi, la implantación de OSI (Open Systems Interconnectivity), una plataforma que, por otra parte, no ha tenido la aceptación que cabía esperar por parte del usuario. De hecho, casi todos los miembros del grupo de trabajo que elaboró el estudio, incluido COMPUTERWORLD España, coincidieron en que bien pudiera tratarse de un intento fallido por conseguir uno de los pocos estándares universales en el futuro de los sistemas abiertos.

Por lo que respecta al mundo de los interfaces gráficos, se produce en el estudio una serie de datos sintomático: por una parte, el usuario apuesta para su futuro por un set común de interfaces de programación (APIs) en contra de un interface gráfico de usuario común; de otro lado, y esta vez puesto de manifiesto en el cuadro 2, se observa con sorpresa que los dos principales interfaces de usuario típicamente Unix, Open Look y Motif, experimentarán un descenso en su aceptación, en especial por lo que respecta al primero. Todo ello permite concluir que, por un lado, el interface de usuario como tal perderá importancia a través de la proliferación de nuevos APIs comunes; por otro, parece que Windows está invadiendo ya uno de los pocos campos que aún le eran hostiles: el de los sistemas abiertos.

Estándares, el problema una vez más

Como último apartado a tratar en este artículo, señalar un aspecto como es el de los estándares. Por una parte, elemento principal de unificación y apertura; por otra, uno de los mayores problemas de este proceso de apertura.

Tres puntos clave aparecen reflejados en el estudio, todos ellos a cual más importante: en primer lugar, el usuario sigue teniendo claro que un proceso de estandarización es poco menos que imposible si el fabricante antepone sus intereses a los del mercado y, a la postre, también a los del usuario; en segundo lugar, este usuario está convencido de que existen demasiados estándares en la actualidad, con un alcance excesivamente parcial y que sólo contribuyen a la difuminación de los objetivos primeros; Por último, pero considerado por los encuestados como barrera fundamental para una correcta evolución del proceso, los fabricantes ofrecen, aún hoy en día -y sin visos de solución-, productos propietarios o incompatibles dentro de lo que ellos mismos denominan arquitecturas abiertas. Se trata, pues, de una situación por el momento bastante caótica.

Por conocimiento, Posix y la especificación XPG son los estándares que el usuario considera más relevantes en el mundo de los sistemas abiertos, si bien el Cuadro 3 pone de manifiesto que Unix International y la Open Software Foundation se mantienen como los conceptos más conocidos, por delante incluso de Posix, XPG4 y el de la propia X/Open.

¿Cuáles de las siguientes tecnologías y/o productos

específicos usa hoy?

¿Cuáles usará en 1996? 1993 1996

SOLUCIONES DE PROCESO DISTRIBUIDO

ONC/ONC+ (Sun Microsystems) 23,5% 14,8%

OSI 18,3% 35,8%

DCE (Open Software Foundation) 5,7% 28,0%

Servicios Distribuidos XDCS (X/Open) 1,6% 14,1%

TCP/IP 71,0% 38,8%

SISTEMA OPERATIVO

Unix o variante de Unix 75,8% 44,8%

SISTEMA OLTP Tuxedo 4,1% 14,8%

INTERFACE GRAFICO DE USUARIO

Motif 42,4% 34,6%

Open Look 24,3% 9,1%

TECNOLOGIA DE ORIENTACION A OBJETO

DOE (Sun/HP) 2,8% 17,1%

CORBA (Object Management Group) 0,8% 14,1%

PRODUCTOS CONFORME ESTANDAR

XPG4 18,5% 31,4%

Posix 21,7% 28,0%

Fuente: X/Open, diciembre de 1993) <

Revista Digital

Impresión profesional

HP Impresion Móvil Pymes