SIMO 2002

La edición de SIMO del presente año presenta algunos interrogantes que, en absoluto, ensombrecen las expectativas de disponer de una feria completa en la oferta, amplia y diversificada en soluciones, y motivadora para aquellos interesados que quieren enriquecer sus argumentos de compra. Porque, aunque no disminuye el número total de metros cuadrados utilizados para los stands, sí se contabiliza un ligero descenso en la presencia de expositores que, sin embargo, no tiene por qué introducir dudas respecto a la lógica rentabilidad que persigue el visitante al evento. Ya que, el valor de la feria como muestrario excelente, no se verá adulterado por las ausencias obligadas de quienes no han podido sobrellevar ni superar los efectos de una perniciosa desaceleración económica. Incluso, por la información disponible, se espera un repertorio de oferta que, tanto cualitativa como cuantitativamente, evidencie la minuciosidad con que las empresas han preparado su exposición para sintetizar lo mejor posible los mensajes comerciales –y su capacidad de ejecución– que mejor pueden impactar a los profesionales que, con singular atención, examinen las peculiaridades del certamen respecto a sus necesidades particulares, e intenten detectar las soluciones idóneas para solventar su problemática.
Asimismo, los organizadores, proclives siempre a detectar las corrientes dominantes de la oferta y la demanda –en un pragmático intento de buscar la sintonía entre el expositor y el usuario– han incorporado a la feria nuevas áreas de exposición y de conferencias que enriquecen y actualizan el evento con innovadoras herramientas y soluciones, propiciando el debate sobre niveles de rentabilidad y de oportunidad, así como posibilidades de implantación, y su coste. Si a esto se añade el que, paulatinamente, se va observando el interés de expositores porque consultores de sus compañías permanezcan en los stands para ofrecer –complementariamente a las explicaciones que otros especialistas harán de las líneas de productos– orientaciones respecto a alternativas y fórmulas para abordar con las mejores garantías planes de desarrollo en el campo de las TIC, parece que el mosaico de atractivos para el visitante está bastante bien configurado.
El número de personas interesadas en visitar SIMO 2002 –tanto si se trata de profesionales como de aquellos que se sienten atraídos por el mundo de las TIC– tendrán oportunidad de encontrar directamente lo que buscan o, en cualquier caso, los pasos que tiene que dar, y en qué dirección, para lograr sus propósitos. Todo está organizado, y estudiado, para que sea factible disipar las dudas.

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers