Revolución en Hewlett-Packard

El anuncio de la nueva solución SuperDome supone, para quien quiera leer entre líneas, el anuncio de una nueva HP menos centrada en la ingeniería y la venta de hardware y más dedicada a los servicios profesionales y, en ultima instancia, a satisfacer las necesidades de sus clientes. La confirmación por parte de HP de sus conversaciones con PricewaterhouseCoopers para adquirir su división de consultoría parece apuntar también en la misma dirección. Por eso, no es extraño que el objetivo de la solución SuperDome presentada la semana pasada en Nueva York sea mejorar lo que Carly Fiorina, CEO de HP, definió como Total Customer Experience, esto es: ofrecer a los clientes las soluciones que demandan, en función de sus necesidades. Como afirmaba Fiorina en la presentación del SuperDome, “la potencia y la velocidad solo importan si las soluciones son fácilmente implementables. Lo que realmente importa es la velocidad de implementación, el time-to-revenue”, aseguró. Por eso, siempre según la CEO de HP, las soluciones “deben contemplar la tecnología de hoy y la de mañana; las transformaciones de los negocios y de la forma de hacer negocios”. Como complemento a este compromiso con sus clientes, HP ha presentado también el concepto de Utility Pricing; un modelo de precios en el que el usuario paga en función de la utilización que hace de la potencia del servidor. Esta vez, parece que HP ha encontrado su camino hacia una nueva relación con el cliente, lastrada tradicionalmente por la estructura excesivamente burocratizada de una Hewlett-Packard más interesada en mirar hacia dentro que hacia fuera. Prueba de la importancia que la compañía atribuye a este nuevo paradigma del Total Customer Experience, es el hecho de que, a partir de ahora, el 20% de las retribuciones de los directivos de HP en todo el mundo dependerán, precisamente, del nivel de satisfacción de sus clientes. Sin duda, una auténtica revolución.

Revista Digital

Impresión profesional

HP Impresion Móvil Pymes