RedIRIS vincula la investigación y el desarrollo a nivel internacional

Conecta más de 50 universidades públicas y privadas y centros de investigación

Aprovechar los recursos informáticos existentes y las sinergias resultantes de las actividades de universidades y centros de investigación son algunos de los principales motores que estimularon en 1998 la puesta en marcha de IRIS. Hoy interconecta millones de usuarios y cientos de centros de investigación a nivel nacional e internacional.

Enmarcado dentro del Plan Nacional de Investigación y Desarrollo, este programa horizontal se fortalecía y adquiría peso propio pasando a transformarse en lo que es actualmente RedIRIS: la red académica y de investigación nacional que sigue siendo patrocinada por el Plan Nacional de I+D y que desde enero de 1994 hasta 2003 ha sido gestionada por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas.

Servicios de investigación
Integrada desde enero de 2004 como un departamento con autonomía e identidad propias en la entidad pública empresarial Red.es, adscrita al Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, “es la red de comunicaciones para la comunidad universitaria e investigadora española, que conecta con la Intranet de investigación europea y mundial”, explica Tomás de Miguel, director de RedIRIS.
La clave de esta entidad es que proporciona acceso gratuito a todas las instituciones de investigación para facilitar la colaboración y, sobre todo, dar soporte a avanzados proyectos de investigación.
Entre los servicios que ofrece pueden agruparse en básicos, experimentales y proyectos especiales. Además de los tradicionales de Internet, para los que los usuarios no tienen requerimientos importantes de ancho de banda, destacan los servicios experimentales. “Agrupan todas las actividades de soporte a proyectos de investigación” expone De Miguel, en referencia a grupos nacionales o internacionales que desarrollan proyectos de investigación.
Finalmente hay un grupo de proyectos con un tratamiento especial. “Generalmente ligados a instalaciones científico-tecnológicas singulares” –según el director de RedIRIS– “hacen un uso muy especial de la red; por ejemplo, intercambian cantidades enormes de datos sobre enlaces de 10 Gigabits por segundo, o conectan varios instrumentos para que funcionen conjuntamente en tiempo real”. IrisCert, en el campo de la seguridad; Eduroam, en materia de movilidad; PAPI para el control de acceso o IrisGrid, específico para sistemas de computación distribuida, son algunos de los servicios especializados que ofrece RedIRIS. Desde el punto de vista de los recursos de comunicaciones utilizados, De Miguel reconoce que “son los proyectos de investigación especiales los que están sin duda a la cabeza”.

Una comunidad dinámica
Con una inversión total en Red­IRIS por parte del Ministerio de Educación y Ciencia de 16 millones de euros anuales, “cifra a un nivel medio inferior al registrado en otros países europeos”, según apunta De Miguel, la entidad actualmente atiende a un millón y medio de usuarios, “una comunidad muy numerosa y dinámica”. Hay más de 50 universidades conectadas sobre un total de 300 instituciones entre universidades públicas y privadas y centros de investigación.
En suma, nos encontramos ante una ingente red que interconecta activos y recursos de inteligencia e investigación y que requiere de sistemas de seguridad. Sin desvelar los mecanismos utilizados de securización, De Miguel estima que “es un tema complejo que se maneja a varios niveles en función del tipo de servicio”. Hay proyectos que exigen la utilización de protocolos de seguridad como IPsec o utilizan redes virtuales para aislar su tráfico del resto de la red.

Conexión europea
RedIRIS colabora y enlaza con la red de altas prestaciones europea Géant, así como con todas las redes de investigación mundiales, como la norteamericana Abilene-Internet2, Esnet en Norteamérica o Canarie en Canadá, “pero colaboramos más estrechamente con la red de los países de la costa mediterránea a través del proyecto EUMEDCONNECT y sobretodo con la red latinoamericana RedCLARA”, reconoce De Miguel.
Además, RedIRIS participa en proyectos de investigación para definir y desplegar nuevos servicios, tanto a nivel nacional como internacional; como la red de supercomputación española que se va a construir en torno a un router CRS-1 donado por Cisco y en numerosos proyectos y foros internacionales para trabajar sobre la nueva generación de Internet como Mupbed o Engine.


IRISGrid, computación distribuida
----------------------------------------------
La creación de una infraestructura grid a nivel nacional sentó sus bases en 2002 con la participación de grupos españoles ya implicados en tecnología Grid, así como grupos de investigación interesados. Asimismo, “ha servido para demostrar los beneficios de esta tecnología y para impulsar el desarrollo de una Iniciativa Nacional de Grid como elemento estructural de un sistema de e-Ciencia español”, expone Antonio Fuentes Bermejo, responsable de sistemas e infraestructuras grid de RedIRIS.
IRISGrid aprovecha la infraestructura de Red­IRIS-2 para interconectar recursos de computación de los centros de investigación y universidades españolas. Sin embargo, las expectativas de desarrollo son muy importantes. A lo largo de los últimos meses se han trazado los planes para que, durante la nueva etapa que se abre con el despliegue de la nueva red RedIRIS-10, “sea posible construir una potente red de supercomputación española con la ayuda del nuevo router CRS-1 donado recientemente por CISCO, y nuevas infraestructuras de gestión, monitorización y seguridad, que permitirán desplegar nuevos servicios entre los centros de supercomputación y recursos Grid de toda España y facilitar y uniformizar el uso de estos potentes recursos por toda la comunidad científica”, expone Fuentes.
La falta de un modelo coordinado dentro de IRISGrid que integre, de forma estable, recursos computacionales es uno de los principales retos a los que se enfrenta Red.es y por ende el Ministerio de Educación y Ciencia. “Falta por asentar a nivel de España un modelo de e-Ciencia que permita la operación y mantenimiento de una infraestructura de este tipo”, reinvindica el responsable de sistemas e infraestructuras grid de RedIRIS.
De hecho, la financiación para IRISGrid se ha limitado a dos acciones especiales, con un presupuesto de unos 30.000 euros para dos años. Sin embargo, “no hay todavía una financiación específica permanente para una iniciativa nacional de grid como las existentes en países de nuestro entorno.

Revista Digital

Impresión profesional

HP Impresion Móvil Pymes