Puntos básicos de la estrategia de la empresa del 2000

Según los datos de un estudio europeo elaborado por la compañía EDS

Cuatro son los aspectos que han servido de base, para la realización del estudio que ha llevado a cabo la compañía EDS y que reflejan los retos de los empresarios europeos para los próximos diez años. Una visión mucho más global del negocio y del mercado, así como el desarrollo de nuevas técnicas de gestión y de administración que permitan a la compañía adaptarse a los cambios que vendrán, son los elementos imprescindibles que deben abordar las corporaciones para enfrentarse al reto del futuro.

Para llevar a cabo el presente informe, la empresa EDS ha realizado más de 350 entrevistas con directores de empresas de ocho países europeos, Bélgica, Francia, Alemania, Italia, Holanda, España, Suecia y Gran Bretaña y los aspectos en los que estas entrevistas se centraban eran: las áreas de expansión externa y los desafíos más importantes a los que se deben enfrentar las empresas. Las respuestas estratégicas de las empresas a estos desafíos. La construcción de relaciones con proveedores y otros socios. Y en último lugar, los recursos humanos y el uso de la tecnología.

En general, los responsables del estudio han observado que las empresas europeas necesitan una visión mucho más global que la que tienen actualmente de su negocio y de su mercado con el objetivo de ser más flexibles y poder enfocarse hacia el cliente. Precisan desarrollar nuevas técnicas de gestión y administración para responder a los cambios que se avecinan, y apuestan por el fortalecimiento y la creación de nuevas formas de colaboración con socios, proveedores y competidores. Señalar también que por lo que se refiere al uso de la tecnología y los recursos humanos, se puede observar un cambio de posición. El factor humano es tenido en cuenta por todas las empresas como el mayor reto de los próximos diez años.

Un mercado en expansión

Europa es el mercado donde los empresarios europeos, un 53 por ciento, ven las mayores oportunidades de expansión geográfica en los próximos diez años. Dentro de Europa, el 27 por ciento de los empresarios cree que los países del Este serán los mercados que explotarán durante este período. Alemania e España son los países en los que las compañías de menos de 1.000 empleados ven mayores oportunidades, sobre todo las que trabajan en el sector retail y financiero.

Por lo que se refiere a los mercados de fuera de Europa, la región de Asia-Pacífico, como conjunto tiene para ellos un especial interés y en concreto China, país por el que apuestan un 14 por ciento de los encuestados. Asia recibió casi el 40 por ciento de los votos de los directores, zona por la que expresaron el mayor interés los empresarios del Reino Unido. Un 66 por ciento de los empresarios británicos expresaron su interés por este área geográfica.

En cuanto a España, los directivos de nuestro país centran su atención, fuera de Europa, en América Central y del Sur, factor previsible debido a los lazos lingüísticos y culturales que les unen.

Mucho menor es el entusiasmo que despierta América del Norte, el medio Este, Africa y Japón. Sólo el 6 por ciento de los directivos europeos mencionaron a Norteamérica como lugar geográfico favorito para sus oportunidades de negocio durante los próximos diez años.

Japón es una zona que no levanta muchas expectativas, sólo el 4 por ciento, mientras que India le interesa a una 6 por ciento de los directivos europeos, y Africa al 5 por ciento.

Desafíos esenciales

Casi todas las empresas analizadas a la hora de realizar el estudio consideran la competencia interna, considerando como mercado interno el europeo, como el desafío más importante al que han de enfrentarse las empresas en los próximos diez años. El 46 por ciento de las entrevistadas considera éste como el más importante reto, mientras que para el 18 por ciento el desafío más importante lo ven en la competencia externa.

Las grandes compañías parecen estar más preocupadas sobre la competencia que las pequeñas, así menos del 20 por ciento de las compañías con menos de 1.000 empleados mencionaron la competencia como el mayor desafío. Por el contrario, este tipo de empresas tiende a estar más preocupadas por factores como el clima económico general o la inflación.

Otro hecho que se producirá en los próximos años, en opinión de los empresarios, es una "feroz" concentración entre un menor número de empresas.Igualmente muchos de ellos señalan que habrá un gran número de empresas que desaparecerán. Asimismo preocupan a estos directivos, el entorno, la demografía, las políticas de la Unión Europea y la moneda única, y la globalización.

Teniendo en cuenta todos estos factores, los empresarios europeos creen que los mercados van a estar sometidos a profundos cambios, provocando movimientos en la mayoría de las compañías europeas. En este sentido, casi el 90 por ciento de los directivos piensan que necesitarán redefinir la estructura organizativa de sus negocios y su forma de enfocar los mercados en los que operarán durante los próximos 10 años.

En cuanto a los cambios en las estructuras empresariales que todo esto va a provocar, el 92 por ciento de los encuestados apuntó la necesidad de introducir en las empresas una mayor flexibilidad en la relación con sus empleados, así como nuevas técnicas para fundamentar esta relación. El 88 por ciento introducirá una cultura de aprendizaje orientada dentro de sus empresas. Un 86 por ciento de los empresarios europeos expresaron la necesidad de aprovecharse de las posibilidades que brinda la tecnología, pero de forma más creativa. Un 85 por ciento señaló la necesidad de buscar nuevas técnicas de gestión, y por último, un 75 por ciento someterá su organización a procesos de reingeniería.

Un elemento común a todos estos elementos es la necesidad de conseguir una mayor flexibilidad, para poder adaptarse a los cambios de las condiciones del mercado. Por ellos, un 86 por ciento de las empresas prevén aprovechar de forma más creativa las posibilidades que brinda la tecnología, y un 75 por ciento prevé afrontar procesos de reingeniería dentro de sus organizaciones.

El outsourcing es considerado como una de las fórmulas para facilitar una cierta flexibilidad en las empresas. Los entrevistados opinan que este tipo de servicios permite crear o facilitar el crecimiento de una nueva área de actividad dentro de una empresa.

Recursos humanos, factor determinante

Dentro de las estrategias de las empresas europeas para afrontar los cambios del mercado, los recursos humanos constituyen uno de los factores más determinantes. Así, más del 90 por ciento de los directivos encuestados considera que su compañía necesitará técnicas nuevas y más flexibles para los empleados en los próximos 10 años. En este sentido, sólo el 2 por ciento de los directivos cree que sus compañías no necesitarán afrontar una cultura de aprendizaje orientado durante los próximos 10 años.

Muchos de los directivos encuestados en el estudio realizado por EDS, mencionan la necesidad de realizar un acercamiento multicultural a los negocios, factores como ser una empresa bilingüe, ofrecer productos de interés internacional, y tener sucursales en el extranjero son consideradas piezas claves en la estrategia de cerca de un 40 por ciento de las empresas europeas. Igualmente, los directivos dentro de este porcentaje están a favor de incorporar empleados de diferentes nacionalidades para una mejor comprensión de otros mercados.

Un 75 por ciento de los empresarios europeos comparten la idea de que sus compañías necesitarán llevar a cabo procesos de reingeniería de su organización durante los próximos 10 años. Dentro de ésta, todos ellos están de acuerdo en que es necesario adoptar nuevas tecnologías, pero de una forma mucho más creativa e innovadora. Un 80 por ciento cree que el principal cambio en el entorno de trabajo será el derivado d

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers