Premios ComputerWorld - IBM España

Nacidos hace tres años, cuando este periódico cumplía el Décimo Aniversario de su presencia en España, los Premios ComputerWorld pretenden reconocer públicamente la labor de las personas, empresas, instituciones y organismos relacionadas con el sector informático, por la labor realizada a lo largo del último ejercicio. Los Premios ComputerWorld son otorgados por la Redacción de este semanario, tras un proceso arduo de selección y nominación de candidatos, y se concretan en un conjunto de diez galardones que buscan diferenciarse del resto de los premios con que el sector se reconoce a sí mismo, a través de diez categorías (Personalidad de Año, Empresa del Año, Desarrollo Español del Año, Empresa de Servicios Profesionales más destacada, Labor más destacada en I+D, Mejor Labor en las Areas de Formación y Recursos Humanos, Gabinete de Prensa más Eficaz, Director de Marketing del Año, Mejor Idea Publicitaria y Mejor Usuario de TI del Año) que no son, ni por aproximación, las habituales en este tipo de conmemoraciones. Se trata, en definitiva, de reconocer el buen hacer de los profesionales que componen la estructura de la industria informática española, desde la posición que, como observadores imparciales del sector, disfruta este periódico.

IBM España

Dos acontecimientos de gran resonancia en IBM España, acaecidos casi simultáneamente, forman parte de la panoplia de temas de conversación estrellas durante el presente mes de febrero. El resultado en numeros rojos del ejercicio económico de 1993, junto al abandono de la compañía de su Presidente y Consejero Delegado Joaquín Moya Angeler, son noticias tan contundentes, impactantes y sorprendentes, que disparan la imaginación y el interés por comentarlas. La historia jalonada de éxitos de IBM España, acompañada de la evidencia de un poderío irrefrenable que había logrado proyectar la idea, a nivel popular, de que todo el parque informático era de su marca, situaba a la empresa en un plano privilegiado de dominio y admiración. Sus empleados aglutinaban, en simbiosis perfecta, las funciones de consultores, salvadores y amigos sin mácula de imperfección, y las facturaciones subían a ritmo galopante. Raro era el empleado que dejaba la nave para probar fortuna en otros mares, mientras la saga de los Asúa, en la cúspide, transmitía tranquilidad. Pasar de este cuadro al contrapunto actual, rompiendo moldes tan bruscamente, ha roto la imagen tradicional de la empresa, polarizando el interés por conocer lo mejor posible cuanto está acaeciendo y, mejor todavía, sus causas. Justificar la marcha de Fernando de Asúa, legando previamente a su delfín, Joaquín Moya Angeler, todos sus poderes, fue relativamente fácil. Pero las verdaderas causas del abandono de éste muy pocos las conocerán. Las que circulan, algunas contradictorias, puede que hayan sido intencionadamente filtradas. ¿Le han echado, o se ha ido voluntariamente? ¿Estaba harto de que la dirección europea le torpedeara las propuestas que consideraba imprescindibles para lograr la recuperación de la subsidiaria española? ¿Le exigía la dirección europea otras de imposible cumplimiento? ¿Se conocía en la corporación el excesivo desgaste profesional que estaba sufriendo Moya, y le ofrecieron la airosa salida de incorporarse a un excelente puesto en los Estados Unidos, o la erosión que padecía su imagen era tan fuerte que le compensaba largarse cuanto antes?

Unos censuran que todo capitán de empresa no debe abandonar la nave, precisamente, en el peor momento de su historia: con números rojos. Otros le alaban el gesto porque, asumiendo toda la responsabilidad, deja el camino expedito para una nueva singladura, que se presume fértil, al haber desbrozado el camino al máximo.

IBM España no queda acéfala. Los actuales responsables, con Juan Carlos Usandizaga a la cabeza como Consejero Delegado, disponen del bagaje de experiencia más que suficiente para no titubear en el momento de tomar decisiones, que serán muchas y, la mayoría, delicadas.

Revista Digital

Impresión profesional

HP Impresion Móvil Pymes