PCs a 100 dólares

Cuando leí las informaciones acerca de la Cumbre Mundial de la Sociedad de la Información que ha tenido lugar en Túnez, hubo varios aspectos que me llamaron la atención, pero quizás el que más perplejidad me causó no por una dificultad de entendimiento sino por no saber muy bien su alcance fue la puesta en marcha de una iniciativa cuyo objetivo es comercializar PCs a 100 dólares con el objetivo de que los niños de los países más pobres del mundo entraran en ese escenario definido como Sociedad de la Información (SI). A priori no sabía si estaba ante algo revolucionario o ante una sandez más. Cierto es que estamos en una sociedad definida ya como de la información en la que están inmersos, o así al menos lo han declarado, todos los países más o menos desarrollados. Unos países en los que las necesidades básicas de cualquier ser humano están cubiertas. Hasta aquí todo correcto. Mi asombro surge cuando en ese nuevo escenario de SI pretendemos incluir a marchas forzadas a los países del Tercer Mundo que no digo que no tengan derecho a la información que por supuesto lo tienen, lo único que por delante de ese derecho habría que cumplir otros que recaen directamente en la dignidad humana. Además y puestos a aceptar el hecho en sí de ofrecer PCs a 100 dólares a los niños de los países más pobres del mundo, la pregunta es: ¿para qué los quieren? Si hablamos de la SI se supone que estamos apostando por alcanzar un acceso universal a la información no por dotar de PCs a todo el mundo. El PC es únicamente una herramienta más, no es ni de lejos el eje en el que se sustenta la SI, cuya base es obviamente la información. Hay que entender que a la información se puede acceder de diferentes maneras y a través de distintos medios. Lo importante es poder acceder, el cómo es lo de menos. Eso sí, y como no podía ser de otra forma, la foto del PC de 100 dólares con los políticos de turno no se ha hecho esperar.

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers