Migración de aplicaciones

De propietario a Unix

En anteriores ocasiones esta misma publicación ha abordado los distintos problemas a los que han de enfrentarse los usarios corporativos que deciden migrar todas o parte de sus instalaciones informáticas desde los entornos llamados propietarios hacia sistemas abietos, tecnologías cliente/servidor y entornos de trabajo distribuidos. En esta ocasión, y por considerarlo de capital importancia, el punto de vista desde el que se aborda dicha migración es el relativo a los costes que lleva consigo la adaptación de las aplicaciones bajo procesos centralidos y propietarios, hacia máquinas con Unix como sistema operativo.

Si bien en un primer momento la preocupación principal de los usuarios se orienta hacia la inversión y mantenimiento en sistemas hardware, las dudas y problemas que puede plantear migrar sus aplicaciones hacia Unix, suponen al finalizar dicha migración, la parte más importante de dicha inversión Por todas estas razones, COMPUTERWORLD se puso en contacto con cuatro fabricantes de software que durante años han trabajado con sistemas operativos propietarios y en este momento ofrecen a sus clientes la posibilidad de migrar sus productos hacia el entorno Unix. Computer Associates, D&B Software, SAP y Software AG, aportan sus puntos de vista sobre las distintas cuestiones prioritarias para el cálculo de los costes de un proceso de este tipo.

Costes... ¿qué costes? Los puntos básicos sobre los que se centró la conversación con las tres compañías fueron: costes económicos, con todo lo que hace referencia a la adquisición de los nuevos paquetes y la puesta a punto de las aplicaciones concretas en cada caso; costes en seguridad (¿se pierde o se gana seguridad en el acceso, tráfico y conservación de los datos?) ¿cuál es el coste de recursos humanos? ¿en qué casos es necesario llevar a cabo reorganizaciones departamentales, reestructuraciones en el centro de proceso de datos, etc.? y, por último, ¿cuál es el apoyo que esos fabricantes proponen a sus usuarios para superar las dificultades?. Estos fueron sus planteamientos:

Computer Associates

Para esta compañía, el planteamiento primario nunca viene dado por la conveniencia o no de realizar la migración, sino por una exigencia de competitividad de cara al exterior. Desde este punto de vista, Albert Trepat, director de marketing para sistemas Unix, considera que el fabricante tiene la obligación de suministrar herramientas para que el proceso de migración sea lo más fácil posible, teniendo en cuenta siempre tanto la plataforma de destino (es decir si se trata de MS-DOS con PCs o de una red de estaciones de trabajo de un entorno OS/2 o Windows) y además las herramientas con las que se trabajaba en el mainframe. Si un usuario trabaja con Cobol hay que ofrecerle una emulación total de Cobol en su PC, porque ésto va a simplificarle mucho la tarea.

En este sentido, para CA la calidad de la emulación resulta muy importante, porque de dicha calidad va a depender que el usuario se encuentre más o menos cómodo y por lo tanto se adapte con mayor o menor rapidez a los nuevos métodos de trabajo. Se trata de facilitar el paso de un entorno a otro, todas las veces que haga falta sin rupturas. Además, hay que aprovechar al máximo las ventajas del nuevo entorno. Así, si la aplicación va a llevarse a un entono de PC's hay que aprovechar los beneficios que aportan los interfaces gráficos de usuario.

Albert Trepat, sin embargo no se atreve a concretar el coste económico que todas estas premisas llevan consigo. Lo que tiene claro es que dicho coste ha de ser lo suficientemente bajo, como para que al usuario le resulte rentable e interesante. No se puede hablar por lo tanto de costes a nivel general, porque el cálculo estará en función tanto de la plataforma inicial desde la que parta cada usuario como de la final. De hasta donde se quiere llegar.

Una vez realizada la puesta en marcha de la nueva aplicación, el siguiente problema a encarar es el mantenimiento. ¿Es más o menos costoso el mantenimiento de una aplicación en Unix que bajo un sistema propietario? Es considerablemente menor, si tenemos en cuenta el siguiente planteamiento: tenemos un mainframe utilizado al cien por cien de su capacidad, y las nuevas aplicaciones deseo integrarlas en un nuevo entorno Unix. Entonces sí que el coste será menor, porque la ampliación de un mainframe, tanto en cuanto a hardware como a instalación y mantenimiento, puede resultar mucho más costosa. Lo que a juicio de CA no resulta recomendable es llevar a cabo una migración de este tipo cuando el usuario tiene sus procesos informáticos funcionando bien y de forma competitiva en un mainframe .

¿De qué manera inciden en el personal, los cambios en la forma de trabajar? ¿Cómo son asumidas por parte de los integrantes de los centros de procesos de datos las nuevas estructuras del trabajo distribuido? y ¿hasta qué punto es necesario plantearse un reciclaje del personal, cuando se migra hacia un entorno Unix?.

Para Computer Associates hay que distinguir dos elementos, el primero es el coste de mantener el nuevo entorno como tal. Si se implanta un entorno Unix, se va a necesitar personal especializado en Unix, si la decisión ha sido una red de PC's entonces se necesitarán expertos en redes para que éstas funcionen correctamente. En este sentido, este personal especializado será un coste adicional, que la empresa tendrá que asumir en algún momento del proceso de instalación, o bien considerarlo desde el principio del proyecto, o bien encararlo una vez que la instalación ha de ponerse en marcha.

El segundo elemento a tener en cuenta es lo que puede representar el paso de un programador o un analista desde el mainframe hacia el entorno PC. Para Albert la supuesta inversión en formación, es ciertamente baja, ya que el cambio de cultura que la migración puede suponer, reporta a estos especialistas un gran número de ventajas, por lo que la adaptación se realiza siempre de muy buen grado. Ahora bien, el planteamiento de CA resulta muy claro en cuanto a lo que es el personal de mantenimiento y de actualización de las aplicaciones bajo Unix. En este sentido, Albert aclara que en ningún caso se puede pedir a un técnico de sistemas del centro de proceso de datos que sea capaz de encarar un cometido de este tipo, porque si se hace así el coste de formación puede resultar prohibitivo. Albert apostilla finalmente que este no es además el planteamiento correcto en un proceso de este tipo.

Dun & Bradstreet Software

Este fabricante, al igual que el anterior, tiene sobrada experiencia tanto en lo relativo a aplicaciones en grandes entornos centralizados, como en ofertas para entornos abiertos bajo Unix. Su filosofía a la hora de centrar los costes y problemas de una migración hacia sistemas Unix fueron resumidos por su director comercial, Fernando Moreno Para establecer las implicaciones de tipo económico, de seguridad de la información, del reciclaje de personal, etc, que suponen para una empresa el cambio de un sistema propietario por un sistema abierto, D&B Software establece una metodología de trabajo que pretende responder en último caso a las siguientes premisas:

existencia o no de una experiencia en descentralización de procesos; disponibilidad de PCs o de redes; costes de mantenimiento tanto en software como en hardware; existencia o no de aplicaciones estándares o desarrollos a medida y cuál es su coste de mantenimiento; grado de obsolescencia de las aplicaciones y si éstas cubren funcionalmente los requisitos de la empresa, y por último, qué escalabilidad ofrece el sistema con el que se encuentra trabajando dicha empresa y a qué coste.

Si bien todas estas cuestiones se consideran fundamentales, para Moreno, bajo el punto de vista económico, los costes más importantes que se producen en un cambio de estas característicias son por este orden:

Revista Digital

Impresión profesional

HP Impresion Móvil Pymes