Made in China

No es la primera vez que ocurre. La llegada de un gigante asiático a un mercado dominado hasta ese momento por las grandes marcas norteamericanas causa en un primer momento una sensación de temor ya que perciben que su hasta el momento cómoda evolución en el mercado es amenazada de una forma que escapa a su conocimiento. No nos engañemos. No es lo mismo competir contra tus vecinos a los que conoces perfectamente que contra una empresa asiática ya que su forma de entender al mercado y al cliente es diametralmente opuesta aunque el objetivo sea el mismo: vender.
Éste es el caso de la empresa china Huawei, que aunque lleva aproximadamente diez años operando en el mercado español, su operativa se ha limitado a los operadores de telecomunicaciones, un sector en el que disfruta de una ventajosa posición. Ahora es cuando Huawei ha decidido salir al mercado y abordar el segmento de la gran cuenta es como si pensara: “Ya he conseguido mi objetivo en el sector de los operadores y ahora voy a por el siguiente: la gran cuenta”.
Dicho así, y poniéndome en la piel de los hasta la fecha suministradores de tecnología y potenciales competidores de Huawei, la situación no les puede producir otra percepción que temor. De todos es sabido que el poder asiático –en este caso chino– a la hora de trastocar las bases de un mercado es muy fuerte. Y, o bien se hacen con él o bien abandonan. No hay opciones intermedias.
Por ello, y teniendo en cuenta el reciente anuncio de Huawei de atacar al mundo de la empresa, es fácil augurar que en el sector de las comunicaciones habrá mucho movimiento y que esta decisión hasta podría marcar un antes y un después en el mercado. No hay que olvidar que estamos ante una toda una empresa Made in China, un país en donde fabrican la mayoría de los competidores de Huawei, los cuales, por cierto, –y esto no se debería obviar– no son chinos.

Revista Digital

Impresión profesional

HP Impresion Móvil Pymes