Los Sistemas de Información Geográfica se hacen populares en la empresa

El procesamiento de datos espaciales y la posibilidad de extraer información a partir de ellos es una necesidad cada vez más demandada por las organizaciones de todo el mundo. Ante esta nueva exigencia, los Sistemas de Información Geográfica (SIG) aparecen como una herramienta ideal para crear, gestionar y analizar cualquier tipo de información territorial.

Tecnológicamente hablando, un SIG se puede definir como una tecnología de manejo de información geográfica formada por equipos electrónicos (hardware) programados adecuadamente (software) que permiten manejar una serie de datos espaciales (información geográfica) y realizar análisis complejos con éstos, siguiendo los criterios impuestos por el equipo científico.

Hace más de diez años, el mayor obstáculo a la hora de desarrollar un proyecto basado en SIG era la existencia de ordenadores potentes que permitieran afrontar los procesos de cálculo involucrados en el análisis de datos territoriales; sin embargo, el condicionante principal hoy en día lo constituye la disponibilidad de datos geográficos del territorio a estudiar. Y es que, es precisamente la información geográfica el elemento que diferencia un SIG de cualquier otro tipo de sistema de información. Mientras otros sistemas contienen datos alfanuméricos, la base de datos de un SIG contiene, además, la delimitación espacial de cada uno de los objetos geográficos. Por ello, el SIG tiene que trabajar con ambas partes de la información a la vez: su forma definida en plano (cartografía) y sus atributos temáticos asociados (base de datos), constituyendo con todo ello una sola base de datos geográfica.

Nuevos usos
A pesar de que el sector público siempre ha sido el precursor en la implementación de proyectos SIG, y a día de hoy sigue siendo uno de los principales inversores, cada vez es más habitual que empresas privadas accedan a esta tecnología debido a varias razones. Además del ahorro de costes, Fernando Pereira, ISD sales development para Iberia de Autodesk, destaca la creciente necesidad de integración entre los datos y los sistemas de las compañías, la generalización de la cultura del uso de información de carácter geográfico o espacial y la mayor disponibilidad de datos espaciales.

“La creciente complejidad de las interacciones en los procesos productivos y empresariales exige superar las barreras tradicionales del entorno CAD y enriquecer los datos generados en este entorno con la representación completa de la realidad que permite la tecnología SIG. Además, existe una creciente necesidad de apertura e interoperabilidad entre los SIG tradicionales y el resto de los sistemas de TI de la compañía”, señala Pereira. Por ello, SIG está empezando a ser utilizado en mayores usos para mercados verticales y en organizaciones como departamentos de policía, servicios de telecomunicaciones, minería, transportes, servicios de extinción de incendios, fuerzas militares, servicios de ambulancias, banca y finanzas o salud, entre otros muchos.

Al incorporar el componente espacial, los SIG extienden la utilidad que se puede obtener de los datos existentes en una empresa u organización, ampliando enormemente la posibilidad de análisis que se puede realizar sobre ellos. En cualquier compañía cuya actividad tenga relación con el territorio, una gestión de la información que permita tener en cuenta ese territorio es un valor añadido para una mayor eficiencia en el análisis de la información y, por consiguiente, para una correcta toma de decisiones.

“En un entorno cada vez más competitivo, la capacidad de poder tener una ventaja sobre nuestra competencia a la hora de tomar una decisión estratégica sobre una ubicación es un aspecto que tiene una importancia capital” apunta Luis Barreiro Abraira, director general de MapInfo para Iberia. “En esta línea se sitúa lo que llamamos location intelligence, es decir, valor de la ubicación, que se transforma en la diferencia entre tomar una decisión equivocada o no, algo que no sólo implica una posición en el mercado, sino también el resultado de una inversión económica concreta”, concluye.

Análisis del territorio
Uno de los servicios que más desarrollo ha experimentado en este campo es el aplicado a políticas de geomarketing, que hace uso de información de carácter geográfico, aplicada al proceso de planificación e implementación dentro del marketing. Así, cuando se accede a una página web, es posible captar información sobre los movimientos del internauta con el fin de rediseñar la oferta y alcanzar mayores objetivos. “El uso de SIG ayuda a las organizaciones a encontrar lo que existe en una localización puntual, identificando las áreas que satisfacen los criterios de selección o determinando dónde empezar a tomar acciones dependiendo de las condiciones o los objetivos a realizar”, señala Paulo Barbosa, director del Centro de Competencia Internacional Geoespacial de Edinfor, compañía de LogicaCMG.

En el ámbito de la Administración Local, el número de proyectos en este campo es muy amplio. La Comunidad Autónoma de Cantabria ha anunciado el desarrollo del Plan Nacional de Referenciación Geográfica Municipal, ideado por el Ministerio de Fomento a través del Instituto Geográfico Nacional (IGN), con el objetivo de dotar de coordenadas UTM (Universal Transverse Mercator) a un punto identificable de cada municipio para diseñar la cartografía oficial. Según Dolores Gorostiaga, vicepresidenta y consejera de Relaciones Institucionales y Asuntos Europeos, en la presentación, este plan es “importante para la ciudadanía cántabra ya que la información resultante será plenamente accesible para todos los ciudadanos”.

Gracias a factores tecnológicos de crecimiento en los últimos años, como aplicaciones de carácter geoespacial en entorno Internet (callejeros...), o el creciente uso de los navegadores, el uso de la información geográfica se ha expandido entre público no profesional, ampliando la cultura del uso de este tipo de datos y las tecnologías asociadas a ellos.

Componentes de un SIG
• Hardware: es el equipo donde trabaja, ya sean ordenadores personales o servidores.
• Software: ofrecen las herramientas necesarias para almacenar, analizar y desplegar la información geográfica.
• Datos geográficos: es la parte más importante de un sistema de información geográfica. Pueden ser adquiridos por quien implementa el sistema de información, así como por terceros que ya los tienen disponibles.
• Equipo humano: para aprovechar al máximo su potencia, es necesario contar con el personal adecuado que opera, desarrolla y administra el sistema. Además, es el que establece los planes para aplicarlo en problemas del mundo real.

“Los SIG son parte de la tecnología que inunda el mundo empresarial” Pablo Colom Imaz, Presidente de Genasys

“Iniciativas y organismos públicos, como Open GIS a nivel mundial, o el programa INSPIRE de la UE están introduciendo normas, recomendaciones y estándares que inducen a universalizar la información espacial a través de la creación de Infraestructuras de Datos Espaciales (IDEs)”. Éste es, para Pablo Colom Imaz, presidente de Genasys, uno de los principales motores que favorecen el desarrollo de los sistemas SIG. Para Colom, “los sistemas geográficos son parte de la tecnología informática que inunda el mundo empresarial, gubernamental y privado en el mundo actual. Además, el acceso a imágenes cartográficas está despertando en el gran público una receptividad para servicios que eran impensables hace algunos años”.

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers