Los profesionales van a clase

El e-learning es una realidad en nuestro país

Debido a la constante necesidad de formación, de mejora de los conocimientos y experiencias de los profesionales en la sociedad actual, el uso de Internet para capacitarse no es ya una moda sino una herramienta que facilita la actualización de los mismos. El e-learning se ha convertido en un método eficaz y sobre todo asequible para las empresas.

Cuando se habla de formación de profesionales hay un elemento a tener en cuenta: el coste. Muchas empresas, sobre todo las pymes, no pueden asumir el coste de una formación presencial para sus trabajadores, pero sí de forma virtual, que permite ofrecer cursos a un mayor número de participantes, descentralizada y con flexibilidad de horarios, factor de suma importancia pues facilita al estudiante programar su calendario de cursos. Según algunos datos de asociaciones profesionales, en España el e-learning supone ya el 20% de la formación continua y sus ingresos en Europa en 2005 supusieron 4.300 millones de euros.

Amplia oferta de plataformas
Un elemento que ha contribuido al desarrollo de la formación virtual es la amplia variedad de suministradores que han puesto en marcha plataformas que facilitan la implantación de estos proyectos. Una de éstas es la desarrollada por Indra en la que se ha basado Caja Granada para crear su sistema de formación online. “Teníamos un portal corporativo y una intranet pero cuando nos planteamos un programa de formación no queríamos desarrollarlo internamente, la idea era externalizarlo pero no comprar una solución estándar sino que el proveedor se convirtiera en algo más que un socio tecnológico, que pudiera ofrecer consultoría y asistencia complementaria”, asegura Fernando Peinado, director de formación de Caja Granada.
También para Nuria Salom, directora de coordinación del UICM (Unión Interprofesional de la Comunidad de Madrid), asociación que agrupa a numerosos colegios profesionales, era importante contar con un socio para poner en marcha el proyecto, pero también conseguir financiación de la administración “y fue Garben el que nos facilitó acogernos a FORINTEL, un programa de formación en telecomunicaciones del Ministerio de Ciencia y Tecnología que nos ha permitido desarrollar programas de formación para nuestros asociados”.
Un elemento común a todos los proyectos es que en un principio el número de profesionales que accede a estos cursos era pequeño, a medida que pasaba el tiempo aumentaba de forma exponencial los alumnos. “Hemos desarrollado cursos para todos los profesionales de la Caja –asegura Fernando Peinado–, y aunque iniciamos el trabajo con un proyecto piloto pequeño, a medida que los trabajadores han ido viendo los beneficios han ido accediendo a ellos”.
Un poco más difícil lo tuvieron en los inicios los responsables de UICM. “Nuestros usuarios no eran expertos, eran las personas de más edad de estos colectivos profesionales que no estaban muy familiarizados con las TIC, por lo que nos costó que entraran en este sistema de formación, además alguno de ellos no tenía ordenador ni conexión a Internet y era también una barrera de entrada”, afirma Nuria Salom. Éste fue también uno de los principales escollos que superó Caja Granada. “Pusimos en marcha un sistema de financiación de equipos para nuestros trabajadores y les pagábamos el coste de la conexión ADSL durante el primer año, lo que nos permitió aumentar el acceso a los cursos online”, explica Fernando Peinado.
Todo esto ha dado como resultados que la entidad cuente con más de 800 alumnos matriculados en sus cursos online y que de ellos 600 los finalicen con éxito, utilizándolos para mejorar sus carreras profesionales.
Nuria Salom también asegura que, “la experiencia ha sido buena y sobre todo sirve para concienciar a los profesionales que deben utilizar las TIC, para estimularles, pero hay que tener en cuenta que no todo el mundo tiene el mismo nivel y que se deben diseñar muy bien los cursos para que puedan interesarles”.

Futuro
Tanto Caja Granada como la UICM van a seguir poniendo en marcha nuevos cursos online y en el caso de la primera se complementarán con cursos presenciales pues, como asegura Fernando Peinado, “en un determinado nivel ya no es suficiente la formación online sino que tienes que aportar algo más, porque las sesiones formativas son más efectivas, aunque siempre teniendo mucho cuidado de que el profesional no sienta que se le está matriculando de forma obligatoria en algo que luego va a abandonar”. Lo que está claro es que este tipo de formación va a seguir creciendo en los próximos años y las empresas que no entren en esta rueda están perdiendo una oportunidad importante de mejorar el nivel de sus trabajadores y en definitiva su propia competitividad.


Aprender en comunidad
----------------------------------
El proyecto PITEA, puesto en marcha por la Dirección de Enseñanza Naval de la Armada española tienen como objetivo mejorar la cualificación de sus profesionales y facilitar el acceso e intercambio de conocimiento dentro de la institución. Para Francisco Rosique, capitán de navío de la Armada Española, “ante los nuevos retos de futuro, los antiguos modos de actuar, ajenos a las TIC, resultan totalmente ineficaces. Las Fuerzas Armadas deben compartir y aprovechar el entorno tecnológico que nos rodea. Para la Armada, que necesita actualizar su know how, es ineludible mejorar su capacidad de respuesta inmediata con un acceso continuado a la información de valor. En ese contexto aparece el Plan de Innovación Tecnológica de la Enseñanza (PITEA), como una forma específica de la Armada de tratar esta problemática”. Además Rosique señala que “en la formación militar los profesores alternan destino y docencia, y la enseñanza virtual es una herramienta básica para la continuidad en el nivel y calidad de los temas a impartir. La permanencia de los buques en la mar o lejos de su base confiere especial relevancia a los sistemas virtuales, tanto para la formación de sus dotaciones como para facilitar su mantenimiento y la utilización de los sistemas y equipos”.


La Junta de Castilla y León también se apunta al e-learning
---------------------------------------------------------------------------------
Destinado a la comunidad educativa de la región, alumnos, profesores y padres la Junta de Castilla y León han puesto en marcha, de la mano de Indra, un portal que tiene como objetivo la introducción de las TIC en el ámbito educativo y que ha supuesto la creación e implantación de una plataforma tecnológica que ha hecho accesible a través de Internet la información y servicios de los que dispone el Gobierno Autónomo. Además de información útil sobre el sistema educativo, ofrece zonas para alumnos con aplicaciones multimedia sobre matemáticas, inglés o lengua, así como diccionarios y enciclopedias.

Revista Digital

Impresión profesional

HP Impresion Móvil Pymes