Los alumnos de La Salle se benefician del primer campus inalámbrico al aire libre

Fruto de la colaboración de esta Universidad y Toshiba

El campus del Centro Universitario La Salle no es el primero de carácter inalámbrico que se crea en una universidad española, aunque sí es pionero en cubrir con acceso a Internet zonas al aire libre. La iniciativa, de la que podrán disfrutar 1.600 alumnos de la universidad y sus profesores, se ha hecho realidad gracias a la colaboración de este centro con el fabricante Toshiba.

Los alumnos del Centro Universitario La Salle no tienen que preocuparse en pedir los apuntes si no pueden acudir a las clases, pues ya es posible que consigan toda la información de las asignaturas e incluso seguir el desarrollo de las clases a través de streaming en Internet, gracias a la tecnología Wi-Fi de conexión inalámbrica y a los portátiles Toshiba con los que cuenta la universidad y que permiten el acceso a servicios de banda ancha desde cualquier zona del mismo, desde las aulas, pasando por los despachos, la cafetería y los auditorios, hasta desde su campus al aire libre. Esta cobertura inalámbrica se ha llevado a cabo gracias a un acuerdo de colaboración entre La Salle y Toshiba que comenzó hace dos años y que, además de una oferta especial de portátiles para profesores y alumnos y la ayuda para construir este campus inalámbrico, proporciona a los alumnos la posibilidad de conectarse a Internet desde unos puntos informáticos ubicados en los pasillos desde los que pueden consultar su correo electrónico, elaborar y entregar trabajos o conocer sus calificaciones. También, como fruto de este acuerdo, la universidad acaba de inaugurar un aula informática con portátiles, que, como explica Juan Antonio Ojeda, director del Centro Universitario, “nos ha permitido tener doce alumnos por cada ordenador, frente a la cifra media nacional, de 27 alumnos por ordenador”. Asimismo el centro dispone de ordenadores y video-proyectores en más del 70% de sus aulas.
Ojeda señala que los objetivos de este acuerdo con Toshiba, además de proporcionar el mencionado acceso inalámbrico a banda ancha, son el establecimiento de un diálogo cercano entre el ámbito de la universidad y el de la empresa y ahondar en proyectos con componentes de investigación sobre el uso de las nuevas tecnologías en el campo de la educación. “Como reto para los nuevos tiempos –señala Ojeda– nos hemos marcado intentar que este acceso a las Tecnologías de la Información sea un factor integrador y nunca discriminador de aquellos alumnos que disponen de menos recursos económicos o tienen handicaps como la discapacidad.

Portátiles con precios especiales para estudiantes
Entre las iniciativas de Toshiba para impulsar la venta de ordenadores portátiles entre estudiantes destaca la fabricación de equipos de bajo coste especialmente diseñados para estudiantes y cuya venta quieren promover en las universidades. “Nuestra oferta consiste en dos modelos –apunta Alberto Ruano, director general de Toshiba España– uno de ellos basado en Pentium 4 y el otro en Centrino, que vendemos a precios muy competitivos y con el apoyo de una entidad financiera como es, en el caso de La Salle, el BSCH”. En función del modelo, según Ruano, los estudiantes pueden ahorrarse entre 250 y 300 euros (estos portátiles cuestan entre 1.000 y 1.200 euros) respecto a otros equipos de Toshiba para el mercado habitual. El fabricante ya ha vendido 8.000 unidades dentro de esta oferta y espera ampliar esta cifra a 25.000.
Por su parte, La Salle subvenciona la compra del portátil a sus profesores, que se pueden ahorrar 600 euros.


Las TI cambian la forma de educar
------------------------------------------------
Juan Antonio Ojeda, director del Centro Universitario La Salle, tiene claro que la incorporación de las nuevas tecnologías al campo de la educación modifica enormemente tanto el rol de los alumnos como el de los profesores. Ambos deben adaptarse a una nueva forma de aprender y educar, respectivamente: “Por una parte, el profesor adquiere mayor protagonismo porque puede comunicarse de forma más interactiva, pero es el papel del alumno el que más cambios sufre. Cobra un nuevo protagonismo, aumenta su capacidad de iniciativa y mejora su trabajo personal y en equipo”. A pesar de que las nuevas tecnologías permiten al alumno seguir las clases a distancia Ojeda asegura que su centro sigue apostando por una enseñanza semi-presencial.
Por su parte, Alberto Ruano, director general de Toshiba España, señala que los principales beneficios que brindan las TI al modelo educativo son similares a los que proporciona al ámbito empresarial: “Al alumno las TI le permiten ahorrar tiempo, incrementar su productividad e introducirse en el mundo de la informática de forma saludable y a las universidades les proporcionan las ventajas de ahorro de costes y espacios, la mejora de su imagen y de su competitividad respecto a otros centros”.

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers