Las TIC se convierten en la mejor medicina para superar la crisis

Virtualización y outsourcing: tendencias en alza

Una etapa de incertidumbre económica como la que vive la economía mundial no desemboca necesariamente en algo negativo. Las Tecnologías de la Información pueden ayudar a las organizaciones a ser más eficientes y productivas en momentos en los que el gasto se perfila como una preocupación primordial.

Aunque no hace muchos meses aún existía un debate en una gran parte de la opinión pública sobre cómo denominar a la actual situación que atraviesan las economías de todo el mundo, ya nadie niega que estamos atravesando una de las crisis más profundas de las últimas décadas.
La palabra crisis genera, en sí misma, cierto temor producido por una situación de desconocimiento y desconfianza ante un futuro incierto. Algo que, por el contrario, y según muchos expertos, no tiene por qué ser necesariamente entendido como algo negativo, ya que genera una obligatoria situación de cambio. Y, a pesar de que, precisamente, el cómo afrontar esa nueva situación es lo que genera mayor temor y desconcierto, es también lo que permitirá a las organizaciones, tanto públicas como privadas, tomar las medidas adecuadas para fortalecer sus negocios. Como bien apunta Antonio Novo, responsable del área TIC de La Bella Easo, “nuestra economía requiere un cambio estructural para adaptarse a las nuevas circunstancias”. Dentro de esas medidas las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones juegan y jugarán un papel fundamental, ya que aquellas organizaciones que sean capaces de hacer un uso más eficiente y productivo de las TIC, saldrán mucho más fortalecidas de esta complicada situación.
Para comprobar cómo la crisis está teniendo sus efectos en todos y cada uno de los sectores de la economía y analizar la importancia que las Tecnologías de la Información tienen a la hora de paliar las consecuencias de la actual coyuntura económica, ComputerWorld ha consultado a los directores de tecnología y sistemas (CIO) de algunas de las principales compañías de nuestro país en sectores tan diversos como la banca, la alimentación, la abogacía, la hostelería, el transporte, las telecomunicaciones, la energía o el sector seguros.

Causas
De acuerdo con los resultados de dichas encuestas, el 77% de los CIO considera que la principal causa de la desaceleración económica que estamos viviendo en la actualidad es la subida del precio del petróleo, seguida de la fuerte bajada de actividad en el sector de la construcción, con un 69%; y del aumento de los intereses bancarios, con un 61,5%. Otras razones que apuntan los directores de sistemas son la inflación, el aumento del paro, la dependencia española del ahorro y de la inversión internacional o el incremento del coste de las materias primas. Según Joaquín Reyes, CIO de Cepsa, en la crisis actual “confluyen, además de una falta de liquidez en el sistema financiero –derivada de la incertidumbre sobre la calidad de los activos afectados por las hipotecas basura–, un fuerte incremento del coste de las materias primas y particularmente de la energía –acentuado por la rigidez en la oferta y la importante demanda de países, como China e India, en pleno desarrollo–. En muchos sectores productivos, como el de la comercialización de carburantes, productos petroquímicos o el transporte, este incremento de costes –que para el crudo ha sido del 73% en el primer semestre– no puede ser trasladado directamente a los productos finales y el resultado es una caída de los márgenes”. Todos estos factores, que han llevado a los países a una etapa de recesión, han generado una alteración considerable en las inversiones, particularmente en el sector TIC. Según las respuestas de la encuesta, el 84,6% está convencido de que dichas inversiones tecnológicas se verán alteradas por culpa de la situación, y el resto cree que será cuestión de tiempo. “En momentos como el actual es necesario aplicar medidas de contención en el gasto, y ello incluye también el gasto tecnológico”, apunta Miguel Montes, director de operaciones y sistemas de Banco Sabadell. Además, el 58% de los encuestados cree que la crisis ya ha llegado a su organización mientras que sólo el 42% contesta negativamente a esta cuestión.

¿Contención tecnológica?
A pesar de esta radiografía tan poco positiva, el 84,6% de los CIO asegura que su compañía no reducirá su presupuesto de TI para este año, frente al 15,4,%. Esta misma línea de optimismo se manifiesta también en la respuesta sobre la posibilidad de que las plantillas de TI se vean reducidas. El 69,2% de los directores de tecnología asegura que su empresa mantendrá el mismo número de empleados TI para este año, mientras que el 23% lo aumentará y tan sólo el 7,6% lo reducirá. En estos momentos de incertidumbre económica, no todos los departamentos de las empresas y organizaciones se ven afectados de la misma manera y los recortes siempre llegan antes a unas áreas que a otras. Según los datos extraídos de la encuesta realizada por este semanario, el 38,4% no han visto reducir ninguna de las áreas de su empresa, mientras que el 38,4% han apuntado al departamento de marketing, seguido del de Administración, con un 30% y de TIC, con un 23%.
A juicio de los CIO, los diferentes sectores de TI se verán afectados por esta coyuntura económica de diversa forma. El 76,9% de ellos cree que el área de servicios será la más tocada por esta crisis, seguida del hardware, con un 30,7% y del software, por un 23%. En la última posición de la lista se encuentran las comunicaciones, con tan sólo un 7,6%.
A pesar de todos estos datos negativos que se extraen de las cuestiones planteadas a los directores de sistemas de las diferentes empresas, el 100% de los encuestados considera que lo peor de la crisis aún no ha pasado y nos quedan momentos difíciles que superar.

Tecnología como solución
Pero, como ya adelantábamos al comienzo de este artículo, no todo lo que se puede extraer es negativo. Una situación de crisis como la que atraviesa en la actualidad la economía mundial favorece las inversiones en tecnología, ya que, según Montes, “ofrecen rentabilidades elevadas en el corto plazo y especialmente aquéllas que contribuyen a reducir nuestros costes de explotación. Al igual que antes de la crisis, la tecnología sigue jugando un papel fundamental en la mejora continua de nuestra productividad”.
Según los datos de la encuesta, la virtualización, con un 69,2%, será la tecnología más demandada en un momento como el actual, seguida del outsourcing, con un 61,5%. A estas dos tendencias le siguen el CRM (Customer Relationship Management), BPM (Business Process Management) y BI (Business Intelligence), con un 38,4%; y ERP (Enterprise Resource Planning), software as a service y comunicaciones unificadas, con un 23%. “Un departamento de TI eficaz también contribuye a un negocio sólido porque es capaz de dar el soporte necesario para que la compañía y las personas que trabajan en ella puedan desarrollar su cometido de forma óptima”, señala Araceli García, CIO de Vodafone España. Por su parte, Óscar Gómez, CIO de Renfe, apunta que “es un momento fantástico para el desarrollo de la innovación en las organizaciones, personas y tec

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers