¿Ladrones o piratas?

Los datos que año tras año hace públicos la BSA ponen de manifiesto cada vez con mayor intensidad que en nuestro país hay una falta total de respeto al trabajo ajeno. Sí, porque a pesar de las múltiples campañas de concienciación que realizan diferentes empresas TIC, así como distintas entidades, la piratería en nuestro país sigue incrementándose año a año. En estos momentos, casi la mitad del software (46%) que se instala es pirata/robado, y no estamos haciendo referencia a “chavales” –como dicen muchos para justificarse– sino a empresas de todos los tamaños y a organismos públicos. De hecho, uno de los segmentos en donde se registra mayor índice de piratería es en la Administración Local. ¿De quién es la culpa? Pues vamos a ser sinceros y olvidar los discursos que justifican estas acciones por falta de recursos: los culpables son los que admiten y aprueban esa instalación y/o lo venden. Ya no vale, tampoco, la falta de conocimiento, porque esto es falso. La única razón que guía a estos delincuentes es conseguir un beneficio gracias al perjuicio de un tercero. Un tercero que en este caso es la industria del software, que el pasado año soportó unas pérdidas de 600 millones de euros. Una industria que en nuestro país está formada por 12.000 empresas que generan 80.000 empleos directos y 300.000 indirectos. Personalmente, estamos ante una cuestión de falta moralidad y esto no se arregla con mensajes informativos, ni con campañas puntuales como la recientemente lanzada por el Ministerio de Industria bajo el eslogan “Sé legal”. Puede que el objetivo sea el correcto pero el resultado será el de siempre: incremento de la piratería. Llegados a este punto es hora de llamar a las cosas por su nombre y dejarse de chorradas como “piratas” o “piratería” y decir ladrones y robo.

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers