La sostenibilidad del sistema sanitario, ¿una quimera?

Los ajustes presupuestarios derivados de las crisis y los cambios demográficos y epidemiológicos, entre otros factores, urgen a un cambio en el modelo de salud actual

Transformar el modelo. Ésta parece ser la única vía para lograr disponer de un sistema de salud de calidad, sostenible y perdurable en el tiempo. Un sistema –o mejor dicho 18: los del las 17 comunidades autónomas y el de las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla– que deberá utilizar las TIC como palanca en este camino hacia una mayor productividad, eficiencia, progreso y, en definitiva, mejor calidad asistencial al ciudadano.

El hecho de que el sistema nacional de Salud (SNS) necesite un importante lavado de cara no es ningún secreto. Muchos expertos y estudios recuerdan que la sociedad cambia y ello exige una nueva respuesta por parte de las autoridades en materia de sanidad. Al envejecimiento de la población –en 2050 España será el país más viejo de Europa– y al aumento de las enfermedades crónicas, entre otros factores demográficos y epidemiológicos, se une ahora la constricción presupuestaria derivada de la crisis económica y que abre otro nuevo desafío al sistema sanitario español actual. Como indica un estudio realizado por la Asociación Española de Empresas de Consultoría, hecho público el 18 de noviembre, el reto financiero al que se enfrenta el sistema sanitario español obligará a una racionalización de los costes y a una mejora de la eficiencia. Asimismo, deberá mejorar la gestión y cambiar el modelo organizativo. Unos desafíos a los que se unen al menos dos más: responder a la evolución tecnológica y lograr la interoperabilidad de los 18 subsistemas sanitarios españoles y educar al ciudadano y establecer estrategias de corresponsabilidad para que use el sistema de forma más sostenible.
José María Moyano, director de sanidad de Fujitsu, está de acuerdo con esta perspectiva: “El gran reto que afronta el SNS es la sostenibilidad del Servicio Sanitario Público que se ofrece a los ciudadanos. Los niveles de calidad y coste actuales son muy positivos comparados con los de otros países desarrollados, pero debemos aumentar la eficiencia, optimizar los procesos y ahorrar costes de forma significativa para continuar ofreciéndolo en las condiciones actuales de crisis”. En esta línea, Alfonso Martínez, director de sanidad de GE, afirma que es clave “aumentar la calidad, reducir los costes e incrementar el acceso al sistema sanitario”. Aunque Javier Olaizola, responsable de sanidad de IBM Global Business Services España, va más allá y asegura que según estudios realizados por su organización “si no se adoptan medidas de forma inmediata, el modelo actual no será sostenible en el año 2015”.

PAPEL DE LAS TIC
Todos los expertos consultados afirman que la clave para superar estos retos está, en gran parte, en la apuesta por las Tecnologías de la Información y las Telecomunicaciones. “Las TIC juegan un papel principal como motor del cambio”, asevera Olaizola. Es más, en ellas está la clave para acometer otros desafíos del sector como, recuerda Moyano, “completar el despliegue de la receta electrónica a todos los servicios autonómicos de salud y otros servicios básicos de cita previa o de atención telefónica o web; mejorar la atención a enfermos crónicos y lograr la interoperabilidad de sistemas necesaria para que el ciudadano pueda disponer de su historia de salud en cualquier parte de España o Europa”.
Y es que gracias a las TIC, asegura Lola Ruiz, directora de estrategia de sanidad de HP, crecerá “la eficacia y la eficiencia de las actividades sanitarias y se potenciará la generación de riqueza, la contención del gasto y la optimización del coste“. Asimismo, prosigue Ruiz, “las TIC favorecen la reducción de riesgos, lo que mejora la calidad de la atención”.
“La sanidad es un área que necesita atender de forma ágil a una demanda muy elevada –recuerda por su parte Alfredo Jiménez, director de sanidad de Microsoft Ibérica–. Para ello las CC.AA. deben encontrar un sistema que permita mantener la calidad de la sanidad sin incurrir en aumentos de costes difíciles de asumir. Y aquí las TIC son cruciales. También permiten brindar servicios online siempre disponibles, ahorrando costes y tiempo al paciente y al médico”.

LOS PROYECTOS EMBLEMÁTICOS
Pero, ¿en qué estado se encuentran los proyectos emblemáticos del SNS: la historia clínica digital (HCD) y la receta electrónica? Según el estudio Las TIC en el SNS, elaborado por Red.es el pasado enero, la implantación de la HCD ha avanzado mucho. Los centros de salud de 10 CC.AA., Ceuta y Melilla tienen HCD centralizada o integrada y el resto de comunidades están extendiendo sus soluciones. En cuanto a la receta electrónica, ya está implantada al 100% en Andalucía, Baleares y Extremadura, otras cinco CC.AA. (Canarias, Cataluña, Galicia, la Comunidad Valenciana y el País Vasco) están extendiendo el servicio y el resto ha abordado la primera fase del proyecto. Como explica Sebastián Muriel, director general de Red.es (la entidad que ha desarrollado junto al Ministerio de Industria y al de Sanidad el programa Sanidad en Línea, del que ya se está ejecutando su segunda parte, en colaboración con las CC.AA., “este tipo de proyectos de envergadura llevan tiempo aunque nos hemos marcado 2012, año en el que finaliza Sanidad en Línea II, como la fecha límite para conseguir la interoperabilidad de la HCD y que la receta electrónica en todo el territorio sea una realidad”. Muriel asegura que en el SNS el 42% de las farmacias ya dispensa medicamentos electrónicamente o tiene potencial para hacerlo y que la e-receta ya está operativa en el 40% de los centros de salud. En cuanto a la HCD, el director de Red.es indica que el 98% de los centros de salud la tiene, el 70% de los hospitales tienen sistemas de información con estas funcionalidades de gestión de pacientes y el 87% de los médicos que trabajan en estos centros se apoyan en dichos sistemas. “Desde el punto de vista tecnológico, la interoperabilidad está resuelta, aunque hay que pulir aspectos operativos/procedimentales y de procesos”. Según Muriel, “aunque hay países, como EE.UU, que destacan por la modernización de las instalaciones de sus hospitales, en la relación de información y disponibilidad de ésta España está a la cabeza en todo el mundo”.
José María Moyano, de Fujitsu, está de acuerdo en que tanto la HCD como la receta electrónica son proyectos que han funcionado “bastante bien y han permitido implantar proyectos con resultados excelentes. Pero no podemos conformarnos: hay que extenderlos a todos los Servicios de Salud”.
Para Alfonso Martínez, de GE, el avance ha sido importante, “aunque hay que racionalizar las inversiones y trabajar en su retorno. Hoy, más que nunca, hay que analizar los proyectos que se van a ejecutar desde un punto de vista económico, para obtener la calidad/precio esperada”.
Por su parte, Lola Ruiz, de HP, reflexiona sobre la HCD diciendo que aún hay bastante camino por andar, aunque aspectos como la cita por Internet “sí han experimentado un crecimiento mucho más notable”. Y, respecto a la interoperabilidad, Guillemo Hita, consultor de sanidad de Steria, asegura que el reto es seguir avanzando en las áreas técnica, semántica, funcional, organizativa, legal y pol&#

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers