La Salle crea un parque de innovación tecnológica y empresarial como trampolín tecnológico. Contará con capital semilla

Las spin-off han sido la gran revelación de lo que se ha dado en llamar Nueva Economía. Y es que los campus universitarios son, a veces, verdaderas minas de oro. Así lo ha visto La Salle que ha procedido a la creación del parque de innovación de Barcelona.

Las instalaciones, que ocuparán una superficie total de 12.000 m2 en Barcelona, estarán acabadas para mediados de 2002. Según Josep M. Piqué, director del Parque de Innovación Tecnológica y Empresarial, el parque potencia las sinergias y las orienta a maximizar la satisfacción de las necesidades de las compañías y del mercado.
Se trata de un espacio de encuentro entre universidad y empresa que se ha creado con la intención de fomentar la investigación, la trasferencia de tecnología, el desarrollo y la creación de empresas. Para Daniel Cabedo, director general de Ingeniería y Arquitectura de La Salle, con esta iniciativa “queremos cambiar la mentalidad del licenciado que busca como meta un trabajo indefinido para promocionar que tenga otras iniciativas”. El año pasado más de 1.250 alumnos recibieron formación en cursos específicos de emprendedores. En 2000 se estudiaron 30 planes de empresa que se concretaron en la constitución de dos empresas: Plasticsarea.com y Biz2peer.com. La mayor parte de los proyectos surgieron de alumnos de La Salle (principalmente de masters), aunque también se presentaron proyectos de antiguos alumnos. Este año se prevé que sean muchos más gracias al método de formación en línea que acaba de estrenar la escuela. El nuevo formato virtual se pone en marcha con el inicio del master en comercio electrónico on-line. Posteriormente se aplicará a otros masters, un total de 18, que tiene la escuela, posicionados entre la tecnología y el management.
El edificio del parque tecnológico incluirá las últimas tecnologías en la construcción y la información como equipamiento domótico, cableado estructurado, fibra óptica y placas solares para minimizar el consumo energético. Contará con diversos espacios entre los que destacan un laboratorio de domótica una biblioteca digital y un campo de antenas, que será una extensión diseñada especialmente para la investigación y desarrollo de proyectos de radiofrecuencia. La intención es que el Parque sea un trampolín tecnológico y, con el fin de apoyar a los emprendedores en la creación de nuevas empresas, se ofrecerá una serie de servicios de soporte a los proyectos empresariales.

Soporte en la creación
Los emprendedores contarán con ayuda para la realización del plan de empresa con un tutor que asesorará y orientará en las primeras etapas y un soporte legal y administrativo en la creación y puesta en marcha de la empresa. Asimismo se contemplan las necesidades de financiación que puedan tener. La Generalitat, con el objetivo de convertir a Cataluña en el gran trampolín tecnológico del sur de Europa, ha previsto destinar hasta 2003 un total de 1.500 millones de pesetas para la creación de una red de trampolines tecnológicos.
En caso de La Salle, la administración catalana entregará hasta 16 millones de pesetas por proyecto que servirán como capital semilla, es decir, para la primera fase. Por parte de la escuela se garantiza una segunda fase de financiación dentro de una empresa de capital riesgo. Aunque en un principio se consideró la constitución de un fondo de capital riesgo propio finalmente “tendrá una silla en uno ya creado. Este fondo será efectivamente para la financiación posterior al capital semilla proporcionado por la Generalitat de Cataluña”, asegura Josep M. Piqué. Con la participación en el fondo de capital riesgo se baraja la disponibilidad de entre 500 y 1.000 millones de pesetas. Actualmente se están formando en los masters de La Salle en e-business y comercio electrónico y el virtual un total de 1.200 personas que han comenzado a trabajar su plan de negocio que verá la luz en ocho meses. A la primera fase, en la que se otorgará el dinero semilla, pasarán unos 10 ó 12 proyectos que se seleccionarán en septiembre.
Se formará además un patronato compuesto por empresas e instituciones con las que habitualmente colabora la escuela como Epson, Transiciel, Simon, Soluziona, y Gedas, que ya han confirmado su participación. Este consorcio participará tanto económica como tecnológicamente en las actividades del parque. Según Cabedo, la creación del parque es un reto que “La Salle quiere compartir, una vez más con la empresa, con la seguridad de que las instituciones y las entidades empresariales no dudarán en cooperar”. El consorcio tendrá un papel muy activo para que los proyectos que se desarrollen estén relacionados con lo que necesitan las empresas”, puntualiza Piqué.

Otras líneas de investigación
Asimismo se ofrecerá un espacio para alojar los departamentos de I+D de las empresas. Además de la dotación económica y de infraestructuras para los proyectos de los emprendedores, el Parque de Innovación Tecnológica y Empresarial de La Salle albergará también otras líneas de investigación que complementarán el vivero de empresas.
Habrá diferentes grupos de investigación que centrarán su labor en las áreas de acústica industrial, automática y control; comunicaciones; electrónica y microelectrónica; paralelismo; proceso digital de la señal; sistemas inteligentes; telemática; domótica; multimedia y arquitectura; representación y computación. El centro de trasferencia de tecnología también se pone a disposición de los emprendedores. El CTT de La Salle consta de grupos de CAD, de desarrollo acústico, de electrónica e informática, de integración tecnología y multimedia, el laboratorio de comunicaciones y EMC, de televisión digital, de redes y servicios de banda ancha y de tecnologías educativas.

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers