La Sagrada Familia recurre al CAD para su finalización

Esta tecnologia permite proyectar el templo de forma virtual

La Sagrada Familia de Barcelona fue planteada por Gaudí como una obra dedicada a la gloria de Dios. El arquitecto pretendía, a través de una lenta evolución, llegar a la obra perfecta, culminar un edificio que se eleva como un monte artificial alzándose majestuoso hacia el cielo. Pero se trata de una obra inconclusa al ser financiada con las aportaciones de la caridad pública, cuyas obras se han visto repetidamente paralizadas por la falta de fondos, aunque en los últimos tiempos, el empleo de programas de diseño está facilitando su culminación.

Finalizar la obra de arte que Antonio Gaudí comenzó es una tarea compleja y fascinante para el equipo de arquitectos que se afana en terminar la construcción de la Sagrada Familia de Barcelona, prevista para 2007, coincidiendo con el 125 aniversario de la colocación de la primera piedra, según las previsiones del actual arquitecto jefe del templo, Jordi Bonet.
Con motivo del 150 aniversario del nacimiento de Gaudí, los responsables de la construcción de la Sagrada Familia nos detallan la marcha de las obras y la ayuda sustancial que aportan los programas de diseño y, entre ellos, la tecnología de Autodesk.
Más que un edificio, el Templo de la Sagrada Familia es una obra de arte, una estructura que alberga una multiplicidad de propuestas arquitectónicas nuevas, tanto desde el punto de vista estructural como formal y que se ha convertido en símbolo del espíritu innovador y cosmopolita de Cataluña. La construcción de la catedral dio comienzo el 3 de noviembre de 1883, pasando a manos de Gaudí al año siguiente quien, en lugar de dibujarlo, prefirió proyectar sus ideas en maquetas de yeso, diez veces más pequeñas que el tamaño real. Aunque las maquetas se dañaron seriamente en la Guerra Civil, no se perdieron y fueron restauradas posteriormente.
“Actualmente, podemos considerar construido alrededor del 50 por ciento del total”, explica Jordi Faulí, arquitecto director adjunto. Una vez terminadas la cripta y la fachada del ábside, Gaudí programó una construcción por partes empezando por las dos fachadas del transepto y prosiguiendo por las naves del interior, las cúpulas de las sacristías y las torres centrales, para acabar con la fachada principal. Él sólo pudo dejar bastante avanzada la Fachada del Nacimiento, que se terminó después de su muerte junto con la de la Pasión. “Hoy día se trabaja en las naves del interior, cuya finalización está prevista para 2007 -señala Faulí-, el ritmo de las obras ha dependido de los recursos económicos procedentes de donativos de particulares”.

De la naturaleza a la geometría
“El edificio nació como un intento de traducir las formas naturales al plano geométrico. Todas las formas arquitectónicas de la catedral son mecanismos de geometría, como el paraboloide, el hiperboloide, las generaciones en espiral y otras”, detalla el arquitecto Alexandre Vila, encargado del dibujo informático. De ahí el papel que juegan los programas de CAD en el proyecto.
El templo posee un conjunto de leyes de proporciones que determinan desde el espaciado de las columnas hasta la distribución de los huecos en las fachadas. “Estas leyes son la parte más importante del legado de Gaudí -asegura Vila-, nosotros hemos tenido que obtenerlas a partir del estudio de los modelos originales y precisamente porque todo se basa en la geometría, es útil emplear programas de CAD para dibujar elementos y maquetas virtuales del conjunto”.

Hasta dos años por pieza
El uso de los programas de diseño por ordenador se inició en 1992 con CADDS5. Los dibujos en 2D no permiten validar un elemento a construir, mientras que los programas de diseño asistido por ordenador (CAD), entre ellos, los desarrollados por Autodesk, permiten generar piezas virtuales y validar las versiones previas. “Cualquier elemento a estudiar en la Sagrada Familia requiere entre 20 y 50 versiones o variaciones dibujadas en CAD y de 3 a 5 versiones construidas en maqueta a escala reducida -sostiene Alexandre Vila-, el proceso de análisis y validación de cada elemento a construir puede llevar hasta 2 años”.
Los programas de CAD y CAM (fabricación asistida por ordenador) abarcan buena parte del proceso constructivo: “Dibujar en 3D es en realidad construir virtualmente y por tanto más fiel y preciso que cualquier otro método”, explica Vila. En este sentido, Gaudí fue un adelantado a su tiempo: “Con el cálculo de estructuras en 3D Gaudí realizó uno de los mayores esfuerzos de los arquitectos de la época para comprender el comportamiento estructural de un edificio”, añade Jordi Faulí.
Los responsables de la reconstrucción del templo utilizan, entre otros programas, Autodesk Mechanical Desktop, la aplicación de modelado de superficies de Autodesk basada en AutoCAD. Gracias a esta tecnología pueden modelar las singulares y complejas formas geométricas usadas por Gaudí. Además, al emplear procesos de fabricación más cercanos a la industria que a la Arquitectura y Construcción, los arquitectos necesitan una aplicación mecánica, como ésta en lugar de una de Arquitectura, más indicada para edificios standard.
La realidad virtual y la representación en 3D agilizan la fabricación de prototipos, creando moldes y originales para las maquetas, aunque son estas últimas las decisivas en la construcción. Por último, es imprescindible un buen equipo de modelistas que las ejecute.
Además, la fabricación asistida por ordenador puede colaborar en muchos procesos de la construcción de moldes a tamaño real pequeñas series de piezas en piedra cortadas directamente de los dibujos del CAD, con costes mucho más ajustados. “Con una impresora 3D podemos enviar directamente modelos a escala reducida y visualizar todas las incidencias que posteriormente se plantearían en la obra -comenta Alexandre Vila. Finalmente máquinas de corte con control numérico pueden ejecutar moldes, matrices o piezas en diferentes materiales incluso piedra”.

Obra escultural
Si la parte arquitectónica es una fiel reproducción del proyecto de Gaudí, la ejecución de la importante carga escultórica de la catedral se apoya en mayor medida en la aportación creativa de distintos artistas y artesanos. “Dependemos de la capacidad de vincular artistas y artesanos a la obra, los cuales harán su propia aportación creativa”, señala Faulí. Esta conjunción entre arquitectura y escultura justifican el empleo de aplicaciones informáticas como las de Autodesk, que “permiten trabajar con ensamblajes de miles de elementos y poder procesar ocultaciones e interferencias entre piezas, así como operar con ellas en un entorno virtual”, concluye Vila.

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers