La regulación del e-mail deberá realizarse a través del Estatuto de los Trabajadores

El Grupo Parlamentario Socialista ha presentado una Moción en la insta al Gobierno a regular diversos aspectos de las comunicaciones entre empresarios y trabajadores realizadas mediante el correo electrónico.

La Moción, según explicó su portavoz adjunto, Francisco Arnau, “sólo hace referencia al uso del correo electrónico dentro de las empresas”. La utilización del correo electrónico como instrumento de comunicación entre la empresa y el empleado tuvo su respaldo jurídico hace dos años, cuando una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid sentó jurisprudencia en la dimisión de un trabajador, con contrato de alta dirección, emitida a través del correo electrónico, dentro del plazo de preaviso fijado en el contrato.
La postura positiva del Grupo Socialista hacia el correo electrónico como cauce adecuado de comunicación entre la empresa y el empleado se mantendrá siempre que su regulación se ejerza bajo el amparo del Estatuto de los Trabajadores. “El registro del mensaje de correo electrónico debe ser reconocido como cualquier otro derecho inherente a la intimidad del trabajador y al secreto de las comunicaciones”, comenta Francisco Arnau.
Las alternativas de regulación del comercio electrónico son diferentes en cada país. En Holanda, por ejemplo, la regulación laboral del e-mail se realiza a través de los sindicatos.

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers