La inversión en TI vuelve a ser relevante en el sector financiero

Con un nuevo enfoque en la gestión y en los recursos

El énfasis en la reducción de costes de TI y los años de ajuste vividos por el sector financiero español han marcado la pauta del mercado, más centrado en operaciones internas que en aplicar eficazmente las bonanzas tecnológicas al negocio. Con una moderada recuperación en el año 2004, los analistas apuntan en sus estudios la llegada de un nuevo ciclo tecnológico marcado, no sólo por una gradual recuperación de la dedicación de recursos, sino, principalmente, por un nuevo enfoque de gestión.

Si el ejercicio 2003 estuvo marcado por la estabilización de los costes e inversiones tecnológicas en el sector bancario español, que sólo se incrementó un 1,6%, frente al 10,6% del año precedente, el año 2004 ha puesto de manifiesto el cambio de tendencia y la llegada de una paulatina recuperación en cuanto a la dedicación de recursos de TI. Así se desprende tanto del último estudio anual realizado por Accenture, que ha contado con la participación de veintiocho entidades (siete bancos y veintiún cajas), que representan el 65% del sector del sistema bancario español por activos totales, como del informe elaborado por la consultora IDC, ambos correspondientes al ejercicio 2003.
En este sentido, IDC apunta al proceso de consolidación del sector financiero español, que se redujo de 424 entidades bancarias en el año 2002 a 419 en 2003, así como al cumplimiento de las nuevas normativas internacionales (Basilea II), como aspectos estratégicos para acelerar la inversión en TI durante los últimos años.

Capacidad competitiva
Las conclusiones del “Estudio de costes de TI en las entidades financieras españolas en 2003” de Accenture pone de manifiesto que, tras dos años de ajuste, este sector ha reducido sus costes de TI, sin menoscabo sobre el resto de los costes operativos, que han continuado creciendo y dificultando el objetivo prioritario de alinear las inversiones en tecnología y negocio. “El principal reto de las entidades sigue siendo centrar de nuevo la atención en la tecnología como palanca para mejorar la capacidad competitiva, manteniendo el control sobre los costes de TI. Es imprescindible recuperar el papel tradicional de la tecnología como agente innovador en el sector financiero”, asegura José Antonio Fernández, socio de Accenture.
Pese a la tendencia seguida por el sector bancario de centrarse en las operaciones internas de TI, en detrimento de una mayor atención a la evolución del negocio y a las oportunidades que ofrece la tecnología para mejorar la capacidad competitiva, Fernández señala que “completado el proceso de reducción de costes, concluye un ciclo e iniciamos uno nuevo que vendrá marcado tanto por nuevos objetivos, como por un nuevo enfoque de gestión”.
La consultora IDC apunta en su estudio que uno de los primeros problemas que los bancos deben afrontar es la gestión de los datos, tanto para cumplir los requerimientos regulatorios como para mejorar la relación con los clientes mediante una visión global del negocio y una gestión totalmente integrada con el resto de los sistemas.

Agente innovador
Para la mayoría de las entidades presentes en el estudio, la contención y la mejora de la eficiencia siguen siendo los objetivos prioritarios tanto en 2003 como en 2004, seguido por el desarrollo de la multicanalidad y de la operativa de oficinas. Si bien, los últimos datos ponen de manifiesto la relevancia de las nuevas normas contables y Basilea II en la dedicación de recursos para construir nuevas capacidades tecnológicas frente al mantenimiento de las ya existentes. De hecho, el desarrollo y mantenimiento de aplicaciones creció solamente un 1% en el año 2003, según el estudio de Accenture.
La distribución media de los costes e inversiones de TI en dicho ejercicio fue del 33,3% en mantenimiento de hardware, licencias software y comunicaciones frente al 36,9% del año 2002; el 22,8% correspondió a nuevas adquisiciones; un 25,8% se dedicó a los proveedores externos y, finalmente, el 17,9% se destinó a personal interno.
Los datos del estudio de Accenture muestran que los costes totales por nuevas adquisiciones descendieron un 13,7%, de tal forma que dos tercios de las entidades participantes recortaron esta partida. Por su parte, los de mantenimiento de la infraestructuras se incrementó un 8,5% en el año 2003, es decir, dos de cada tres entidades aumentaron sus costes por este concepto, lo que indica que se mantiene la tendencia creciente de los mismos.
A partir de ahora, la prioridad en la distribución de partidas de costes en TI radica en “lograr un enfoque a medio/largo plazo que contenga los costes recurrentes y supere el recorte de las inversiones en nuevos desarrollos e infraestructuras seguido hasta la fecha, tal y como se señala en el estudio de Accenture, en el que se aboga por “recuperar el papel de la tecnología como agente innovador en el sector financiero, en adaptar su gestión a las nuevas prioridades, centradas en la aportación de valor al negocio sin descuidar los costes; concretar objetivos a medio plazo; trabajar estrechamente con el negocio en la búsqueda de oportunidades de aplicación de la tecnología y en recuperar la ambición transformadora”.

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers