La concentración, optimizador de los recursos de TI

Mesa redonda

La consolidación es una realidad. Desde que en 1998 se produjera la verdadera explosión, el mercado de aplicación de servidores se ha visto duplicado desde entonces hasta ahora. Los fabricantes cuentan con las soluciones propias para ofrecer algo diferencial al cliente para la evolución de su negocio. Con el objetivo de conocer las tendencias propias de este mercado, así como los aspectos o desafíos tecnológicos que debe superar o tener en cuenta la empresa para el éxito de implantación de un modelo de consolidación, Computerword ha conversado con un grupo de expertos.

David Herranz (Dell).- Hace cuatro años, gran parte de las compañías tenían planes para consolidar. Actualmente, las compañías están empezando a consolidar, teniendo en cuenta que este concepto no significa sólo una reducción en el número de máquinas. La consolidación debe llevarse a cabo en varias fases. Iniciando el proceso por todo aquello que hace referencia a la estandarización de gestión de sistemas o denominado consolidación lógica. Otro de los aspectos claves, es la consolidación del almacenamiento, por último, y a la vista del creciente número de fusiones entre las compañías, todo lo que conlleva la consolidación de cada uno de sus sistemas.

¿Es sólo un ahorro de costes?
José Luis Solla (EMC).- El concepto de consolidación comienza a gestarse con mayor fuerza en 1999, con la puesta en marcha de inventarios para la entrada en 2000. Con ello los directores de informática se percatan de aspectos como los altos costes y riesgos, así como la alta complejidad y diversidad que la informática distribuida había aportado hasta ahora a la empresa. Es por ello que, a partir de ese momento, las entidades son conscientes de la situación y ponen marcha, si bien de forma tímida, proyectos de consolidación.
Es precisamente el ahorro de costes lo que supone que los procesos de consolidación se extiendan a todas las empresas. Estos abarcan la totalidad de la infraestructura de la empresa desde los servidores hasta el almacenamiento, mercado éste, donde EMC ve una tendencia muy importante en situar el almacenamiento como punto central de las infraestructuras.
Emilio Paz (Fujitsu Siemens Computers).- A la hora de hablar de consolidación no debemos centrarlo exclusivamente en un ahorro de costes. Para las empresas, la consolidación no es tanto un ahorro de costes sino una manera de optimizar el trabajo de las mismas. Consolidar no es barato sino trabajar de otra manera. Tiene que haber una reducción de costes, obviamente, pero también criterios de gestionabilidad del parque de servidores de las empresas. En los entornos Web es donde la consolidación está obteniendo su mayor protagonismo. Por su parte, en todo lo que se refiera a las bases de datos o data center la situación es complicada porque exige una mayor inversión.
Ángel Fernández (Hitachi Data Systems).- La consolidación es un proceso natural. Debido a que éste conlleva un ahorro de costes, la situación se hace más propensa a su implantación, debido al ambiente de recesión económica del mercado de TI. Asimismo, la consolidación es un proceso a todos los niveles: centros de cálculo, almacenamiento y servidores en cada una delas plataformas. En el caso del almacenamiento, al existir estándares definidos, se hace mucho más fácil el proceso de consolidación.
José Pablo Gómez (HP).- Cabría distinguir entre lo que es la consolidación para los proveedores y lo que el cliente espera que sea la consolidación. Debemos tener cuidado en que la consolidación para clientes no supone sólo un ahorro de costes, sino más bien un alto valor al negocio de los sistemas de información.
José Miguel Falcones (IBM).- Habría que distinguir entre consolidación física, geográfica (reparto de servidores por varias zonas) y lógica (incluir aplicaciones en los servidores que ya cuenta la empresa). La asignatura pendiente es la cultura de consolidación de almacenamiento, donde los clientes deben conocer y convencerse de que necesitan abordar la consolidación en el segmento del almacenamiento.
Juan Polo (Sun Microsystems).- En estos momentos casi todas la empresas están convencidas de llevar cabo procesos de consolidación. El fenómeno es natural. La evolución ha presentado una primera fase de consolidación de los procesos de datos y las infraestructuras de red, hasta el momento actual, donde existe una consolidación de infraestructuras del centro de proceso de datos. Desde Sun, el proceso de consolidación no significa un ahorro de costes sino más bien una necesaria simplificación de las infraestructuras.
José Ángel Villalón (StorageTek).- Si bien es cierto que el entorno distribuido ha dado muchas alegrías a clientes y fabricantes en los últimos veinte años, la multiplicación de los niveles que se llevaba en los entornos de gestión chocaba de frente con la eficiencia en la gestión y en los costes de explotación. Quizá eso ha llevado hacia los modelos de concentración, siempre vistos, con el objetivo máximo, de conseguir la mayor eficiencia. En cuento al mercado del almacenamiento, y debido a la ingente cantidad de información, si se quiere no sólo reducir costes sino también mantenerse en el mercado, los fabricantes debíamos cambiar nuestro modelo de negocio, hacia conceptos como la virtualización.
José Luis Solla (EMC).- El ahorro de costes es la prioridad principal. En el caso de los clientes de banca hablan de eficiencia final, que es interpretado como un coste medido en términos relativos. Entendido el coste como la síntesis de todo el proceso, las empresas consolidan para eliminar riesgos y complejidad.
José Miguel Falcones (IBM).- El coste es una variable y un punto destacado, no aplicable en todos los sectores. La disponibilidad y el nivel de servicios que tienen que dar los sistemas de información al cliente es vital para algunos sectores como la banca, líneas aéreas, transporte público, siendo el ahorro de coste una variable más dentro del proceso.
Ángel Fernández (Hitachi Data Systems).- La consolidación no solamente es un ahorro de costes sino que además, supone la optimización de los recursos de la empresa.
Juan Polo (Sun Microsystems).- Para poder seguir haciendo cosas, sin que ello suponga un aumento en los costes, debemos dirigir nuestras miras hacia la consolidación. Muchas veces, el proceso de consolidación va ligado a otro proceso denominado de reordenación para que el modelo de negocio funcione mejor.
José Pablo Gómez (HP).- Hay que tener mucho cuidado con el concepto de ahorro de costes, sobre todo en cómo puede ser interpretado. En este sentido, los fabricantes debemos transmitir al cliente que la informática sirve, y que no se dirige tanto hacia cuánto me puedo ahorrar, sino hacia aspectos como el valor que puede suponer para la compañía.
Ángel Fernández (Hitachi Data Systems).- Consolidar para ahorrar dinero no es el objetivo, sino que más bien debe dirigirse hacia el incremento del negocio. De esta forma, debemos eliminar tópicos como que la consolidación no supone hacer menos inversión. Debemos distinguir entre inversión y ahorro.
Emilio Paz (Fujitsu Siemens Computers).- Además del ahorro de costes las empresas deben tener en cuenta aspectos como el TCO. Cuando hablamos de consolida

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers