La colaboración empresarial y la personalización son claves para la gestión de contenidos. Según expertos reunidos por IDC, se tiende a la convergencia de los contenidos con herramientas ERP y CRM

“Personalizar para crear”, “segmentar y rastrear los resultados” y “crear experiencias únicas y persuasivas” son algunas de las expresiones que han utilizado los especialistas, reunidos por IDC en el evento “Nuevos escenarios: gestión de contenidos, portales y colaboración empresarial”, para definir la nueva etapa que se aproxima en el mundo de los contenidos.

El advenimiento de la Web 2.0, la Red de las personas, plantea una serie de retos a las empresas que quieran adaptarse al cambio. Según afirmaron los expertos reunidos por IDC en un congreso sobre gestión de contenidos esto es más una cuestión de actitud, no una tecnología; la Web ya no es sólo un elemento para la publicar contenidos: es un canal donde las personas interactúan, colaboran y ponen en marcha actividades de negocio. En este nuevo escenario, lo importante son los aspectos relacionados con la colaboración, la entrega del contenido y la personalización: gestión de marca, reutilización, localización, etc.
Todo esto se podría traducir, utilizando el lenguaje empresarial, en una mejora del conocimiento del cliente, reducción de las tareas administrativas, automatización de los procesos de negocio, perfeccionamiento de los mecanismos de colaboración externos e internos, etc. Según los asistentes, la actividad tecnológica vuelve a cobrar fuerza. Una de las tendencias más claras en esta materia es la relacionada con la convergencia de los contenidos con otro tipo de herramientas (ERP, BI, CRM, etc.), que posibilitará la aparición de aplicaciones preparadas para gestionar documentos no estructurados.

Redes sociales y burbuja 2.0
En lo relacionado con la comunicación, la nueva generación de Internet está modificando el mensaje tradicional hacia nuevos formatos de interacción (redes sociales, blogs, wikis, RSSfeed, podcast, vídeo, etc.), donde la clave no son las aplicaciones en sí mismas: son los usuarios. En este punto, la empresa debe saber adaptarse, tanto internamente (intranet corporativa), como externamente (estrategia de comunicación y marketing). Uno de los caminos indicados para la creación de valor es el diseño de una red social alrededor de una marca (la participación de los usuarios aporta un mecanismo de retroalimentación a la empresa) o entorno a una idea (conseguir nuevas audiencias y fomentar el compromiso).
Uno de los problemas que ha aparecido con la Web 2.0 es el relacionado con las altas valoraciones de algunos nuevos negocios surgidos bajo este concepto, que recuerdan a burbuja ‘puntocom’. Eso sí, hay coincidencias (es difícil mantener el valor de las empresas a largo plazo, hay poca liquidez y demasiado dinero...), pero también diferencias (la inversión es mesurada, los inversionistas dejarán de invertir en los proyectos que no den fruto, las ideas de éxito darán lugar a empresas que serán adquiridas, etc.). Cabe mencionar que otra tendencia de la Web 2.0, que afectará a las empresas, es la relacionada con la VoIP y la gestión de la presencia. Según Jaime García, director de análisis de IDC España, “saber quién está conectado, a qué y con qué dispositivo, empieza a suponer dinero en Internet, y en esto la empresa aún está en pañales”.

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers