Jesús Maximoff, director general de Intel Iberia

"Llevo más de diez años en Intel y nunca he conocido una empresa que necesite tanto la competencia"

Conocedor de la coyuntura competitiva del mercado de microprocesadores, Jesús Maximoff, director general de Intel Iberia, se muestra transparente a la hora de reconocer la desaceleración en la evolución de las cifras de la compañía, fruto de la actual guerra de precios y plataformas. Bajo el reto de lanzar una nueva microarquitectura cada 18 meses, con la esperanza de que Vista estimule el ritmo de crecimiento del mercado de PC, y el apoyo de Sun Microsystems, tras su reciente acuerdo, Intel encara la actual reestructuración de la plantilla, tranquilizando al personal de la filial ibérica.

Si bien Intel ha registrado crecimientos trimestrales en 2006, se evidencia un descenso interanual de los ingresos netos de un 42%, ¿estamos ante una desaceleración de las cifras?
- Efectivamente, su lectura es correcta. Sin embargo, ya anticipamos un año muy difícil por la incertidumbre del mercado y por un entorno competitivo muy acentuado. 2006 ha sido un excelente año, récord en facturación y beneficios, quizá muy sobrecargado hacia el final, ya que hemos basculado hacia nuevos procesos de fabricación, y hemos anunciado la nueva arquitectura Core, con críticas extremadamente positivas incluso antes de su lanzamiento. Eso explica porqué la primera mitad del año ha sido relativamente mala, como anunciamos, y se ha recuperado en la segunda mitad. El secreto está en la arquitectura Core.

¿Cómo se ha reproducido esa línea evolutiva en Iberia?
- El mercado español ha registrado un crecimiento muy positivo, con uno de los mejores comportamientos en adopción de nuevas tecnologías de Europa. Según el panel de GFK, y a falta de diciembre de 2006, ha sido superior al 30%, es decir, por encima de la media de Europa Occidental. Por segmentos, en Iberia, la penetración del PC en el hogar ha aumentado, equiparándose a otros países europeos; la pyme ha protagonizado una rápida adopción de TI (Tecnologías de la Información); y las AA.PP. se han activado, especialmente las centrales, aunque las locales aún están un poco atrasadas.

Si bien hay fabricantes que están apostando por Intel, también hay otros que lo han hecho por AMD, ¿cómo se enfrenta a su más tradicional competidor?
- Siempre ha estado ahí; en un entorno muy competitivo, definido, entre otros factores, por los productos. Llevo más de diez años en Intel y nunca he conocido una empresa que necesite tanto la competencia. Si dentro de tres años tuviéramos un competidor mejor preparado, sería excelente. El reflejo de la competencia se advierte, sobre todo, a finales de 2004, cuando AMD aparece como un competidor más fuerte. Así, en 2005 genera una revolución interna y un cuestionamiento sobre qué necesitamos hacer bien. El resultado es 2006, un año récord en lanzamientos, con más de 40 nuevos productos en cien días, como la nueva arquitectura Core, Wood-crest y la nueva plataforma empresarial vPro. En suma, 2006 ha sido el resultado de esa presión competitiva y nos hace empezar 2007 en una forma inmejorable. Estamos extremadamente satisfechos con los números y con los nuevos diseños de nuestros clientes –Dell, IBM, HP o Apple– que es, al final, nuestro objetivo. Hay una transición de mercado entre la finalización y el comienzo de una nueva microarquitectura.

Una de las claves de Intel de cara a la competencia siempre ha sido su avance tecnológico. Woodcrest o Penryn, el primer procesador con tecnología de 45 nanómetros (nm.) lo demuestran. ¿Es su propuesta de valor?
- Efectivamente, los grandes avances tecnológicos son nuestra auténtica propuesta de valor para responder a la competencia y a la desaceleración del mercado. Significa liderar con tecnología, algo que hemos estado haciendo desde hace 20 años. Nuestra estrategia en ir más allá de los procesadores y de los componentes, en pro de una estrategia de desarrollo de plataformas. Nuestros clientes nos han pedido ayuda para mitigar riesgos, crecer y reducir costes. Y nuestra respuesta ha sido Xeon, Quad Core y vPro con capacidades de gestión y virtualización, lo que supone dar respuesta al cliente empresarial de forma completa, integrada y coordinada. Así, hemos basculado toda nuestra producción a 65 nm. y hemos vendido 70 millones de unidades, cuando nuestra competencia acaba de empezar hace unos meses, con lo que llevamos más de un año de adelanto. Además, hemos mostrado los primeros productos en 45 nm. listos para lanzarse a finales de 2007.

Con la venta de su división XScale a Marvell y de la Fab 23 de Colorado Springs, ¿busca agilizar una maquinaria pesada?
- Da totalmente en el clavo. No es nada extraño. Somos una empresa joven, de 30 años, que vive en uno de los sectores más frenéticos, acelerados y complejos de la industria. Hemos hecho una parada para visualizar qué necesitamos y nuestros clientes nos han pedido un Intel más ágil, rápido y mejor preparado para responder a sus retos y a los nuestros. La respuesta es una mayor focalización en nuestro core business, sin olvidar la convergencia, y una gran apuesta por el desarrollo de plataformas integradas.

Entiendo que esa necesidad de agilidad ha sido uno de los motores de la reestructuración del 6% de la plantilla mundial. ¿Cómo ha afectado a Iberia? Teniendo en cuenta que supondrá ahorros de 2.000 millones de dólares en 2007, ¿se prevén más despidos para este año?
- No se prevén más despidos de los ya proyectados, habiéndose cumplido el objetivo de cerrar 2006 con 94.100 empleados y se espera que haya 10.500 a mediados de 2007. En España, no hay nada previsto. No se trata de reducir personal, sino funciones de áreas redundantes. De ahí que vayamos a simplificar nuestro departamento de sistemas de información que, debido a nuestra evolución, ha crecido desordenadamente, y de marketing.

Estamos en la era Quad Core, ¿cuál será la próxima microarquitectura?
- Por alguna razón, nos hemos dormido en los laureles en algo que, como he comentado, es lo más importante para nosotros: el avance tecnológico. De hecho, en los últimos cuatro años, el lanzamiento de nuevas microarquitecturas ha sido extremadamente lento y eso es algo que vamos a corregir: cada 18 meses lanzaremos una nueva. El próximo IDF (Intel Developer Forum) presentaremos actualizaciones de la arquitectura Core en 65 nm. y, a finales de año, en 45 nm., para, a continuación, lanzar Nehalam, que responderá al paradigma de mayor potencia y menor consumo eléctrico. A partir de ahí, entramos en los años del multinúcleo, ya que 2006 ha sido el año de Dual Core, pasando de cero al 90% de equipos de sobremesa que lo incluían y de cero a 70% en la gama de portátiles.

Uno de cada cuatro PCs vendidos en los últimos seis meses ha sido dual core, ¿veremos esa misma progresión en 2007? ¿Y en Quad Core, con una previsión de comercializar 1.000 millones de unidades a mediados de 2007?
- En base al panel de detallista de GFK, en noviembre del 2006, el 90% de los PCs vendidos con procesador Intel eran de doble núcleo y, sobre el total del mercado, uno de cuatro ordenadores incorporaba el procesador Core 2 Duo. España es el número uno en la adopción de nuevas tecnologías y plataformas, por lo que anticipo que iremos muy rápido en la adopción de Quad Core y de vPro para portátiles, es d

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers