Irlanda maestra en la educación

El proyecto C2K puede servir de modelo al sector educativo español

Irlanda se ha convertido en uno de los países más avanzados en la utilización de las TIC. La puesta en marcha de una iniciativa denominada C2K en el terreno educativo ha servido para crear una nueva estrategia de tecnología educativa que los ha situado en los umbrales del siglo XXII. Pero ¿es posible trasladar esta realidad al panorama educativo español?

La iniciativa C2K irlandesa tuvo como partner a la compañía HP, que marcó las pautas de lo que el gobierno irlandés denomino tecnología educativa y que tenía como objetivo, “dar un salto cualitativo importante en la calidad de los procesos, tanto de enseñanza como de aprendizaje de Irlanda del Norte –asegura Carlos Santamaría, director de marketing de sector público de HP–, mediante la utilización de las TIC. El ámbito de actuación fue de 1.300 escuelas de Primaria y Secundaria con un total de 350.000 alumnos”.
Sin embargo la importancia que tiene este proyecto no deriva sólo del desarrollo educativo alcanzado, sino de las posibilidades de trasladarlo a otros como por ejemplo España. Y para que esto sea posible en opinión de Santamaría, “es necesario un acuerdo global entre todos los actores del proceso educativo que reconozcan la necesidad de mejorar la enseñanza para incrementar la productividad del país, que plasme acciones no sólo acerca de la disponibilidad de la infraestructura tecnológica necesaria, sino de la organización educativa que descansará sobre ella”.
Y como no podía ser de otra manera, es la Administración Pública la que debe actuar como motor, como locomotora, tirando del resto de los actores, que según el director de marketing de sector público de HP, “deben entender la urgencia e importancia de mejorar y sacrificar posiciones confortables del pasado para poner en marcha proyectos innovadores”. El elemento estratégico para lograrlo son las TIC, utilizadas de la forma más adecuada y sobre todo con suministradores con capacidad de responder a las necesidades que vayan surgiendo.
El modelo utilizado en Irlanda del Norte fue la creación de una sociedad pública que diseñó y dirigió la implantación de las TIC necesarias para llevar adelante el C2K y sus procesos educativos asociados. “Nuestro proyecto tiene una duración de 10 años, y estableció importantes niveles de servicio, algo prioritario en un sistema de este calado”, afirma Carlos Santamaría.

Fases de implantación
Pero como sucede con todo tipo de proyectos, para que finalmente sea adaptable y sobre todo permita obtener los resultados deseados, es necesario un diseño perfecto de su proceso de implantación. En opinión de Carlos Santamaría, “las fases para su implantación son el suministro de una plataforma educativa accesible, fiable y sostenible para profesores y alumnos. Implantación de los recursos digitales flexibles, relevantes y motivadores, y por último, establecer criterios de calidad/utilización e incentivos para los líderes”.

Principales beneficiados
Cuando se habla del entorno educativo no se pueden delimitar totalmente los beneficios de cualquier acción que se realice sobre él y como señala Santamaría “el objetivo es que el beneficiario sea todo el país, por la influencia que una mejor educación tiene en el mayor uso de las TIC por parte de la sociedad y el impacto de çeste aspecto en la mejora de la productividad global”.
Señalar por último que los criterios que deben primar a la hora de que las instituciones competentes elijan un socio para un proyecto de esta envergadura, “debería ser la capacidad de desarrollar un proyecto a medio y largo plazo sobre la tendencia de contemplar únicamente el precio del hardware, algo que se hace demasiadas veces”, finaliza Carlos Santamaría.


La supercomputación española avanza a toda velocidad
----------------------------------------------------------------------------
La puesta en marcha de proyectos punteros en el campo de la supercomputación ha subido a nuestro país al tren de la innovación europea. Mare Nostrum, Finis Terrae y Príncipe Felipe se han convertido en ejemplos de cómo también en España se puede avanzar en áreas en las que hasta ahora no “pintábamos mucho”.
IBM y el Ministerio de Educación y Ciencia pusieron en marcha hace ya más de un año Mare Nostrum, el superordenador más potente de Europa y el cuarto del mundo que ha permitido a la comunidad científica contar con una herramienta destinada a la investigación y el cálculo de más alto nivel, permitiendo posicionar a España en 2007 en un lugar de cabeza cuando se cree en la UE el espacio único de investigación que definirá las instalaciones de referencia con los mejores investigadores.

Galicia también avanza
Finis Terrae, nombre con el que se conoce el mayor superordenador de memoria compartida de Europa instalado en el Centro de Supercomputación Gallego (CESGA), que permitirá emprender proyectos de investigación hasta ahora inabordables. Su creación ha sido posible tras la firma de un convenio entre el propio CESGA y las compañías HP e Intel. Para su puesta en marcha en el último trimestre de 2007, las tres organizaciones realizarán una inversión en equipamiento que ascenderá a 60 millones de euros.

Revista Digital

Impresión profesional

HP Impresion Móvil Pymes