Indra prevé un crecimiento de sus ventas de un 10% en 2005

La firma incrementó sus beneficios un 19% el pasado ejercicio

Los resultados de Indra correspondientes a su ejercicio fiscal 2004 constatan el buen momento por el que atraviesa la compañía. Con un incremento del 10% en las ventas realizadas, la firma ha aumentado sus beneficios en un 19%, alcanzando los 85,3 millones de euros.

Indra ha incrementado en un 18% su contratación en 2004 hasta alcanzar los 1.225 millones de euros, un 13% superior a las ventas totales del ejercicio. Tal y como apunta el director general de Indra, Josep María Vilá, “estamos muy satisfechos con los resultados alcanzados, especialmente en lo que a la rentabilidad se refiere, con un 11,4%, lo que supone más del doble que la media del sector europeo por capitalización bursátil, y confiamos en seguir este camino ascendente”. Asimismo, los factores que más han contribuido a estos resultados han sido el de transporte y tráfico, que ha crecido un 22% respecto al año anterior, así como el sector financiero y de seguros, que ha aumentado más de un 20%. Entre estos porcentajes, el máximo responsable de la compañía ha destacado que el 80% de las ventas realizadas a lo largo de 2004 se enmarca dentro de las TI, de las que una cuarta parte procede del segmento del transporte y tráfico. Además, Vilá sostiene que los proyectos en la Administración también han tenido una notable importancia “y pensamos que este año también experimentarán un fuerte crecimiento para adaptarse a las nuevas tecnologías emergentes, así como el sector financiero, que va a seguir incorporando tecnologías para sus procesos de automatización”.

Evolución ascendente
Otra de las cifras que ha querido resaltar el directivo sobre los resultados obtenidos en 2004, ha sido la referente a la posición neta de caja que ha ascendido a 198 millones de euros, un 44,3% más que en el año anterior. Tras las medidas adoptadas el pasado mes de enero para distribuir parte de la liquidez existente entre sus accionistas, con la repartición de dividendos y la recompra de un 5% de las acciones a sus accionistas, la firma también contempla nuevas adquisiciones. De acuerdo con Vilá, estas compras no estarían tan centradas en la adquisición de nuevas tecnologías, “pues la que tenemos ya es buena, sino en la ampliación de nuestra cobertura geográfica. Tenemos capital y capacidad suficiente para llevar a cabo operaciones importantes”.
Asimismo, otro de los grandes proyectos en los que Indra está concentrando esfuerzos es la constitución de un centro tecnológico de aeronáutica, una iniciativa de la administración catalana con el objetivo de contribuir al I+D y a la transferencia de conocimientos tecnológicos en esta área. “Se está trabajando como patronos de este centro para aplicar nuestros conocimientos a estas áreas además de otros proyectos como los diferentes concursos de las administraciones”, confirma Vilá. Con estas miras, el responsable señala tres objetivos principales de cara a este 2005. “Queremos crecer entre un 5 y un 10% y con un alto nivel de rentabilidad operativa, que esperamos que ascienda a un 11,5% así como que la contratación supere las ventas”.


Outsourcing de gestión de juntas de accionistas
-------------------------------------------------------------------
El avance de las nuevas tecnologías está propiciando grandes cambios sociales. Un claro ejemplo es su aplicación a un proceso electoral de las juntas de accionistas. Este año nos trae la novedad del voto y la delegación de voto por Internet, de acuerdo con lo dispuesto en la Ley de Transparencia de julio de 2003. Es precisamente la introducción del voto electrónico uno de los detonantes que han llevado a Indra a sistematizar su experiencia, de más 16 años en la gestión integral de juntas de accionistas, y desarrollar un servicio de outsourcing que combina tecnología y metodología para dar cobertura a todas las necesidades que plantean estos actos societarios. La firma que preside Javier Monzón, ha realizado desde el año 2000 una inversión que asciende a un millón de euros en el desarrollo de la plataforma a través de la que se gestionan los votos electrónicos.
El modelo de servicio de outsourcing planteado por Indra es parametrizable ya que incluye las adaptaciones necesarias para ajustar la gestión de las juntas a los estatus de cada compañía con facilidad, así como para incluir los sistemas de participación no presencial a través del voto electrónico. El coste del servicio depende, según Juan Navarro, director de procesos electorales de Indra, “de factores como el volumen de grabación de tarjetas, el número de procesos Iberclear, el de informes y bases de datos, la duración de la junta o la gestión de los regalos por asistir a la junta”.

Oferta optativa
La implantación del voto a distancia por métodos electrónicos es optativa para las empresas ya que deben incorporar esta posibilidad al reglamento de la junta. Hoy, según cifras de Indra, un 95% de las empresas cotizadas ha decido adecuar sus estatutos al voto electrónico. “El problema de su implantación no es tanto su respaldo legal sino la voluntad de la compañía para hacerlo”, señala Ángel R. González, gerente de Indra.
Actualmente, además de la oferta de servicio de outsourcing integral (presencial y electrónica) de gestión de juntas de accionistas de Indra existen otras como la del Grupo SCH, así como un amplío abanico de propuestas aisladas sólo de voto electrónico. En esta línea, Navarro señala que “la oferta de votación debe estar integrada (presencial y electrónica) por lo que no se entiende una propuesta aislada”.

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers