El médico del futuro pasa consulta

La tecnología al servicio de la salud, una realidad

La tecnología ha entrado a formar parte de la vida cotidiana y, al mismo tiempo, del sector sanitario. No en vano, la posibilidad de mejorar la asistencia al paciente con sistemas informatizados para la realización de diagnósticos clínicos, o la posibilidad de visualizar el historial clínico actualizado y ser transmitido entre centros multidisciplinares son avances que están permitiendo las últimos desarrollos en biomedicina o telemedicina.

Dentro de unos años, estaremos ante un mundo en el que imperarán los dispositivos inteligentes, transmisores y sensores que formarán parte del mobiliario urbano y en el que las personas dispondrán de una “burbuja digital” a través de la que interactuarán, de forma selectiva, con otros individuos. Además, la piel servirá de conductor para trasmitir información en niveles subcutáneos en los que se podrán insertar chips con información personal o un historial médico. Este es el mundo que vaticina Ian Pearson, un gurú tecnológico de BT que expone su visión sobre las tendencias del mercado. Pero, antes de que llegue eso, la tecnología se ha convertido en parte fundamental de la vida y especialmente en el ámbito de la sanidad.
Así, los últimos avances tecnológicos han mejorado las infraestructuras médicas y ofrecen sistemas informatizados que permiten asegurar los pasos a seguir en operaciones de alto riesgo, sistematizar la realización de diagnósticos clínicos o incluso actualizar y transmitir la información del paciente, de forma automática, entre centros de atención primaria, hospitales privados y consultas de especialidades médicas.
En este sentido, entre los principales avances tecnológicos en el área de la salud destaca la colaboración entre Intel, Fujitsu Siemens Computer y Siemens Medical Solutions, en virtud de la cual el suministrador de equipos sanitarios va a desarrollar su próxima generación de sistemas para tomografía computerizada, resonancia magnética y estaciones de trabajo multifuncionales bajo una plataforma Intel.
La combinación de las nuevas estaciones de trabajo Fujitsu Siemens Computer R630, basadas en el nuevo procesador dual Intel Xeon, junto con el software para tratamiento de imágenes “syngo”, diseñado por Siemens Medical Solutions, proporciona a la plataforma la velocidad necesaria para procesar con rapidez los datos y, al mismo tiempo, una mejora en la visualización de la imagen final, “para ofrecer a los profesionales sanitarios una herramienta mucho más precisa y rápida para el estudio diagnóstico de los enfermos”.
Según Louis Burns, vicepresidente y director general del grupo para plataformas de sobremesa en Intel, “este sistema ofrecerá a los hospitales de todo el mundo una gran mejora en la capacidad para procesamiento de imágenes virtuales tridimensionales (3D), lo que va a suponer un considerable avance tecnológico para las valoraciones y estudios diagnósticos de los pacientes”.
El procesador Intel Xeon con tecnología EM64T, con nombre en código Nocona, ofrece una velocidad de hasta 3,60 GHz e integra las tecnologías Demand Based Switching (DBS) con la Enhanced Intel SpeedStep, para ajustar el consumo de energía y, al mismo tiempo, reducir la demanda de electricidad del procesador. La tecnología Intel Extended Memory 64 permite el acceso a memoria de 64-bit para proporcionar una mayor flexibilidad a la aplicación.
Siemens Medical ha elegido a estaciones de trabajo de Fujitsu Siemens basadas en la plataforma de Intel “para agilizar el tiempo requerido a la hora de escanear y almacenar información, sin perder la calidad en la imagen, lo que da a los profesionales una auténtica herramienta de diagnóstico de los pacientes”, según apunta Burns.

De la ingeniería espacial a la medicina
En ente entorno, también destaca la tecnología conocida como “prototipado rápido”, que permite la impresión en tres dimensiones de cualquier órgano humano, con lo que facilita la labor previa a una operación de gran riesgo o envergadura. Se trata de una técnica muy utilizada en el sector industrial, que permite, a través de la estereolitografía, producir prototipos precisos y de formas complejas que se aproximan mucho al original. Pues bien, el traslado de esta técnica al ámbito de la sanidad permitiría contar con imágenes tridimensionales para entornos clínicos, en caso de intervenciones de cirugía o neurología, implantes de dientes o tratamiento de roturas.
Por otro lado, uno de los laboratorios de investigación del MIT (Massachussets Institute of Technology), centro universitario paradigma en últimas tecnologías con sede en la Universidad de Cambridge en Boston, está trabajando sobre los resultados conseguidos en el descubrimiento del cáncer de mama a través de un radar originalmente utilizado para la detección de misiles espaciales. Todavía en fase de testeo y tras un estudio efectuado sobre 90 mujeres, los resultados iniciales demuestran que, suministrando de forma externa la energía de microondas, se reduce el número de células cancerígenas existentes en la zona. Está técnica no es nueva, sin embargo, según William Dooley, director de oncología quirúrgica de la Universidad de Oklahoma y uno de los principales investigadores del estudio, “con este tratamiento de calor focalizado, el cirujano puede ofrecer más opciones y evitar tratamientos adicionales más agresivos”.

Referente tecnológico y sanitario en España
En nuestro país, el hospital público Son Llàtzer, situado en Palma de Mallorca, es uno de los más avanzados en materia de implementación tecnológica. De hecho, dispone de un sistema PACS de integración de la imagen en color proveniente de cualquier departamento de neurología, anatomía patológica, radiología, etcétera en un mismo repositorio. “A través de una única pantalla, es posible visualizar el historial clínico de un paciente”, explica Miquel Cabrer, subdirector de tecnologías de la información del hospital Son Llàtzer. Gracias a este sistema, que “no requiere de tecnología añadida” y que funciona en base al estándar médico internacional HL7, que regula el intercambio de datos electrónicos en el ámbito de la salud, y Dicom v.3, relativo a la calidad del material multimedia, vídeo digital e imágenes, el hospital cuenta con más de 3 millones de imágenes almacenadas.
Asimismo, y siguiendo con el proceso de automatización que se inau­guró en 2001 y que abarca desde el sistema de gestión de pacientes, historia clínica y aplicaciones departamentales hasta los aplicativos administrativos, gestión económica y recursos humanos, el hospital cuenta con un navegador quirúrgico que permite la reconstrucción visual de un órgano que ha sufrido alguna incidencia y que tiene que ser tratado o intervenido.
Por otro lado, dispone de un sistema automatizado de transmisión de información a través de hasta 80 Tablet PC que utilizan los médicos para, por ejemplo, efectuar electrocardiogramas cuyos resultados son enviados directamente a un repositorio único, dando lugar al historial clínico electrónico (HCE). “Estamos ante la monitorización del estado clínico del paciente”, subraya Cabrer.
Con una

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers