El mal uso de las TI puede llegar a generar perjuicios superiores a 300.000 euros

Un 36% es realizado por un usuario genérico

El abuso de los medios informáticos no sólo es una cuestión de pérdidas económicas sino también de la pérdida de conocimiento y del valor que el empleado podría haber aportado a la organización en el tiempo que ha dedicado al uso inadecuado de las TI. Así, según un informe de Landwell-PwC, la mayor parte de las infracciones, un 80%, produce en las empresas perjuicios de menos de 60.000 euros, y sólo el 3% genera perjuicios superiores a los 300.000 euros.

Con el fin de evitar posibles conflictos que necesariamente acaben ante los tribunales, resulta necesario conocer cuáles son los límites de los derechos constitucionalmente protegidos del trabajador en esta materia y cómo hacerlos compatibles con el legítimo poder de dirección y vigilancia del empresario. Actualmente y según un informe de Landwell-PwC, la mayor parte de las infracciones, un 80%, produce en las empresas perjuicios de menos de 60.000 euros, y sólo el 3% genera perjuicios superiores a los 300.000 euros. “No obstante, la escasa cuantía en términos de coste por delito, no debe hacer olvidar la gravedad el efecto acumulativo de pequeñas defraudaciones cometidas de forma continuada por muchos empleados”, apunta Javier Ribas, socio del despacho de abogados Landwell. Por sectores, las compañías más afectadas por este tipo de actos son las de desarrollo de software, un 55%, y las empresas de servicios un 28%.
En el análisis por cargos se comprueba que el usuario genérico de la red corporativa, un 36%, representa el puesto de trabajo en el que mayor número de infracciones se producen. En un segundo lugar aparecen los analistas y programadores con un 31% y representantes de los trabajadores con un 12%. Por su parte, la principal motivación de los empleados que cometen alguna infracción es el ánimo de lucro con el 55% por delante del ánimo de responder a una decisión de la compañía que lees perjudica con un 41%.


“A pesar de que existe tecnología para frenar el mal uso de las TI,
el marco legal sigue siendo muy benevolente con los agentes agresores”
Josep Pallarés, director de organización de TI de Roca
--------------------------------------------------------------------------------------------------------
Roca es un ejemplo de empresa preocupada por la información confidencial y por el adecuado uso de los medio informáticos. Varias iniciativas de control de uso de las nuevas tecnologías han permitido a Roca ser un referente en el campo de la protección de la información y de los activos inmateriales de la empresa.

¿Qué medidas ha adoptado su compañía frente al mal uso de los medios informáticos?
- El problema de un mal uso no es un hecho puntual sino una situación progresiva. Los riesgos avanzan conforme a la progresión de las funcionalidades, por lo que hay que poner las medidas adecuadas en cada momento. Hoy, la tecnología que existe para hacer frente a los actos desleales de los trabajadores con los medios informáticos no está ligada a una concienciación de los usuarios. Además, existe un riesgo mayor cuanto más compleja sea la infraestructura tecnológica de la compañía y cuántas más personas accedan habitualmente a la misma.

¿En este último año cuántos casos de mal uso de los medios informáticos se han producido?
- Durante el pasado año no se ha producido ningún despido por una mala utilización de los medios informáticos. Pero no es una casualidad ya que la compañía se ha preocupado, desde un primer momento, por crear una conciencia de usuario en base a una educación, medidas preventivas (denegación de acceso a sitios pornográficos, restringir el acceso a Internet al horario de trabajo) y a la tipología industrial de nuestra empresa. Un buen planteamiento de cobertura de riesgos ayuda a minimizar los riesgos de un mal uso de los medios de informáticos. Es mejor formar y prevenir que reaccionar ante el problema.

¿Está el marco legal actual adecuado para frenar el mal uso de los medios informáticos?
- No sé si el marco legal es insuficiente. Lo que sí que es cierto es que no se están llevando a cabo acciones para limitar el problema. A pesar de que existe tecnología suficiente para frenar el problema, el marco legal está siendo muy benevolente con los agentes agresores. A día de hoy, muchas de las actuaciones dañinas se siguen tomando como un juego por los agentes sociales.

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers