El impulso definitivo a la colaboración empresarial se basa en XML y WS

El concepto de SOA no es nuevo, pero su uso empieza ahora a generalizarse, al menos en la gran empresa, gracias al avance en la madurez de los estándares en los que se apoya, XML y Web Services, y al impulso de los proveedores de TI, que también están virando su estrategia hacia esta arquitectura orientada a servicios.

La panacea para el desarrollo y la integración de aplicaciones, la mejor forma de reducir costes al poder reutilizar aplicaciones existentes, la vía para aunar definitivamente negocio y aplicaciones… muchas son las ventajas que se predican de este nuevo concepto, pero, ¿qué es exactamente? Como explica Ricardo Pérez Garrido, profesor de sistemas de información del Instituto de Empresa, y experto en la materia: “Este concepto integra la idea de construir servicios de software que hablen entre sí, basados en estándares, independientes de plataformas y que puedan ser fácilmente coordinados entre ellos; es decir, conseguir que los desarrolladores de aplicaciones se puedan fijar en el proceso de negocio (en la coordinación) y no tanto en cómo se han construido las otras piezas del puzzle”. Según Pérez Garrido, la adopción de este concepto representa un cambio radical en el acercamiento de las empresas a su cartera de aplicaciones, al legacy (informática heredada) y a la colaboración e integración. A su vez, a los desarrolladores, les permite dar resultados de forma rápida y barata, y centrarse en crear valor, enfocando su diálogo a los procesos de negocio y no tanto hacia los problemas de integración. Por ello, casi todos los proveedores de software y aplicaciones empresariales, desde Oracle, a Software AG, pasando por IBM, Sun, Bea y TIBCO entre muchos otros, ya están adecuando su oferta a la nueva arquitectura.

Hacia la estandarización
Para Enrique Martín, director de tecnología de Bea Systems, “SOA supera el concepto clásico de integración de aplicaciones para dar paso a su interoperabilidad y compatibilidad”. Pero para la existencia de SOA es esencial que haya servicios accesibles por un protocolo y que se puedan diseñar aplicaciones ensamblando estos servicios con estos protocolos. “La ventaja de construir aplicaciones SOA basadas en tecnología XML y en servicios web radica en que facilita el modelo de integración de procesos y la cooperación entre aplicaciones”, señala.
Manuel Martínez, director de marketing de software en Sun Microsystems Ibérica, asegura que las tecnologías de servicios web, que engloban estándares como SOAP (Simple Object Access Protocol), UDDI (Universal Description, Discovery and Integration), WSDL (Web Services Description Language), ebXML (electronic business XML), SAML (Security Assertion Markup Language), WS-Security y BPEL (Business Process Execution Language), “si se combinan adecuadamente ofrecen a las empresas una oportunidad para explotar las promesas que SOA no había podido cumplir hasta ahora”. Carlos Basterra, director de marketing de tecnología de Oracle, incide especialmente en la importancia de BPEL para “elevar las aplicaciones a un nivel superior y proporcionar mayor transparencia tanto al usuario como al desarrollador”.

Toda una revolución
La que puede convertirse en la “gran revolución en la colaboración entre sistemas empresariales, y que seguramente revolucionará la forma de vender software y proyectos de integración”, según el experto del IE, no está muy extendida. Según Juan Carlos López, director de desarrollo de software de IBM, “los proveedores aún deben avanzar en su oferta comercial de SOA para que ésta se generalice”. De momento son pocos los organismos que están probando esta tecnología y muchos de ellos lo hacen a raíz del empuje de su proveedor como es el caso del EJIE (Sociedad Informática del Gobierno Vasco), que trabaja con Bea para crear una nueva arquitectura orientada a la prestación de servicios al ciudadano; al grupo de transportes City, que usa tecnologías de IBM; o Banco Popular o la Agencia EFE que están empezando a considerar el uso de SOA con tecnología de Denodo. Incluso el Banco de España, según su CIO, Federico Flórez, está empezando a probar esta arquitectura.
En cualquier caso, es esencial para las empresas que quieran trabajar con SOA, según Manuel Martínez, de Sun, que definan antes un plan estratégico global que les permita ir introduciendo esta arquitectura en el corazón de su infraestructura de TI, de modo que sus sistemas se alineen con su negocio. Como asegura Basterra, “la adopción de SOA sólo es cuestión de tiempo”.

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers