El crecimiento de la información y del número de usuarios compromete el rendimiento del BI. El nuevo contexto exige soluciones que sólo den acceso a los datos realmente necesarios

La inteligencia de negocio (business intelligence o BI) ha mostrado ser una herramienta indispensable para cualquier empresa. La capacidad de extraer información valiosa para la organización de miles de datos almacenados en repositorios es esencial para mejorar la toma de decisiones, sobre todo, hacerlo en tiempos más cortos y con información en tiempo real. Sin embargo, la criticidad de estas herramientas se está viendo comprometida por dos factores: el extraordinario crecimiento de la información y la democratización del uso de estas soluciones. Según explicaba Jaime García, consultor de IDC, en la conferencia El futuro del business intelligence, organizada por Sybase en Madrid, “se hace más complicada la máxima de cualquier solución de BI: dar la información adecuada a la persona adecuada en el momento adecuado”.
El volumen de información que maneja una empresa no para de crecer y la tendencia es que lo continúe haciendo. De acuerdo con un estudio realizado por IDC en 2007, la mayoría de las empresas participantes, que tenían bases de datos de más de 1,5 TB, declararon unas tasas de crecimiento anual de los datos del 20%, y el 45% de éstas decía soportar incrementos superiores al 40%. Estos ratios pueden ser más sorprendentes al referirnos al almacenamiento de los datos: el volumen de datos que gestiona un data warehouse crece más de un 125% al año.

Democratización del BI
El número de usuarios al que se le da acceso a estas soluciones, dentro y fuera de la organización, aumenta. Según IDC, el 70% de las organizaciones tiene planes para ampliar el número de usuarios internos en 12 meses, y de las organizaciones que tienen pensado prestar servicio de acceso directo a herramientas de BI, el 31% dará acceso a proveedores, el 46% a clientes o miembros, y el 27% a entes gubernamentales.
Este nuevo entorno de trabajo precisa una solución que brinde información concreta en el momento adecuado, sin demoras, lo que exige una la tecnología veloz, escalable y flexible.
Para hacer frente a esta avalancha de datos muchas empresas se deciden por adquirir hardware en forma de memoria, procesadores más rápidos y espacio de disco adicional. Pero esto poco soluciona el problema del rendimiento, que exige una mejora significativa de la tecnología de base de datos. Sybase propone una tecnología de almacenamiento de datos por columnas, donde el acceso se limita a los datos que son necesarios, lo que permite reducir la cantidad de espacio de almacenamiento necesario, acelerando la evaluación de los datos, lo que se traduce no sólo “en latencias menores desde que se produce el evento hasta que se toma la decisión, sino también en importantes ahorros energéticos”, explica Javier Cuervas, director de evangelismo de Sybase.

Viñeta publicada el 20 de febrero de 1870 en La Flaca n.º 35 Tendencias

ny2 ACTUALIDAD

ny2 Sociedad de la información

Día de la Movilidad y el BYOD Coffee Break