El catálogo cuestionado

Un gran desconocido Observatorio de Neutralidad Tecnológica –compuesto por un abogado y un programador– ha entregado al Director General de Modernización Administrativa, del Ministerio de Administraciones Públicas (MAP), un informe en el que –entre otros temas analizados– fija su atención en el Catálogo de Bienes y Servicios que se gestiona en la Subdirección General de Compras, de la Dirección General de Patrimonio, opinando que “resulta defectuoso el Servicio de Adquisición Centralizada que ha contribuido a que se reduzcan los concursos a menos de una veintena no siendo efectivo para garantizar la concurrencia el que una empresa esté incluida en el Catálogo de Bienes y Servicios de la Administración”. Es una opinión más entre las que, de un modo u otro cuestionan la rentabilidad del actual Catálogo. Como opiniones críticas se perciben desde estratos profesionales de la propia Administración General del Estado –también desde el segmento de proveedores– parece aconsejable que, definitivamente, se aborde el tema para conseguir un producto final asumible con satisfacción por todas las partes, incluida la de los gestores del Catálogo, porque se facilitaría esencialmente su trabajo. Para ello, desde el propio entorno de Patrimonio, o desde el MAP, podría promoverse y encauzarse que, por parte de todos los ministerios, se elaborasen propuestas de modificación del Catálogo. Redactado por el promotor, en base a ellas, un borrador –analizando y tomando en consideración las propuestas que mejorasen y actualizasen la actual normativa– se enviaría a todos los ministerios para que emitiesen opiniones y poder decidir, así, el texto definitivo de aplicación del nuevo Catálogo. ¿Por qué no hacerlo ya, si todas las partes resultarían beneficiadas?

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers