Dos mejor que uno

Se trata de algo lógico. La posibilidad de elegir siempre es más beneficiosa que la imposición. Sobre todo cuando es comprobable que lo que se pretende imponer no responde a las preferencias de la mayoría. Se preguntarán que a dónde quiero llegar. Muy sencillo; este sector nuestro se caracteriza por estar en una permanente búsqueda de estándares con el fin de que se alcance otro gran reto: la interoperabilidad, además, así se evitaría que cualquier fabricante disponga de un mercado cautivo. En este sentido, me llegan noticias de que AENOR está debatiendo estos días si aprueba que ECMA-OpenXML, el estándar de formato de documentos impulsado por Microsoft, sea remitido a ISO para que sea reconocido como estándar internacional por este organismo.
ECMA-OpenXML llega a ISO después de obtener la certificación como estándar por ECMA, otro de los organismos internacionales competentes en este terreno, y en medio de una polémica impulsada por los partidarios del software libre, que quieren posicionar a ODF como el único estándar de formato de documentos.
Y ahí, mi pregunta. ¿Qué hay de malo en tener dos estándares y dejar que decida el mercado? ¿Por qué los mismos que han criticado a Microsoft por no abrir su formato de documentos se empeñan ahora en impedir que éste se convierta en un estándar ISO? Hay que elegir entre dos opciones; una soportada por Microsoft y muchas empresas (más del 90% de los documentos electrónicos del mundo han sido creados usando Office) y que supone “abrir” el formato de Office y convertirlo en estándar, y otra, ODF, que apenas cuenta con una cuota del 0,2% y que resulta claramente inferior en lo que se refiere a sus especificaciones técnicas.
Estos días, la pelota está en el tejado de AENOR, que debe votar, junto al resto de organismos competentes en todo el mundo, si ECMA-OpenXML puede remitirse a ISO para su discusión y, si la entidad de certificación lo considera oportuno, aprobación como estándar. Confiemos en que el sentido común se imponga en AENOR y ECMA-OpenXML pueda superar este trámite, pues hablamos facilitar y democratizar el uso de documentos electrónicos. Debería decidir el mercado –creo que ya lo ha hecho– qué estándar prefiere.

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers