Cuando el tamaño sí importa

Consolidación de servidores

“Transacciones por metro cuadrado” parece una unidad de medida más adecuada para personas que trabajan con lápiz y papel que para centros de proceso de datos. Sin embargo, agrupando servidores más densamente en racks puede aumentarse la potencia de proceso por rack y por superficie de suelo ocupada. Sin embargo, aunque esta estrategia de servidores tiene sentido para una variedad de situaciones, hay que tener en cuenta primero ciertas advertencias.

En las nuevas estrategias de servidores se están sustituyendo los servidores de pedestal tradicionales, de un tamaño similar a una mini-nevera, y los grandes servidores tipo mainframe aprovechando la ventaja de poder montar servidores en racks. Los racks estándar de centro de proceso tienen una altura de 42U (donde U es un factor de forma que mide 1,75 pulgadas, con una base PC estándar tipo “caja de pizza”. Los servidores corrientes tienen generalmente una altura de 3U, lo cual significa que un rack puede en teoría contener 14 servidores. Sin embargo, reduciendo la altura de servidor a 2U ó 1U, un rack puede contener 21 ó 42 servidores, aumentando la potencia de proceso en 50% o 100% en la misma superficie de suelo. Los directores de centros de proceso valoran este aumento y, en realidad, parece que 1U es el nuevo estándar. Los principales vendedores de servidores, incluyendo a Dell Computer, Hewlett-Packard e IBM ofrecen todos ellos servidores 1U.
Por otra parte, no se trata precisamente de unidades de baja potencia. Cada servidor 1U puede manejar típicamente entre uno y dos procesadores en la gama entre Pentium y cuasi-gigaherzios, con hasta 4 GB de RAM, entre una y tres unidades de discos de 20 GB, y al menos dos puertos de red, con todos los accesorios correspondientes. Si se instalan todos estos medios poderosos en un rack, se obtiene una enorme potencia de proceso.
Naturalmente, la posibilidad de introducir cada vez más potencia de proceso en un espacio más pequeño es uno de los motivos principales para considerar el uso de estos servidores ultra-compactos. En los centros de proceso, el espacio es generalmente muy valorado, por lo que cualquier método que haga más compactas las operaciones actuales será bien acogido. Cuanto más se tarde en tener que alquilar más espacio, tanto mejor. Este enfoque permite también aumentos incrementales en la capacidad de los servidores, ya que es posible añadir potencia a los racks existentes en la forma necesaria y sin una gran inversión de capital. Y, finalmente, es más fácil para el personal atender a servidores que no están repartidos por todo el edificio.
También hay otros factores a considerar: Desplegar decenas de servidores 1U en grupos o clusters puede permitir la misma potencia de proceso que ofrecen las máquinas tipo super-ordenador, a una fracción del costo. Al no tener los accesorios y funciones adicionales de los grandes ordenadores, los servidores en rack utilizan menos potencia, lo cual es un dato importante a considerar en los últimos tiempos. Además, que la utilización de racks con ese tipo de servidores permitirá un personal más reducido y ahorros de costo adicionales en el centro de proceso.
A pesar de los beneficios innegables de los servidores compactos montados en racks, hay también otras consideraciones. Una es el consumo de potencia. Aunque esos servidores están diseñados típicamente para reducir al mínimo el consumo de potencia —y algunas compañías diseñan sus ofertas con chip-sets de baja potencia destinados originalmente a dispositivos manuales y ordenadores portátiles— no hay duda de que un rack conteniendo 42 servidores consume una gran cantidad de potencia. Esto puede hacer necesario un recableado del centro de proceso de datos para atender con mayor facilidad a los requerimientos de potencia. En realidad, dependiendo del propósito del espacio ocupado en el centro de proceso, podría requerirse la ampliación de todo el centro o el traslado a una nueva instalación.
Un rack con 42 servidores de dos procesadores genera una cantidad considerable de calor, que debe ser eliminado eficientemente para evitar la degradación de los componentes o impedir que se quemen. Esto podría requerir adaptaciones especiales del aire acondicionado, ubicación en racks y dobles pisos, como en los antiguos centros de proceso de datos.
El almacenamiento de datos representa un reto interesante, ya que generalmente se desea que cada servidor tenga acceso a todo el almacenamiento que necesite. Esto requerirá alguna combinación de almacenamiento de conexión directa, SAN o NAS. Resolver todas las permutaciones y necesidades requeridas podría requerir la ayuda de software automatizado.
Hay otra consideración importante que generalmente no se descubre hasta que se comienzan a desplegar realmente muchos servidores en un rack. Con todas las líneas de corriente, conexiones de red, conexiones de almacenamiento de datos y el restante cableado que se requieren para 42 servidores, cada rack comienza a parecerse a una explosión en una fábrica de cables. Conviene tener esto en cuenta al comparar servidores, ya que algunos productos pueden ofrecer características que hacen posible una reducción del cableado.

Blades
Un desarrollo nuevo en la compactación de servidores son los “blades”. Un blade consiste esencialmente en un servidor montado en una tarjeta dentro de un chasis o cubierta especial. El chasis ofrece normalmente potencia y alguna conectividad de Entrada/Salida de datos en un espacio con una altura 3U. Una placa puede manejar uno o dos procesadores, normalmente con hasta 512 MB de RAM, hasta tres unidades de discos de 20 GB y una o dos conexiones de red. Como cada chasis contiene normalmente entre seis y 12 placas, y cada placa puede manejar hasta dos procesadores, los racks estándar pueden contener el equivalente de hasta 336 servidores, lo cual representa una gran compactación.
Aunque los blades ofrecen obviamente unas densidades de transacción mayores que los servidores 1U, también pueden multiplicar los problemas del despliegue. Aquí hay que considerar los mismos factores de consumo de potencia, disipación de calor, conexión con almacenamiento de datos, manejo de cables y gestión, pero para una población de servidores enormemente mayor.
Una solución al despliegue de las placas es extender el concepto de placa más allá de los servidores. Las placas dedicadas a E/S o almacenamiento de datos dentro de un mismo chasis pueden diluir la potencia de proceso pura de un rack, pero ofrecer una solución más equilibrada y razonable. También unas cubiertas o chasis de placa más sofisticados podrían ofrecer una alimentación de corriente consolidada con el fin de reducir las fuentes de calor, sensores de calor para asignar refrigeración más eficientemente y un acceso simple a las placas para permitir una configuración o intercambio dinámicos.
También hay una divergencia entre servidores de propósito general y servidores específicos de aplicación. Por ejemplo, los servidores especializados para suministrar páginas Web representan una ventaja obvia para los proveedores de servicios Internet. Puede esperarse que aparecerán servidores compactos más especializados para aplicaciones nicho específicas, como las de ficheros, impresión, correo electrónico, planificación de recursos de empresa (ERP), gestión de relaciones con clientes (CRM) y acceso a bases de datos.
También están apareciendo nuevos modelos de pago. H

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers