Claroscuros de una fusión

A menos de dos semanas del anuncio de la adquisición de Compaq por HP, las dudas de lo que ha sido calificado como la fusión del siglo en el sector de las Tecnologías de la Información siguen aumentando. Muchos se han apresurado a asegurar que la unión de dos perdedores no genera un ganador, mientras los inversores de Wall Street han dinamitado sin piedad una operación que parecía llamada a generar un gigante capaz de hacer sombra a IBM. Entre las consultoras que han cuestionado la operación, Gartner Group ha sido quizá la más crítica, llegando a afirmar recientemente que la operación nunca llegará a completarse y que, de hacerlo, serán bastante más de 15.000 los empleos que se pierdan en un proceso que resultará tremendamente complejo, largo y costoso.
Mientras arrecian las críticas de los analistas y la preocupación de los clientes, los competidores de ambas empresas se frotan las manos anticipando un período de desorientación en el seno de la nueva compañía —lógico, por otra parte— que beneficie indirectamente sus ventas. Compañías como IBM y Sun —en el terreno de los servidores corporativos— y Fujitsu Siemens y Dell —en el de los PCs— se perfilan como los principales beneficiados de la desorientación que inevitablemente se adueñará de la nueva HP en los próximos meses.
Quince días después del anuncio de adquisición, lo que resulta evidente es que ni Carly Fiorina ni Michael Capellas han sido capaces de trasladar al mercado las ventajas de la operación: los 2.500 millones de dólares de ahorro que se conseguirán tras la fusión representan poco más del 3% de los costes totales de ambas empresas por separado. Además, la nueva Hewlett-Packard contará tras la adquisición de Compaq con un catálogo compuesto por cuatro arquitecturas de servidores diferentes, siete sistemas operativos incompatibles en algunos casos y cuatro arquitecturas de almacenamiento que compiten duramente entre sí. Por no hablar de unas organizaciones de servicios profesionales que han estado durante los últimos meses derrochando agresividad y luchando ferozmente entre ellas en un mercado cada vez más complicado.
En España, los máximos responsables de HP y Compaq remiten a los comunicados oficiales y aseguran que cualquier afirmación sobre el futuro de la nueva compañía entraría en el terreno de la especulación; tranquilidad, solicitan. Y, mientras tanto, los competidores de ambas empresas han afilado ya sus armas y preparan el asalto a los tradicionales clientes de Compaq. Desde luego, compañías como IBM tienen un terreno abonado en los viejos usuarios de Digital.

Revista Digital

Impresión profesional

HP Impresion Móvil Pymes
Microsoft Evento cloud os 1 PUBLIRREPORTAJE

Microsoft muestra las posibilidades de la nube

Computerworld

Con la celebración del evento Disfrute de la experiencia Cloud OS, Microsoft ha mostrado su visión de la nube como una plataforma unificada para las empresas modernas que necesitan conciliar las principales ...