CESGA apuesta por Integrity Superdome para liderar la Alta Computación

Se convierte en el centro de cálculo científico de mayor capacidad de España

El mundo de la computación es muy diferente al de hace años cuando ya se vislumbraba que las necesidades de cálculo experimentarían un importante aumento. En lo que a la comunidad científica se refiere, las crecientes necesidades de aumento de capacidad de cálculo, así como de infraestructuras de comunicaciones y almacenamiento ha derivado en que, aquellas instituciones que dan soporte a estos sistemas, inviertan en soluciones más ágiles y adaptables al cambio.
La apuesta de CESGA apoya y materializa la estrategia HP Adaptive Enterprise.

El CESGA es una institución científico tecnológica participada, en una mayor parte, por la Xunta de Galicia y por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y que viene a favorecer la generación de conocimiento en diversas áreas proporcionando servicios horizontales para satisfacer intereses científicos, tecnológicos e industriales. Actualmente ofrece servicios de comunicaciones a más de 100.000 usuarios entre docentes, investigadores y estudiantes, entre otros, y procedentes de diversos Centros Tecnológicos y de Investigación y empresas que trabajan en I+D . Dado el importante número de usuarios que han de gestionar, así como la cada vez mayor complejidad de los proyectos que llevan a cabo y, consecuentemente, el gran volumen de datos que han de manejar y computar, las necesidades de optimizar el sistema existente hasta ahora eran indispensables.
Si bien el CESGA es una institución que se caracteriza por su carácter innovador y siempre en constante evolución desde su establecimiento hace diez años, la problemática de requisitos ahora existente hacía necesario apostar por un sistema que no sólo resolviera las necesidades actuales sino que también tuviese una visión de cara a las futuras necesidades. Tal y como explica Javier García Tobío, director del CESGA, en la situación de partida en marzo de este mismo año el centro disponía de “seis servidores de cálculo con arquitecturas diferentes, sobre las cuales corren las aplicaciones que mejor se adaptan a cada arquitectura. La amortización tecnológica de dos de los superordenadores, el incremento de las necesidades de horas de cálculo y la evolución al alza del tiempo de espera para el proceso de los trabajos de los investigadores, obligaba a incrementar drásticamente la capacidad de cálculo del CESGA”.
Ante esta imperante necesidad de optimizar el servicio que presta a la comunidad de investigadores en Galicia y en el CSIC, el CESGA comienza a barajar diversas opciones para llevar a cabo este objetivo. Así, y aunque el pasado año 2002 ya adquirió a HP un superordenador HPC320 y un Cluster Beowulf, las nuevas necesidades demandaban una solución de mayor envergadura. “Desde el año 1993, en que el CESGA comenzó su andadura, se viene produciendo un incremento constante de las necesidades de cálculo y tamaño de memoria. Por ello, el Centro ha venido actualizando periódicamente su equipamiento adquiriendo el pasado año dos nuevos servidores de HP”, apunta el máximo responsable del CESGA. En concreto, estos dos servidores de HP consistían en un HPC320 con 32 procesadores Alpha con 80 GB de memoria principal y 2 Terabytes de capacidad en disco; y, por otro lado, el Cluster Beowulf, con 16 procesadores Pentium III, 8 GB de memoria principal y 784 GB en disco y que incorpora una red interna Myrinet. En esta misma línea, y ya en el presente año y ante la evolución de las capacidades, la institución tomó la decisión de sustituir los equipos de Fujitsu, VPP300E y AP3000 que, “tras seis años de explotación continuada, alcanzaron su obsolescencia tecnológica”, apunta García Tobío.

Oferta adaptada al futuro
Para que la comunidad científica pueda abordar problemas de mayor envergadura y complejidad, desarrollando sus proyectos con mayor agilidad y eficacia y potenciando el vínculo con investigadores de otros centros, ya sean españoles, europeos o incluso de carácter internacional, el CESGA decide dar un paso más para aumentar su capacidad de cálculo y, en marzo de 2003, convoca un concurso abierto para adquirir un superordenador que permita resolver grandes problemas. Como requisitos previos y fundamentales, la nueva adquisición debía responder a una serie de parámetros tales como una gran capacidad de cálculo y una capacidad de memoria elevada además de proporcionar una rápida velocidad de acceso a memoria y un subsistema de almacenamiento de gran capacidad. En este sentido, el director de CESGA destaca que “el nuevo sistema debería convivir con el resto de los servidores existentes en el Centro, por lo que debería proveerse de las características técnicas y servicios necesarios para su perfecta integración en la instalación”. Además de este importante aspecto, Javier García Tobío destaca que la función de dicho “superordenador” debía estar centrada en que los usuarios pudieran abordar grandes proyectos para los que son necesarias “altas capacidades de cálculo, baja latencia de acceso a memoria, una gran capacidad de memoria principal, un alto ancho de banda de acceso al almacenamiento secundario y una alta velocidad de interconexión de nodos”. Junto a estas fundamentales necesidades de la nueva solución, aspectos como la facilidad de adaptación de los usuarios y sus aplicaciones al nuevo entorno, así como la facilidad de operación y gestión del sistema resultaban decisivas a la hora de tomar una elección.
Catón, Fujitsu, IBM, SGI y Sun fueron otros de los proveedores que optaron a esta convocatoria que, tras un elaborado proceso de selección, derivó en la elección de la propuesta de HP y su modelo Superdome, procediéndose a la implantación en un proyecto cofinanciado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER). Para el responsable, “HP fue el fabricante que aportó la solución más completa. Todas las propuestas presentadas ofrecían una solución para los requerimientos del CESGA. Tras la realización de los oportunos estudios y pruebas, se optó por la propuesta de HP basada en procesadores Itanium 2, por alcanzar la más alta puntuación en los criterios de evaluación que incluían: calidad técnica, rendimiento, soporte técnico, capacidad de ampliación, capacidad del proveedor, costes de mantenimiento y adquisición y otras mejoras a la oferta técnica”.

Grandes males, grandes remedios
Partiendo de la premisa que el nuevo sistema iba a estar destinado prioritariamente a grandes problemas, esto es, aquellos procesos que demandan gran cantidad de recursos de cálculo y memoria, los criterios a considerar en el sistema de acceso a los recursos del CESGA incluían el tamaño del problema como elemento de determinación del sistema a utilizar. Así, también uno de los principales baluartes con los que cuenta HP Integrity Superdome es su potencia, ya que están basados en la nueva generación de microprocesadores Itanium 2 (Madison) que, con 1,5 GHz y 6MB cuadruplica la memoria de caché interna de los procesadores RISC actuales. Su capacidad de correr sobre tres sistemas operativos al mismo tiempo, constituye otro punto ya que el modelo más potente de esta nueva gama de la familia Integrity es el primer servidor que puede hacer correr Unix, Windows y Linux en un único sistema simultáneamente. Esta capacidad permit

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers