Castilla-La Mancha dota de Internet a los centros Althia Rural

Integra las TDIC en la práctica educativa de sus centros públicos

Con la puesta en marcha del programa Althia Rural, la Junta de Castilla-La Mancha quiere integrar las Tecnologías Digitales de la Información y la Comunicación en la práctica educativa de sus escuelas e institutos públicos. El proyecto pretende ser un agente de cambio en la escuela, mediante la utilización de los medios necesarios para adaptar objetivos, contenidos y metodologías a la nueva situación social que rodea a los alumnos.

Antes de asumir las transferencias educativas, el 1 de enero de 2000, la situación de los centros docentes del Gobierno de Castilla-La Mancha adolecía de numerosas carencias en lo que a la implantación de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) se refiere. Con líneas de comunicaciones deficientes y escasas entre los centros educativos y una notable diferencia entre los grandes centros y los más pequeños. Existía, asimismo, muy poca dotación de medios informáticos, ya que la mayoría de los ordenadores y demás aparatos estaban obsoletos o no funcionaban, y los usos que se hacían del espacio escolar no favorecían el trabajo colaborativo al no existir programas de informatización generalizados. A esto hay que añadir la nula dotación de periféricos integradores en lenguajes y nuevas tecnologías, y el escaso acceso a Internet en la difusión de su identidad en la Red y en la formación del profesorado en la integración de las Tecnologías Digitales de la Información y la Comunicación (TDIC).
“Ante esta situación, los poderes públicos decidieron hacer un esfuerzo importante para lograr un equilibrio en la distribución de las posibilidades de acceso a la Sociedad de la Información y el Conocimiento en las políticas públicas y de desarrollo realizadas por esta Administración autonómica. Una decisión que dió lugar a la elaboración y ejecución de diferentes proyectos orientados a paliar de manera urgente esta situación”, comenta Juan Vera, jefe de Organización e Informática de la Consejería de Educación de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha.
Althia Rural, uno de estos proyectos, se dirige especialmente a los centros rurales y a aquellos que, por su escaso número de alumnos, no se incluyen en los programas generales de Aulas Multimedia del programa Althia para el resto de colegios e institutos ubicados en la Región. En este sentido, Vera destaca que el programa “pretende dar cobertura en el ámbito de las TIC a aquellos centros educativos que tienen una configuración específica, por estar ubicados en zonas rurales y aisladas o por su inferior número de alumnos, lo que implica un tratamiento diferenciado con relación al resto de la red de enseñanza primaria que ha sido incluida en el denominado Programa Althia”.
El proyecto, que constituye un primer paso para acabar con las tradicionales bolsas de infomarginación que tanto perjudican el futuro educativo de los alumnos que habitan en pequeños núcleos de población, se confió a Informática El Corte Inglés, empresa con la que ya habían trabajado en el proyecto HERMES y que cumplía los requisitos solicitados por la Consejería de Educación. “IECISA ofreció un PC de características especiales, el CIT 100, que se adecuaba a lo requerido por su robustez, su integración y seguridad, además de garantizar el mantenimiento del proyecto en su implantación y continuidad”, declara Vera.
La implantación del programa comprende la instalación de diversos componentes informáticos y la integración de otros ya existentes en los centros, para configurar pequeñas redes de área local que hagan posible su conexión a Internet. Incluye, además, elementos relacionados con diferentes sistemas de cableados y con mobiliario específico para las aulas. “De esta manera, todos los centros por pequeños que sean o alejados que estén podrán acceder a recursos comunes, tanto en materia de datos como en dispositivos de red – impresora, escáner, multifuncionales etc.–”, apunta Vera.
Una inversión total de 3.317.799 euros, unido al trabajo del equipo de la empresa adjudicataria, del servicio de asistencia técnica de la Consejería y de cinco asesores de medios de información y comunicación de las respectivas provincias, han hecho posible que Althia Rural esté ya implantado en la totalidad de los centros previstos con la excepción de algunos, menos de una decena, bien porque en los mismos se están realizando obras de adaptación o porque simplemente han sido cerrados durante este curso. Según Vera, “de momento se ha actuado en 497 centros, en los que se han instalado 1.361 ordenadores modelo CIT 100; 688 impresoras; 189 multifuncionales y 636 escáneres, y se han integrado otros 910 PCs que ya existían en los centros”.
Una vez implantado el programa, tanto los Centros Rurales Agrupados (CRAS) como los centros incompletos (menos de 6 unidades de primaria) cuentan con líneas de comunicación de datos, acceso a Internet, dotaciones de equipos informáticos e instalaciones eléctricas y de datos para la configuración de pequeñas redes de área local.
La implantación del programa se divide en seis fases. La primera comprende la presencia in situ en los centros para recoger la información necesaria para ejecutar la instalación de cableados y tomas eléctricas, la configuración del equipo instalado en la Secretaría del centro –Hermes– y de los PCs existentes para su conexión a Internet. En una segunda fase se instala el cableado de datos y del tipo eléctrico de acuerdo con los datos obtenidos de la fase anterior, “adecuando la incorporación de los dispositivos de electrónica de red del proyecto tales como Hubs, Modems RTB y Router RDSI”, asegura Vera.
Tras esto, se procede a la instalación de los nuevos equipos CIT 100 y de los existentes, a los que se incorpora una tarjeta de red para su integración y conexión a la red de área local y acceso a Internet, a través del servidor proxy instalado en el equipo Hermes de la Secretaría o, en algunos casos, a través de un router RDSI. También se instalan y configuran los periféricos que integran la dotación del proyecto: impresoras, multifuncionales y escáneres. El siguiente paso es la verificación del funcionamiento del sistema implantado a partir de diferentes pruebas, tras lo cual se procede a la reconfiguración del PC con la reinstalación de los nuevos ordenadores, cargando una imagen con dos particiones para el sistema operativo y aplicaciones, y para datos a partir de los Máster proporcionados por la propia Consejería de Educación. Por último, se procede a la entrega y documentación del proyecto.

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers