BI se convierte en una aplicación corporativa crítica

El control y la gestión adecuada del rendimiento del negocio es un factor crítico que, en los últimos años, se ha convertido en un indicador clave. Hoy más que nunca, las empresas necesitan soluciones que les permitan obtener, de forma continua, un conocimiento rápido del negocio para reaccionar ante acontecimientos inesperados. Esto significa que el business intelligence (BI) ha cambiado de posición en la jerarquía de prioridades, pasando de ocupar un estatus secundario, como solución departamental aislada, al de aplicación corporativa crítica para la consecución de objetivos empresariales, como el ERP en su día.
Esta evolución explica por qué, según Gartner, el BI va a ser este año la tecnología con mayor crecimiento, alcanzando un 6%. Hablamos de un mercado maduro y de una tecnología cuyos beneficios son ampliamente conocidos por las empresas, ya que demuestra un positivo retorno de la inversión (ROI).
El hecho de que el mercado haya madurado, hace que nos preguntemos si se está produciendo una saturación de este sector, en cuanto a los players implicados. Es cierto que existen diversos jugadores en esta área, algunos de ellos recién llegados. Sin embargo, creo que aún hay espacio para todos porque ninguno ofrece una solución de BI que sea realmente capaz de responder a las necesidades actuales de las empresas.
Podemos encontrar en el mercado varias herramientas y soluciones de BI bajo las siglas de ROLAP, OLAP, MOLAP y HOLAP. Algunas resuelven una necesidad específica de un área de negocio o departamento de la empresa; integran un módulo o funcionalidades de BI en su producto estrella; implican la creación de cubos para poder analizar la información o son propietarias, y no permiten el acceso a otras fuentes de información. Así nos encontramos con diversas soluciones, diferentes en precios, funcionalidad y orientación, pero la competencia es la encargada de regular el mercado. El tiempo decidirá quién se queda y quién se va.

La buena solución de BI y sus tendencias de desarrollo
Una buena solución de BI debe poder responder a las necesidades de todos los miembros de la empresa, desde las que tiene el usuario de negocio, que necesita una interfaz web sencilla, cuadros de mando y portales de suscripción; hasta las del analista, quien ha de profundizar en la información hasta su máximo nivel de detalle. Debe ser sencilla de utilizar, al tiempo que ofrecer funcionalidades de análisis avanzadas y sofisticadas y permitir estandarizar el conjunto de las aplicaciones existentes en una única plataforma con el objetivo de proporcionar una información consolidada y real. También es clave que permita minimizar los riesgos de errores y procesos de mantenimiento y, además, reducir el coste de adquisición y maximizar el ROI.
La tendencia actual que sigue el desarrollo de esta tecnología está encaminada a conseguir una alineación total con el negocio; persigue conseguir el ejercicio de un control permanente del rendimiento del mismo. Esto implica que todas sus áreas, sin excepción, estén consideradas bajo un estricto seguimiento de los resultados. Para poder proporcionar esta información, las soluciones de BI se han ido extendiendo por toda la empresa, demostrando su utilidad en múltiples dimensiones y creando entre sus usuarios la necesidad de disponder de ella para mejorar su labor. Muchas empresas buscarán la forma de relacionar las diversas aplicaciones de BI existentes y, por lo tanto, asistiremos a su estandarización a través de un único producto.

Ignacio Bañó es director general de MicroStrategy Ibérica

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers