Belarmino García, Responsable de Ventas y Marketing de sistemas de Hewlett-Packard Española

La línea HP 9000 está adquiriendo cada día mayor protagonismo

HP contempla en la actualidad nuevos programas en consonancia con las tendencias de mercado, como el Mainframe Alternative, y adapta estos días sus líneas de producto a dichas tendencias, con una libertad de movimientos poco usual. Con motivo de los últimos lanzamientos, Belarmino García, Responsable de Ventas y Marketing de sistemas de la compañía, comenta a COMPUTERWORLD cuál es el secreto de su éxito y por dónde se encamina el mercado y su propia estrategia.

Ultimamente hemos podido asisitir a una serie de lanzamientos por parte de HP, dentro de su compromiso con los sistemas abiertos. ¿En qué criterios se basa este compromiso?

- En primer lugar, la escalabilidad es un aspecto fundamental; otro aspecto es, sin duda, el de la fiabilidad, y no entendida tanto en el campo del hardware -creo que eso está superado-, sino en el ámbito de los sistemas operativos: nosotros deseamos que HP/UX sea un sistema robusto y fiable, que pueda ser utilizado en entornos críticos. Hasta hace unos años, el mundo de los sistemas abiertos se enfocaba especialmente a entornos departamentales, mientras en la actualidad los proyectos son mucho más ambiciosos y tratan de cubrir el CPD a nivel integral.

La experiencia en Unix de HP ¿ha sido quizá determinante para que mucha de su tecnología se haya incluido en los procesos de estandarización?

- Sin duda, pero he de decir que nosotros no creamos estándares, sólo nos limitamos a ofrecer esta tecnología a los comités de estandarización para su evaluación. Ellos lo ofrecen al mercado, y de ese proceso derivan entornos como el DCE de la OSF, o algunas especificaciones del OMG en lo que respecta a objetos. Yo entiendo que HP puede jugar un papel especialmente importante sobre todo en entornos como el middleware, que son los que van a permitir un mayor nivel de eficiendcia y seguridad en la explotación de los sistemas.

En cualquier caso, la estrategia de HP ha sido siempre muy inteligente. Siempre apuestan ustedes por el ganador, nunca se casan con nadie y han dejado en la cuneta tecnologías que, a la postre, han muerto.

- Mire usted, no hay secretos sobre cómo acertar; hay un parámetro básico que es mirar hacia fuera; el mayor valor añadido que una compañía puede aportar al mercado es escuchar a éste. Hay una parte importante de nuestro éxito derivada de este punto, que radica en la interpretación y armonización de lo que se escucha al mercado. Yo no digo que los demás fabricantes no escuchen al mercado, pero creo que nosotros hemos tenido la virtud o la suerte de intuir en una fase más temprana por donde iban las tendencias. Aparte de ello, creo que hemos tenido menos freno para convertir lo que percibíamos en estrategia de negocio.

Por otra parte, HP no tenía un mercado que proteger, como ocurre con IBM o Digital. ¿En qué medida influye esto?

- Es una descongestión en los movimientos estratégicoso, un grado de libertad que en otras compañías no existe. La estrategia, por ejemplo, de trabajar estrechamente con los grandes suministradores de software fue iniciada por Hewlett-Packard de forma muy temprana, y cuando comenzamos a cristalizar nuestra estrategia de ataque al mainframe entendimos que era necesario no sólo definir una arquitectura de hardware con potencia e integración, sino también emprender la migración de aplicativos mainframe al mundo de los sistemas abiertos. Todo ello hace ya tiempo, y los resultados se empieza a ver.

Todo este movimiento podría atentar en cierto modo contra otro tipo de sistemas, como es el caso de los HP 3000. ¿En qué situación se encuentra esta línea?

- No cabe duda de que el mundo de los entornos propietarios está sufriendo en estos momentos graves presiones de mercado por la existencia de una necesidad de aplicaciones independientes de la plataforma. Ello nos ha llevado a trabajar también, precisamente, en la plataforma HP 3000,para que cualquiera de sus aplicaciones puedan rodar en cualquier plataforma compatible como la normativa Posix. Desde luego, la línea 9000 adquiere cada día más protagonismo, pero la línea 3000 no desaparecerá, sino todo lo contrario: por un lado, existen determinadas funcionalidades que le hacen imprescindible en algunos entornos; por otro, todas las aplicaciones son o serán operativas en los dos sistemas.

Por lo que respecta a la línea 9000, ¿cuál es la situación actual de esta familia, cómo se orienta su cada vez más marcado protagonismo?

- Por lo que respexta a la Serie 800, cabe distinguir entre el mundo de las workstations y el de servidores corporativos/sistemas multiusuario). Ambos utilizan el sistema HP/UX bajo plataformas PA/RISC y se basan en la misma tecnología a nivel de periféricos. Pero cada uno se posiciona en un entorno diferente: los entornos gráficos en el caso de los primeros, y el proceso transaccional en el caso del segundo. A su vez, dentro del campo de los servidores, existen dos áreas básicas: el programa Mainframe Alternative, que pretende ofrecer una solución rentable a los CPDs, y, por otra parte, un entorno cliente/servidor como nuevo paradigma de la evolución que seguirán los sistemas informáticos de cara a una optimización en la explotación de recursos.

¿Qué es exactamente el programa Mainframe Alternative?

- Como digo, se trata de enfocar la tecnología que tradicionalmente ha estado en manos de los mainframes hacia una serie de entornos mucho más rentables a medio plazo, que no se va a producir mañana pero que ya están acometiendo también otras compañías. Nuestra ventaja, como he dicho antes, la anticipación. Y ello no lo dice Hewlett, también lo han considerado positivo consultoras como IDC o Gartner Group. Se trata de optimizar costes y conseguir mayor flexibilidad y facilidad de uso.

No obstante, los estudios dicen que aún es más costosa una política de sistemas abiertos...

- Depende en gran medida de los parametros de coste que se utilicen. De hecho, el programa Mainframe Alternative no se basa sólo en la sustitución de máquinas, sino en la optimización de recursos. Piense usted en el tiempo que tardará en optimizarse este tipo de inversiones; luego, hágase esta pregunta: ¿Qué ocurre si no cambio? En definitiva, no es una cuestión fácil, desde luego, pero dependiendo de qué criterios se adopten, yo estoy convencido de que un entorno de sistemas abiertos no es sólo más rentable, sino también más económico. No quiero, sin embargo, que esta aseveración se presete a malas interpretaciones: el mainframe no es prescindible aún, pero una migración, al menos parcial, es una cuestión de urgencia.

Estamos, entonces, ante un proceso de simplificación de arquitecturas, ¿no es así?

- Sin duda alguna. De hecho, los propios fabricantes de mainframes van a trabajar también en este proceso. Se irán solapando ambas tecnologías y, una de las consecuencias de esta situación, es que no va a haber un líder aplastante, lo cual motivará a su vez un mayor nivel de competencia. En definitiva, una ventaja para el usuario.

Revista Digital

Impresión profesional

HP Impresion Móvil Pymes