ASTIC, nueva queja

El nombramiento de un Técnico Comercial como nuevo Subdirector General de Informática de la Secretaria de Estado de Comercio y Turismo, ha motivado una reacción de indignación por parte de la Asociación Profesional del Cuerpo Superior de Sistemas y Tecnologías de la Información de la Administración General del Estado (ASTIC), materializada en una carta enviada al presidente del Gobierno –más otras dos idénticas dirigidas al vicepresidente primero y ministro de Economía, y al ministro de Ciencia y Tecnología– por parte del presidente de la asociación. En la misiva se manifiesta el desagrado del colectivo respecto a la política de recursos humanos del Ejecutivo criticándole, asimismo, su política tecnológica y augurando que, en este capítulo, el Gobierno volverá a fracasar. Podrá entenderse que, la valoración de la política de recursos humanos en áreas TIC, que hacen ASTIC y su presidente, respecto a actuaciones del Ejecutivo, y los términos que emplean para criticarle, son fruto de una rabieta repentina que, como tal, se pasará rápidamente y no merece la pena contemplar. Craso error si no se sabe apreciar, analizar, y dimensionar adecuadamente, el disgusto, que no berrinche, de los profesionales del Cuerpo Superior de Tecnologías de la Información y Comunicaciones de la Administración General del Estado, agrupados en ASTIC.
Habrá que suponer que, entre la clase política gobernante, tiene que haber personas con ideas claras respecto a medidas que conviene tomar, para alcanzar objetivos previstos y definidos dentro de los diversos programas que configuran el inmediato horizonte de la Sociedad de la Información. A ellos hay que apelar para que, con realismo y sentido de la eficacia, se construyan los idóneos cimientos, indispensables, que permitan edificar sólidas, duraderas, e ilusionantes, políticas tecnológicas. Y resulta incuestionable que, para desarrollar objetivamente esos propósitos, es imprescindible contar con los especialistas TIC de la Administración ¿Por qué, entonces, ese incomprensible y sistemático olvido de ellos en colaboraciones y decisiones que en el campo TIC son, y serán más con el tiempo, notablemente trascendentes?
Es obligado desear, con optimismo, que prevalezca la opinión y el buen criterio de los políticos que sepan de esto; consideren sus recomendaciones; e impongan el criterio de aprovechar al máximo los recursos humanos en el campo TIC disponibles en la Administración. Los hay excelentes.

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers