Asimelec cree que la nueva Ley de Propiedad Intelectual no resuelve el problema del canon. La asociación apuesta por sistemas de compensación distintos al canon, como las descargas pagadas

La Asociación Multisectorial de Empresas Españolas de Electrónica y Comunicación (Asimelec) ha calificado, por boca de su director, José Pérez, como “desalentador” el resultado de la reforma de la Ley de Propiedad Intelectual –aprobada el pasado 22 de junio–. Pese a esto, los responsables de la asociación sí admitieron algunos aspectos positivos con respecto a la norma que hasta ahora se venía aplicando, como es el criterio de proporcionalidad. “Es la mejor legislación en 14 años, pero sigue siendo mala” afirmó Pérez, quien confía en que, al menos, ese criterio de proporcionalidad impida “que el precio del canon digital suponga el 60% de los CDs y DVDs, como sucede ahora”.
Asimelec también ha valorado positivamente el apartado que clarifica el concepto de copia privada y que exime a las personas jurídicas de responsabilidad por ésta, algo que, según explicó Pérez, está en línea con las alegaciones que habían realizado.
En cuanto a los aspectos negativos de la nueva legislación, el directivo ha afirmado que ésta no resuelve el problema del llamado “canon digital”, “sino que lo traslada a un marco jurídico diferente”.
La asociación considera “decepcionante” que no se clarifique adecuadamente qué aparatos deben estar sujetos a la compensación por lucro cesante y, especialmente, critica el hecho de que esta compensación no se pague por el daño producido al autor sino por la capacidad de producirlo. “El usuario se verá obligado a pagar por la capacidad de realizar y reproducir copias, aunque no utilicen los soportes para ello” afirmó Pérez. Esta situación ya se da con el actual canon, pero el responsable de Asimelec entiende que los sistemas eficaces de control de almacenamiento que permiten los soportes digitales dejan obsoletas este tipo de medidas. Según pone como ejemplo, con la descarga de contenidos por pago “sería absurdo” tener que volver a pagar por almacenarlos en un soporte.
Además Pérez habló de los perjuicios económicos que genera el canon y el fraude asociado al mismo a los fabricantes y distribuidores de CDs y DVDs españoles: “una empresa ha cerrado, una está en suspensión de pagos y otra ha prescindido de su división tecnológica”.
También criticó “el gran peso específico” que tienen las entidades de gestión –como la SGAE– a la hora de negociar. Este peso se está compensando con una respuesta social “muy contundente” según dijo.

Revista Digital

Impresión profesional

HP Impresion Móvil Pymes