Alternativas en Transiciel

Es evidente la dificultad de encontrar un espécimen de consejero delegado o director general de compañía de nuestro sector que no diga, y reitere –en momentos que pretenda que su alocución o entrevista tenga el eco deseado– que el activo más preciado y determinante para la buena marcha del negocio es su plantilla. Y más que una cantinela puede considerarse un axioma ya que, unos buenos profesionales –por supuesto, siempre que estén bien dirigidos– son capaces de competir con proveedores que en ese momento tengan mejores productos, y obtener excelentes resultados. No me parece exagerado, por lo tanto, que los máximos responsables de las empresas proveedoras alardeen –aunque sea para lisonjearles o captar su atención– de contar con magníficos especialistas. Pero me parecería todavía mejor –para dar credibilidad a su mensaje, dotándole de autenticidad– que su preocupación por una plantilla rentable la manifestase día a día, y en todas sus decisiones. Eso se nota, mucho, porque se disfruta o se padece. Pienso ahora en la plantilla de la filial española de Transiciel y sus avatares, desde que esta compañía francesa compró la local Level Data. Me sorprendió, y lo he dicho, su falta de empuje, de ambición, y de protagonismo en nuestro mercado ¿Por qué, entonces, decidió instalarse en España? Su blanda competitividad –para satisfacción de rivales– la ha conducido a cuentas de resultados no deseables, con la consiguiente repercusión en el estado de ánimo de una plantilla, ya justificadamente inquieta que, en épocas anteriores, demostró que sabía salir airosa de sus compromisos y obligaciones. Pero la zozobra puede incrementarse ahora con la compra, por parte de Cap Gemini, de la corporación Transiciel, aprovechando el muy bajo valor de la acción de ésta en Francia. Ahora habrá que preguntarse: ¿Qué será de la filial de Transiciel de aquí, especialmente de la parte de Madrid?

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers