Alemania descubre un gran fraude en algunas facturas telefónicas (La Gaceta 3-2-94)

Hablar una hora a través de un teléfono móvil con Vietnam, desde Alemania, puede costar 800 pesetas. Esta operación se puede repetir con cualquier otra parte del mundo sin el menor riesgo y con un precio similar durante tres meses. Sólo hace falta contratar el servicio con un nombre falso, que -en caso de anomalía- se comprueba pasados los 90 días. El escándalo ya ha provocado la urgente reacción de las empresas de telefonía. Al mismo tiempo, acaba de aparecer en el Reino Unido el primer libro de estilo sobre teléfonos móviles.

Alemania se está enfrentando a un número creciente de fraudes por teléfonos móviles ya que miles de personas pueden llamar a cualquier hora del día y a cualquier parte del mundo por un precio ciertamente irrisorio. Perdemos millones de marcos cada mes, se quejó la semana pasada el director de DeTeMobil, filial de la compañía alemana Telekom, Klaus Hummel. El fraude es realmente sencillo. Basta con comprar con un falso nombre o una falsa dirección un teléfono móvil en un almacén, que, de forma automática, suministrará la tarjeta electrónica necesaria que debe utilizarse en el aparato. Al contrario de lo que ocurre en muchos países europeos, sobre todo en Francia, los vendedores raramente exigen documentos de identidad y nunca piden una garantía de solvencia. Sólo importa la venta que los explotadores perciben unaprima de 229 dólares (32.000 pesetas) por cada teléfono vendido. Los defraudadores pueden utilizar tranquilamente sus tarjetas durante los primeros tres meses, que es el tiempo que normalmente se tarda en constatar los impagados y anular la tarjeta(...)

Revista Digital

Impresión profesional

HP Impresion Móvil Pymes