Adaptive Enterprise, cuando la tecnología se adapta al cambio empresarial

IDC analiza la nueva estrategia de Hewlett-Packard

Los constantes cambios a los que están sometidas las empresas evidencian cada vez más la necesidad de disponer de infraestructuras de TI ágiles y flexibles para dar respuesta a un mercado cambiante. “Adaptive Enterprise” es la propuesta de HP para facilitar a las empresas esa adaptación, al tiempo que ayuda a alinear las TI con los procesos de negocio, proporcionando una arquitectura flexible, integrada y automatizada que permitirá rentabilizar la inversión realizada en TI. Sobre esta estrategia reflexiona IDC en su estudio “Posibilitando la agilidad en los negocios: estrategia Adaptive Enterprise de HP”.

En los últimos años hemos asistido a importantes cambios a nivel empresarial que, por ende, han implicado cambios no menos significativos en las infraestructuras tecnológicas con el objetivo de hacer frente a estas nuevas necesidades. Los requisitos de las compañías varían a un ritmo casi vertiginoso y, paralelamente, la figura del director de Sistemas va adquiriendo mayor protagonismo teniendo que afrontar mayores retos que van desde la provisión de un entorno de TI sencillo, con mayor almacenamiento, capacidad de proceso y una gestión de las TI rentable. A este panorama cabe añadir las cada vez más ajustadas partidas presupuestarias destinadas a las actividades que permitan adaptarse a las fluctuantes condiciones del negocio, alineando TI y objetivos de negocio, un objetivo cada vez más presente en las empresas.
En este contexto HP presenta Adaptive Enterprise, su nueva estrategia que abarca aspectos de hardware, software y servicios, centrándose en la gestión automática de sus infraestructuras de TI, permitiendo una mayor integración entre sus aplicaciones, y mayor flexibilidad gracias a la nueva arquitectura denominada Darwin.
En definitiva, Adaptive Enterprise viene a dar soporte a la próxima generación de infraestructuras de TI para que se adapte a los nuevos tiempos y cambios para los que será necesario hacer evolucionar las infraestructuras existentes hoy. Se trata de disponer de una infraestructura que esté siempre disponible y que permita rentabilizar las inversiones ya realizadas. Tal y como define la propia HP, “una infraestructura que refuerza los vínculos entre las TI y los objetivos del negocio y reduce los costes y riesgos que a menudo se asocian con las TI”.
Sin duda, éste es un punto fundamental debido a la creciente complejidad de los sistemas, con múltiples conexiones y soluciones de TI teniendo que dar servicio, no sólo a las diferentes unidades de negocio, sino también vinculando proveedores, partners y clientes. A ello se le une la existencia de sistemas tradicionales de informática distribuida, soluciones de TI más complejas, cargas de trabajo variables e imprescindibles, el crecimiento del número y variedad de sistemas que hay que desplegar y gestionar, el gran coste del tiempo de inactividad así como de la gestión de los activos de TI.

Un valor tangible
Frente a todos estos aspectos que han de afrontar las empresas, “Adaptive Enterprise” se erige como una solución acorde con la idea de poner fin a problemas que van desde la reducción de los costes de gestión de la infraestructura gracias a la automatización de los procesos, hasta la disminución de costes de capital derivados de la adquisición de infraestructura. En todos estos aspectos, la “agilidad” que permite la solución es vista por la consultora IDC como factor estratégico. Agilidad entendida desde la capacidad de una empresa de adaptarse a las nuevas realidades que permiten que las inversiones realizadas se amorticen a corto plazo y supongan un rendimiento efectivo para el negocio. Así, la propuesta de HP pasa por la automatización de las tareas más rutinarias y destinando recursos de TI, perfectamente integrados, para otras actividades eliminando con ello las tareas improductivas e incrementando la productividad. Con ello, lo que HP busca es que la empresa que denomina ágil, esté perfectamente preparada para adoptar nuevas capacidades que, consecuentemente, les lleve a una diferenciación competitiva. En esta transición hacia sistemas más adaptables y funciones de TI más flexibles, será necesaria la incorporación de nuevas ofertas tecnológicas y servicios si bien, desde el punto de vista de HP, también se deberá tratar de aprovechar el máximo de entornos existentes y hacerlos más adaptables. Para IDC, aquellas empresas que viren hacia una nueva estructura más ágil deberán pasar por un proceso de evaluación de requisitos, transición dividida en objetivos tangibles e implementación y gestión de una empresa adaptable.
No obstante, el paso de las actuales infraestructuras de TI, muchas de ellas heredadas, hacia otras nuevas y con flexibilidad suficiente para adaptarse a futuras demandas, no resulta tarea fácil. Por ello, HP ha perfilado un proceso de transición en el que se aplican cuatro principios de diseño como son la simplificación, la estandarización, la integración y la modularidad para proporcionar los servicios, soluciones y tecnologías que las empresas necesitan para ser más ágiles. Asimismo, y dado que cada empresa deberá realizar diferentes adopciones para diferenciarse del resto, HP dispone de lo que ha venido a llamar “Soluciones de gestión e infraestructura adaptables” que contemplan aspectos como la integración empresarial, la consolidación de TI, la gestión, la virtualización, la continuidad del negocio y la seguridad. Se trata, pues, de un proceso hacia la adaptabilidad no exento, en la mayor parte de los casos, de servicios externos para el soporte y gestión de las TI ya sea una solución completamente externalizada, de llave en mano o de consejo o soporte en una fase individual.
Para facilitar aún más esta transición y superar las fases de evaluación, despliegue y gestión de una empresa más adaptable, HP pone a disposición de las empresas una serie de opciones de suministro bien sean on-demand, servicios gestionados, de soporte integrado así como servicios financieros.

Darwin, una arquitectura evolutiva
Si para HP los servicios que disponen para la transición resultan fundamentales, otro punto importante y sin el cual no sería posible este avance, es la arquitectura. HP Darwin Reference Architecture es la nueva arquitectura desarrollada por el fabricante para abordar los retos a los que se enfrentan las empresas a la hora de desarrollar su estrategia para ser más ágiles. Darwin está diseñada para hacer frente a las necesidades de continuidad y seguridad que necesitan todos los negocios procediendo a una gestión automatizada y una optimización de los recursos permitiendo el rápido despliegue de nuevas aplicaciones y funciones. Para ello, el fabricante ha realizado inversiones en productos y tecnología para compartir los recursos del sistema, el despliegue del software de aplicaciones y del sistema, la gestión y el almacenamiento automatizados y el equilibrio de los recursos según las normas del negocio. De esta forma, Darwin permite la integración de los componentes de TI, recursos virtualizados y servicios de infraestructura. Así, aunque la infraestructura adaptable está principalmente orientada al hardware, la misma se genera con componentes que contienen software para gestionar los eventos a nivel de componentes, por ejemplo, la agregación de unidades de disco a un dispositivo de almacenamiento en volúmen

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers