A vueltas con la Educación

No es la primera vez, ni será la última en la que se afirme en esta columna que para conseguir que España alcance ese nuevo escenario definido como Sociedad de la Información no basta con comprar equipamiento. Esto sólo es una parte. Lo importante es desarrollar programas que permitan descubrir a la sociedad en general la utilidad que para su vida pueden ofrecerle las Tecnologías de la Información. Y, en este sentido, recordar que la Educación, así, con mayúsculas, es algo crítico para la consecución de ese objetivo; pero entendiendo que lo prioritario no es introducir equipamiento tecnológico –eso sería demasiado fácil– sino adaptar el sector educativo a ese nuevo escenario. ¿Cómo? Pues, en primer lugar, cambiando el proceso, cambiando los planes educativos y transformando el perfil del docente. Así y sólo así, se podrá decir que la Educación ha entrado en esa nueva era de la Sociedad del Conocimiento. No hacerlo derivará en un futuro no muy lejano en una sociedad excluida, sin futuro. No es ninguna exageración. Las nuevas tecnologías han puesto al alcance de la sociedad en general unas herramientas que permiten una nueva forma de hacer, de vivir. Es algo que está al alcance de todos pero muy pocos son los que perciben su importancia de una forma real. Cierto es que todo lo relacionado con la Educación tiene un gran componente de “venta” política –no digo que esté mal– pero no deberían quedarse en la simple foto, deberían dar ese necesario y arriesgado paso que abra las puertas a este país a la Sociedad del Conocimiento.

Revista Digital

Impresión profesional

HP Impresion Móvil Pymes